Otra tormenta perfecta

Escrito por  Ago 06, 2020

A juzgar por el análisis que presentó ayer, en su conferencia de prensa semanal, el síndico administrativo del ayuntamiento de Acapulco, Javier Solorio aAlmazán, acerca de las perspectivas financieras del gobierno municipal, sobre este municipio se cierne una especie de tormenta perfecta, que podría desatar su furia el próximo fin de año.

Como es del dominio público, es en fin de año cuando las arcas públicas enfrentan la mayor demanda del año debido a la gran cantidad de obligaciones financieras que se vencen en ese periodo, pues es en diciembre cuando la comuna debe cubrir “los aguinaldos, las prestaciones, los quinquenios y todo eso”, en sus palabras.

Por supuesto, las finanzas municipales están ya ahora muy castigadas, pues el cierre generalizado de unidades económicas –es decir establecimientos comerciales o fabriles– se traduce en menor ingreso para todos los habitantes, y esto implica por necesidad menor consumo de bienes y servicios, y, en consecuencia, en menor pago de impuestos.

En pocas palabras, el gobierno, en todos sus ámbitos, ha dejado de percibir ingresos por impuestos, derechos y servicios debido a la contingencia, que ya cumplió cinco meses.

Pero además de eso está la deuda que restructuró a 20 años la administración que estaba al frente del gobierno municipal en 2014. Según el síndico Solorio, entonces el adeudo era de 459 millones de pesos. Sin embargo, a consecuencia de esa restructura, y a modo de ejemplo, sólo entre enero y febrero de este año la alcaldía desembolsó 4.5 millones de pesos para el pago de intereses, y apenas 1.5 millones para abonar al principal.

Aquella negociación fue “muy buena para el gobernante en turno del 2014 y para el banco, pésima para las finanzas de Acapulco y terrible para los acapulqueños”, considera el síndico, pues en el plazo acordado el ayuntamiento pagará casi mil millones de pesos sólo de intereses.

Pero, eso sí, para cubrir sus obligaciones de fin de año, la comuna necesitará 250 millones de pesos que no tiene. n