Incumplimientos por todos lados

Escrito por  Nov 10, 2020

Mucho hincapié han hecho –y siguen haciendo– las autoridades en exhortar a la población a evitar las concentraciones como forma de prevenir la propagación del Covid-19.

La medida es correcta, pues se apega a los protocolos sanitarios para frenar la expansión de la pandemia; el inconveniente estriba en que es la propia autoridad la que provoca, en numerosos casos, estas aglomeraciones.

Ayer, vecinos de Colonias Unidas de Chilpancingo bloquearon por más de ocho horas el centro citadino para exigir agua entubada para sus colonias.

Trabajadores de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach) pararon labores y tomaron las oficinas centrales, para exigir cumplimiento de la minuta de acuerdos de septiembre y el pago de la segunda quincena de octubre.

En Acapulco, habitantes de la unidad habitacional Infonavit Alta Progreso bloquearon la avenida Ruiz Cortines para denunciar que llevaban 15 días sin el servicio de agua potable.

Eso, sólo por citar algunos ejemplos, pero no hay un solo día en que no haya manifestaciones públicas de inconformidad contra la autoridad, que en buena parte podría evitarlas atendiendo con anticipación a los inconformes.

Si bien varias de las protestas pueden no estar justificadas porque sus participantes sólo buscan sacar provecho en río revuelto, no son pocas las justas, como las exigencias de suministro de agua, que requieren atención gubernamental, pero, o las ignoran o, si las atienden, fijan compromisos que luego incumplen, lo que ocasiona que la gente vuelva a las calles, aumentando los riesgos de contagio.

Las mencionadas expresiones de irritación no fueron muy numerosas, pero no dejan de ser peligrosas tomando en cuenta que hay personas sin cubrebocas y no observan la sana distancia, más habría que considerar las tumultuarias que con frecuencia llevan a cabo los profesores cetegistas por equis o zeta motivos, por mencionar un caso.

Luego, entonces, las autoridades se conducen muy duras con algunos y desatienden a otros.

El acuerdo oficial en el que establecen las normas contra el Covid que regirán del 9 al 22 de noviembre, asienta en su artículo primero, acatar de manera obligatoria, entre otras medidas,  “disponer de agua suficiente para el lavado frecuente de manos”. ¿No es incongruente exigir a la gente el lavado constante de manos cuando no hay capacidad para suministrarles el servicio, así lo estén pagando?

¿Es solamente la gente la que falla en la batalla contra el virus? n