Verdad oculta

Escrito por  Mar 29, 2021

¿Se conocerá algún día la verdad respecto a los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos el 26 y el 27 de septiembre de 2014?

A 28 meses de haber comenzado la actual administración federal, los datos sobre las investigaciones se siguen soltando a cuentagotas.

Este 25, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ocultó información a las autoridades que se encargaban de investigar el caso de la desaparición forzada de los jóvenes de la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Nada nuevo.

Lo revelado por la CNDH sólo refuerza las acusaciones que desde un principio se han venido formulando contra efectivos del Ejército.

La primera impresión que se capta de la manera en que los responsables están llevando el caso es de que le están dando largas y que la idea es que los padres de los muchachos se cansen y desistan de su propósito.

La verdad sea dicha, los señores han venido bajando el ritmo a sus protestas y parecen agotados, enfocando básicamente su atención a lo que les ha venido informando la Federación.

Se muestran impacientes y desalentados de los reportes que les hacen llegar.

Si el peso del Estado no ha sido suficiente para llegar al fondo en casi dos años y medio y los culpables continúan gozando de tranquilidad y libertad, podría significar que lo que queda a la actual gestión no será suficiente para resolver la tragedia.

El 5 de julio de 2020, la Presidencia de la República consideró que “ya se tienen elementos suficientes para saber sobre la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa”.

Eso ocurrió hace casi ocho meses.

¿Dónde está la verdad?

¿Por qué los culpables no han pisado la cárcel?

Resaltó entonces la Presidencia que “será muy interesante conocer la verdad sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, algo que nos ha dolido mucho, algo que tiene que ver con la corrupción y con la impunidad que operaba”.

Pues sigue habiendo dolor, continúa teniendo que ver la corrupción y cabalga aún en caballo de hacienda la impunidad.

Mientras en la cancha opuesta, la desesperanza e incluso el fastidio campean entre los padres, que se encuentran en un extremo del túnel sin atisbar la luz en el otro.

La retórica oficial predomina sobre los resultados. n