Sospechas que manchan

Escrito por  Nov 11, 2020

¿Cómo está eso de que la Secretaría de Salud de Guerrero (Ssa) pagó indebidamente 4 millones 53 mil 572.91 pesos a 15 trabajadores de la rama médica, paramédica y afín, que no acreditaron el perfil con el que cobraron durante el ejercicio fiscal 2019?

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó esta situación que, en principio, podría constituir un daño al erario federal.

En apego a ello, la dependencia emitió el pliego de observaciones 2019-A-12000-19-0812-06-002 contra la Ssa guerrerense.

El hecho sigue un proceso durante el cual la dependencia estatal podría o no justificarlo.

Habría que esperar a que concluya el procedimiento, y en caso de que el gobierno estatal no aclare satisfactoriamente la observación, se debe de estar atento a que la ASF finque responsabilidades a quien corresponda, pero por lo pronto lo ocurrido se presta a que los suspicaces lo consideren un acto de corrupción, sobre todo ahora que han comenzado las precampañas políticas, y los aspirantes a puestos de elección popular buscan afanosamente el garrote con que apalear a los adversarios para lograr el mejor posicionamiento.

Pero no es todo.

La ASF expidió el pliego de observaciones 2019-A-12000-19-0812-06-001, por un presunto desvío de recursos de la misma Ssa por 318 mil 939.39 pesos, por los rendimientos financieros generados en 2019 que no fueron comprometidos, cobrados ni pagados, y por los generados de enero a marzo de 2020 que no fueron reintegrados a la Tesorería de la Federación.

Aparte, la ASF ha pedido al gobierno estatal aclarar el gasto de 25 millones 52.8 mil pesos destinados para atender a la población afectada y daños causados a la infraestructura pública estatal por desastres naturales durante 2019.

Resulta que estos recursos debieron transferirse a un fideicomiso, pero este órgano no se creó.

Hay, pues, abundante pasto para incendiar la pradera.

Por consiguiente, la administración estatal tiene mucho que hacer si desea limpiar su imagen, pues si bien los procesos no han llegado a su término y no se han generado los veredictos ni las sentencias, está sembrada ya la sospecha de manejos indebidos. n