Avatares de la democracia

Escrito por  Dic 23, 2020

La disputa que todo mundo está presenciando en Morena en estos días está dentro del abanico de posibles escenarios en cualquier sistema democrático y a nadie debería extrañar.

Sólo demócratas en un sistema democrático robusto pueden ser capaces de canalizar las inconformidades y resolver con diálogo y negociación un conflicto de esta naturaleza y magnitud, para que el resultado abone a la gobernanza democrática.

Quien no tenga altura de miras, quien no posea la grandeza de un estadista y el desprendimiento de un patriota, no lo superará, sino que muy posiblemente elegirá, de entre todas las opciones, la de perder-perder.

Los demócratas convencidos cederán lo razonable, aceptarán con humildad la victoria y asumirán con entereza la derrota. Pero entre todos lograrán que las pérdidas para la patria sean las menos y que siempre los beneficios sean para la nación.

En un sistema democrático, los procesos electorales son por lo general periodos de definición. Así, la arena política se convierte en un campo de tiro, cruzado de un lado a otro por críticas, señalamientos, denuncias, acusaciones, querellas y hasta calumnias y golpes bajos. No es privativo de Guerrero, ni de México. Nada más hay que dar un repaso al accidentado proceso electoral reciente de Estados Unidos, la democracia por excelencia del autollamado mundo libre. En Nicaragua, el oficialismo ha reformado la ley para que todo aquel contendiente que sea descalificado como “derrocador” por el gobierno no pueda competir en la elección que viene. En Hungría, toda la oposición se ha aliado para postular candidatos únicos a todos los puestos de elección popular en el siguiente proceso, en aras de derrotar y expulsar del poder al dictador populista de extrema derecha que gobierna el país como primer ministro, Viktor Orbán.

Es la lucha por el poder, que en un sistema democrático se mantiene apegada a las leyes, lo cual descalifica, desde luego, toda acción que, en busca de ese poder, viole las normas de civilidad y de coexistencia de la sociedad, como los ataques armados, los más recientes de los cuales han hecho blanco –en varios municipios del estado– en militantes de Morena, el partido en el poder federal y el que tiene grandes posibilidades de acceder a los poderes locales. n