¿Terminaron los líos en el IEPC?

Escrito por  Sep 15, 2017

Entre una lluvia de acusaciones por nepotismo, Marisela Reyes Reyes decidió renunciar a la presidencia del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), a unos cuantos días de haber comenzado el proceso electoral correspondiente a 2018.

Reyes Reyes estaba siendo sometida a un procedimiento en manos de la Unidad Técnica de lo Contencioso Electoral y también por violación al artículo 102 en lo que se refiere a contratación o promoción de un familiar directo, declaró Ciro Marayama Rendón, consejero del Instituto Nacional Electoral. Dimitió antes de que le exigieran la renuncia, deslizan voces por ahí, en tanto los representantes de los partidos políticos Morena, Movimiento Ciudadano, PRD, PAN y PT criticaron la renuncia, considerando que fue una forma muy elegante de salir del organismo antes de que se concluyera la investigación en su contra.

Darse a la fuga antes de que el petardo le explotara en la mano, es una explicación lógica al hecho de que Reyes Reyes optara por dejar el cargo, pues en todo el año recibía entre salarios, prestaciones y compensaciones, 3 millones 300 mil 416. 55 pesos.

Aunque viéndolo de otro modo, más le hubiera convenido dar de baja a su parentela de la nómina que renunciar a tan jugosas percepciones.

Por eso mismo es importante que el INE vaya a fondo en las investigaciones que supuestamente sigue para que determine la verdadera razón de la decisión de la funcionaria y con base en ello determine el castigo conducente. Mal estaría que el Instituto haya negociado con la mujer su salida sin ajustarse a lo que la ley pueda establecer en este caso.

Habrá que estar atentos también a qué pasará con los familiares que ingresó Reyes Reyes al IEPC, pues resulta muy simplista concluir que con la renuncia quedó todo arreglado. La sospecha de que algo más turbio permea en el Instituto no se diluye; no falta quien afirme que es una jugada política del PRI para colocar a alguien afin en la presidencia que pueda ayudar al partido tricolor en el proceso electoral.

Se trata precisamente de que no sean las especulaciones las que se impongan en el caso, sino que sea el INE quien mediante las investigaciones que lleva a cabo termine con todas ellas y dé a conocer la verdad, pues la credibilidad en el IEPC, sobre todo en estos tiempos de elecciones, está en juego. n