¿Dónde están los 20 millones?

Escrito por  Ago 04, 2020

En abono del ejercicio de transparencia del que tanto se enorgullece, sano sería que el ayuntamiento de Acapulco aclarara cómo va o en qué quedó el apercibimiento de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) respecto a solventar las observaciones sobre las irregularidades en el manejo de 20 millones de pesos pertenecientes a recursos del programa de Fortalecimiento para la Seguridad Pública (Fortaseg) de 2018.

Hasta donde se sabe, la ASF envió a la alcaldía porteña la notificación correspondiente mediante el oficio OASF/0067/2020 con fecha 21 de febrero del año en curso y otorgó 30 días para obtener una respuesta que solventara las observaciones; no obstante estar ya en agosto, nada se ha dicho sobre el tema.

La ASF giró a la contraloría municipal la responsabilidad de investigar el uso de los recursos, pero el contralor general de Transparencia y Modernización Administrativa, Francisco Torres Valdez, se deslinda del asunto y responsabiliza a la secretaria ejecutiva del Consejo Municipal de Seguridad Pública, Martha Patricia López Ruiz, de no haber solventado el faltante, que constituye un daño a la hacienda pública federal.

Torres Valdez señala que los recursos que destina la Federación al municipio son utilizados por López Ruiz en gastos de capacitación de policías cuando, refuerza, en la Secretaría de Seguridad Pública hay necesidades mayores.

El contralor no es el único que cuestiona el empleo de esos recursos federales.

El 28 de enero pasado, la síndica procuradora, Leticia Castro Ortiz, acusó que en Acapulco no se han visto reflejados los recursos del Fortaseg del año pasado.

Dijo entonces que el dinero de ese programa tiene que ser destinado principalmente al fortalecimiento de la Policía Municipal con la compra de equipamiento y uniformes nuevos; no obstante, consideró, el gobierno municipal no ha transparentado en qué se han gastado los recursos del Fortaseg de 2019.

O sea que la secretaria López Ruiz siguió en 2019 el mismo procedimiento que en 2018, el año fiscalizado por la SFP.

Pero aquí el asunto estriba en que siguen bailando los 20 millones de pesos correspondientes a 2018, en tanto López Ruiz, a juzgar por las acusaciones del contralor Torres Valdez, se hace la desentendida en tanto la Presidencia municipal, el síndico Javier Solorio y los regidores guardan un silencio cómplice. n