Derroche en medio de la austeridad

Escrito por  Nov 22, 2020

Si bien el gobernador Héctor Astudillo Flores ha sido insistente durante su gobierno en el sentido de ser sumamente cuidadoso en el uso de los recursos del presupuesto, la Secretaría de Educación Guerrero ha preferido seguir su propia ruta.

En 2019 gastó 238 mil 915 pesos y 40 centavos en adecuar las oficinas alternas que se mantuvieron al interior del rancho Los Cedros en Chilpancingo.

No obstante, en mayo de 2020 abandonó estas instalaciones y se mudó a la colonia Villa Lucerna para rentar nuevas oficinas.

La Secretaría justificó el gasto de la remodelación con el argumento de que se tenían que optimizar los trabajos de diversas áreas, como la Unidad de Género, la Unidad de Publicación y Difusión, la Secretaría Técnica, la secretaría particular, la delegación administrativa y la coordinación de Asesores.

No explica, pero, por qué habiendo sido apenas remodeladas las oficinas en Los Cedros, tuvo que dejarlas; por tanto, en el oficio 130/DA/2019/612, dirigido al titular de la Unidad de Transparencia de la SEG, Ramón Apreza Patrón, el secretario técnico de esta misma secretaría, Jorge Serrano Franco, lo considera un gasto innecesario.

Un derroche, pues.

Valga citar que en 2018 empezaron los trabajos de reconstrucción y remodelación de las oficinas centrales de la SEG, obras que inapropiadamente fueron detenidas y así siguen, en tanto la SEG gasta al mes por concepto de renta 150 mil 626 pesos y 61 centavos.

En contraste, nada boyante estuvo la economía del gobierno estatal en 2020, que sufrió dos recortes presupuestales: uno de 200 millones de pesos en marzo y otro de 241 millones 386 mil 585 pesos en agosto.

En su momento, el secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas de Guerrero, Rafael Navarrete Quezada, dijo que no se descartaba que el recorte presupuestal anunciado por el gobernador –el segundo– afectara a las más de 100 obras que se programaron ejecutar este año.

A punto de terminarse 2020, no ha dicho si ha afectado o no.

¿Qué nos espera en 2021?

Ya lo advirtió el gobernador Héctor Astudillo Flores: será un año históricamente complicado a consecuencia del coronavirus.

Advirtió que los ingresos estimados para el ejercicio fiscal próximo son menores a los aprobados este año, por lo que reiteró su llamado a administrar sin errores.

El colmo sería que, en medio de la austeridad, no falte quien despilfarre los recursos.