La opacidad envuelve al fertilizante

Escrito por  Oct 13, 2020

El Movimiento Fuerza Guerrerense informó estar preocupado por la desaparición de la Subsecretaría de Agricultura, sin que rinda cuentas el subsecretario Miguel García Winder, que operó el Programa Federal de Fertilizante Gratuito 2020 y que pasó a sustituir a Jorge Gage Francois, tras el alud de quejas en su contra.

La experiencia que tuvieron en 2019 los hace mirar con un dejo de desconfianza la desaparición de la dependencia y la del responsable del programa.

No es para menos.

El 20 de febrero pasado, la titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Irma Eréndira Sandoval, reveló que se detectó una diferencia entre el número de sacos comprados y los distribuidos en Guerrero del Programa Nacional de Fertilizante que comenzó en 2018 y que podría constituir un faltante o daño patrimonial por 127 millones de pesos.

Fueron 95 mil 965 sacos –cerca de 35 por ciento del total–, los que desaparecieron.

Aparte, la SFP detectó irregularidades por 91 millones de pesos en asignación de contratos en exceso que fueron pagados por la compra de fertilizantes.

La secretaria explicó que, para la adjudicación, hubo una deficiente investigación de mercado, y que los estudios no fueron los mejores para la selección de proveedores.

Por otro lado, también detectó que servidores públicos de alto nivel realizaron procesos deficientes en la adquisición de fertilizantes. La empresa a la que se adjudicó uno de los principales contratos no cumplió lo establecido en la licitación.

Respecto al faltante de los sacos, la SFP advirtió que, “si no se aclara, sería una inmoralidad muy grande porque son semillas que necesitaban los campesinos”. Evidentemente, “ello implica una responsabilidad administrativa”, sentenció.

Las anomalías no acabaron en 2019; el mismo gobierno federal reconoció en su momento que en 2020 se adquirió semilla de maíz tuxpeño a la asociación civil Semilleros Mexicanos Unidos, por un monto de 189 millones de pesos, que representa un sobreprecio de 36 millones.

¿Por qué no se ha informado el resultado de las investigaciones?

¿Por qué no se ha castigado la “inmoralidad muy grande”, como la dictaminó la secretaria? n