Cubrebocas para todos

Escrito por  Oct 07, 2020

Si el ayuntamiento de Acapulco piensa en serio multar a personas que no usen el cubrebocas, seguramente habrá considerado ya fundamentar amplia y claramente la aplicación de la medida.

La autoridad ha insistido en el uso de la prenda, como una manera de contener la expansión del Covid-19; el hecho está bien. No obstante, no ha tenido el cuidado de explicar a la gente con la amplitud que requiere el caso.

Un dato importante: el uso del cubrebocas por sí solo no constituye una medida eficaz para repeler el virus, sino es parte de un sistema integral en el que se incluye la sana distancia, el lavado constante de manos y el uso de gel antibacterial, dicen expertos.

Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) al principio recomendó que sólo usaran la prenda las personas que estaban enfermas de Covid-19 o aquellas que tenían contacto directo con los enfermos de este virus, para así evitar posibles contagios, decidió cambiar el protocolo.

Ahora sugiere que usen cubrebocas o mascarillas en lugares con transmisión generalizada de coronavirus todas las personas que no puedan mantener con otras la distancia de dos metros; por  ejemplo: en el transporte público, comercios, reuniones sociales, escuelas, iglesias, espacios multitudinarios, así como en ciertas condiciones de trabajo donde una persona entra en estrecho contacto con otros, como los asistentes sociales, cajeros o meseros.

En ese mismo tipo de situaciones, la OMS recomienda que la población vulnerable (personas con comorbilidades, adultos mayores o mujeres embarazadas) use mascarillas médicas como medida de protección.

Conveniente es recordar a las personas que deben observar otras medidas: higiene de las manos, no tocarse la nariz ni la boca, además de que el cubrebocas debe abarcar nariz, boca y mentón; de lo contrario, su efectividad no es la misma.

La OMS sugiere el uso de cubrebocas de tela, pero advierte que no todas tienen la misma calidad de filtración.

Indica que los materiales a considerar en la fabricación de una mascarilla eficaz son el polipropileno, el algodón y el poliéster, y la celulosa y la seda como últimas alternativas.

El organismo recomienda a los gobiernos cumplir varias condiciones para promover el uso generalizado de cubrebocas.

Verbigracia: comunicar claramente la finalidad de usarlo. Dónde, cuándo, cómo y qué tipo de mascarilla es conveniente en cada caso. Y que es complemento de una serie de medidas, como la higiene de las manos y el distanciamiento físico.

Asimismo, informar o capacitar a la gente sobre cómo colocársela, usarla, quitársela, limpiarla y descartarla.

Total, que si gobierno del estado y ayuntamientos difunden información como ésta entre la población, seguramente los resultados serán mejores a los actuales. n