Imprimir esta página

¿Dijeron saqueadores?

Escrito por  Jul 20, 2020

Si directivos de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Capama), han incurrido en fallas que han quebrantado las finanzas de la paramunicipal sin que sean sometidos al orden legal, es un tanto extraño que ahora que omitieron el cumplimiento de órdenes de la alcaldesa Adela Román Ocampo en el sentido de taponear las descargas de aguas negras al mar, se haya tomado la decisión de destituirlos en masa.

Pasar por alto las instrucciones de la primera autoridad del puerto es, desde luego, un asunto grave que amerita un castigo así. Ni duda cabe.

No obstante han cometido otras acciones que, ameritando una sanción similar, han sido tratados con toda condescendencia.

¿Qué no?

La misma alcaldesa denuncia que todas las administraciones pasadas han saqueado a la paramunicipal, pero la más reciente, la encabezada por Evodio Velázquez Aguirre, ha incurrido en el saqueo extremo.

Suponiendo sin conceder, que así fue, es obvio que el ex alcalde no actuó solo. Alguien lo ayudó. Y no pudieron haber sido otros que sus colaboradores. Los directivos, pues.

Pero entonces, ni Evodio ni los directivos se movieron solos. Para empezar contaron con la complicidad de la Contraloría de Capama, órgano de fiscalización interna, que se da cuenta de cuánto dinero se mueve, hacia dónde y por qué razón.

Contraloría no se queda con la información. Reporta a alguien. Y ese alguien también es cómplice de los saqueadores.

Pero hay algo más.

Estos señores no se mandan solos. Los supervisa y avala o desaprueba el Consejo de Administración, que es la máxima autoridad de la Capama. ¿Y quién cree que lo encabeza? El presidente municipal en turno.

Ahora bien, en el supuesto de que Consejo de Administración, Contraloría Interna y directivos de Capama estén integrados a una mafia, alguien, a otro nivel, los checa, revisa: la Auditoría Superior del Estado, o sea, el Congreso local.

Luego entonces, han sido muchos los responsables en cada trienio; el problema es que a ninguno hacen responsable y aprovechan el asunto sólo para dar golpes mediáticos.

Entre todos estos ha quedado el dinero saqueado que tiene en bancarrota a la Capama. n