El agua, infalible tema de campaña

Escrito por  Feb 26, 2021

Bien dijo aquella aspirante a la alcaldía de Acapulco en cuanto a que una de las necesidades más enormes de esta municipalidad es el agua potable.

No está descubriendo nada con esta afirmación, pero sí hace hincapié en un tema que los candidatos a la presidencia municipal han enarbolado como bandera para conquistar el voto ciudadano para luego, cuando llegan al poder, concentrar sus esfuerzos en culpar de los problemas a sus antecesores y salir dejando igual o peor el desperfecto.

Muy conocido resulta el reciente caso en que, durante su campaña, un candidato a alcalde pedía el sufragio por las calles porteñas llevando a bordo de una camioneta descubierta a un individuo que simulaba bañarse arrojando sobre su cuerpo agua con una bandeja.

Entró a Presidencia con gran algarabía y estruendo, para dejarla sin pena ni gloria.

Y la escasez de agua seguía.

Sigue y continúa siendo materia viva en los temas de campaña.

A un mes de que se abra el registro de candidatos a los ayuntamientos, labor del 27 de marzo al 10 de abril, asoman ya algunos rostros de aspirantes que empiezan a descubrir los problemas de Acapulco (¿pues dónde han estado que no los conocen?).

Sobre el caso específico del agua, deseable sería que en estos 30 días por venir los aspirantes emplearan un equipo de técnicos para elaborar un estudio profundo y a conciencia sobre la falta del elemento y maneras de solucionarlo.

Porque ha sucedido que, en sus campañas, parlotean sin ton ni son, prometiendo en lenguaje florido soluciones sin conocer siquiera a fondo el problema y sin manejar propuestas serias con el suficiente respaldo técnico.

Por eso mismo, cuando llegan a Presidencia se muestran sorprendidos de la complejidad del punto, y en vez de trabajar para cumplir su promesa, echan mano de cuanta excusa se les viene a la mente, para luego resultar que nada hicieron en su trienio.

¿Engañan a los electores?

No. Los ciudadanos votan no siempre por el mejor, sino por el menos malo.

No necesariamente creen que quien llegue se ocupará realmente de resolver la insuficiencia, pero votan por alguno porque alguien tiene que llegar, pues peor sería anular las boletas.

Hasta ahora, ningún partido político ha elegido a la persona capaz de cumplir la aspiración ciudadana de tener una vida mejor, disponiendo del agua necesaria para satisfacer sus necesidades más elementales, sin pagar el precio de vivir un viacrucis.