Alternancia

Escrito por  Abr 15, 2021

Hasta ayer las autoridades no lo habían admitido con claridad –en particular la Secretaría de Salud pero sus reportes diarios sobre la evolución del contagio del Covid-19 en el estado y sus consecuencias parecen indicar que el rebrote previsto posterior a la temporada vacacional de Semana Santa ya está entre los guerrerenses.

El martes, la dependencia reportó haber detectado 73 casos nuevos, 45 más que un día antes, lo cual equivale a un aumento de 160.7 por ciento. Y ayer dio cuenta de 109 contagios nuevos, lo cual implica un aumento de 49 por ciento sobre esos 73.

Por supuesto que la búsqueda de casos nuevos no es una ciencia exacta: depende mucho de los síntomas de los posibles contagiados y de que tomen la decisión de practicarse una prueba. Pero dos aumentos consecutivos en la estadística, y de la magnitud de los reportados por la dependencia, pueden ser suficientes para sospechar que se trata de un rebrote o de una tendencia al alza, cuando menos.

Sólo falta, pues, la confirmación de las autoridades para aplazar por unas semanas el paso al semáforo epidemiológico verde, que los sectores productivos esperan con ansia para ir un poco más allá en su reapertura.

Como quiera que sea, el hecho es que un aumento de contagios tras la temporada vacacional era previsible, y ninguna autoridad dijo que no lo habría, sino lo contrario: han dejado en claro que, en las circunstancias sanitarias de nuestro país y de nuestro estado, esa consecuencia en la salud de la población es uno de los costos de la reactivación económica.

Las autoridades –no sólo de Guerrero– han puesto en la balanza los dos escenarios: reclusión obligada de la población (y sus penurias y hambre por falta de recursos) o apertura económica (y la proliferación del coronavirus). La solución que han elegido es alternarlas, para que el contagio no se descontrole, ni la economía colapse de plano.

Esta es la realidad a la que ahora tiene que adaptarse México. Por eso es urgente acelerar la vacunación a toda la población, para que cada vez los periodos de apertura de la economía puedan ser más prolongados, y los periodos de reclusión obligada puedan ser más breves, hasta su extinción definitiva. n