La pasividad como respuesta

Escrito por  Ago 28, 2020

La pandemia refleja ya sus efectos en el área económica y exhibe la falta de trabajo.

Así, en el primer semestre del año el ayuntamiento de Acapulco no logró recaudar lo proyectado en la Ley de Ingresos 2020.

Un informe rendido por la directora de Catastro e Impuesto Predial del municipio, Tania Sámano González, a la Comisión de Hacienda del cabildo porteño, revela que la ley contemplaba recaudar 525 millones 229 mil 960 pesos, pero se obtuvieron 444 millones 364 mil 805 pesos, 80 millones de pesos menos de lo programado.

El 22 de mayo, el síndico administrativo, Javier Solorio Almazán, alertó que podrían cancelarse algunas acciones y programas del gobierno municipal planeados para este año, debido a la reducción de la recaudación.

La situación se agrava por el hecho de que la alcaldía al parecer sepultó su proyecto de reingeniería tendente a desaparecer, como una manera de ahorrar recursos, 265 unidades administrativas entre cargos de confianza, como secretarios, subsecretarios, jefes de área y directores, así como liquidar 700 trabajadores que ingresaron al ayuntamiento entre 2015 y 2018, supernumerarios 500 de ellos y 200 de confianza.

También serían jubilados unos 600 trabajadores y 140 de la Secretaría de Seguridad Pública municipal.

No es todo.

Solorio Almazán advirtió que, además de que la recaudación ha disminuido a causa de la emergencia sanitaria, en el municipio hay muchos contribuyentes que no pagan el impuesto predial.

Recordó que el año pasado, de 350 mil causantes, unos 110 mil tenían adeudos.

Ilustró que, del tramo entre la Base Naval al fraccionamiento Pichilingue, hay unos 2 mil 100 que no pagaron el predial en el último año o que nunca lo han pagado, generando pérdidas de entre 90 y 100 millones de pesos al año para el ayuntamiento.

“Entonces, quienes más deben no son las personas de las colonias, sino que son las personas de la franja costera y curiosamente de zonas donde los inmuebles tienen mayor plusvalía”, hizo ver.

¿Qué ha ocurrido? ¿Qué han hecho para meter al orden a los infractores y elevar los ingresos?

La pandemia empieza a ser una excelente excusa para justificar omisiones y sacar a flote la falta de compromiso de servidores públicos, que denuncian fallas y las dejan ahí, sobre la mesa, en espera de que se corrijan solas. n