Incongruencias que confunden

Escrito por  Jun 16, 2020

Para aquellos que cantan victoria y echan las campanas al vuelo, asegurando que el país ya superó la etapa más complicada de la pandemia causada por el coronavirus, vale la pena citar lo que opinan sobre el tema dirigentes de organismos internacionales de salud.

Representantes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advierten que México aún no aplana ni supera la curva de contagios y muertes por el Covid-19.

Mientras en las altas esferas del país unos invitan a salir a la calle –“al fin que ya sabemos cuidarnos”– y otros del mismo equipo piden resguardarse en casa, la OMS y la OPS hacen ver que el país se encuentra en la cima de la epidemia, en espera de sus mayores efectos.

El representante en México de estos organismos internacionales, Cristian Morales, subrayó que en nuestro país “estamos viviendo uno de los momentos más complejos y más peligrosos de la epidemia”.

Por otro lado, Jean-Marc Gabastou, asesor internacional en Emergencias de Salud de la OMS, recomendó al gobierno de México que aumente su capacidad de diagnóstico elevando la aplicación de pruebas.

Otra vez, vuelve la OMS sobre las pruebas, palabra que no está en el vocabulario ni de Salud federal ni de Salud estatal y que el organismo internacional considera vital para reducir la expansión del virus, en conjunto con el confinamiento, la sana distancia y la higiene de manos.

Por si alguien cree que el problema epidemiológico pasará pronto, Cristian Morales estimó que el punto máximo de la epidemia aún está por llegar a México, y que sin una vacuna para evitar un mayor rebrote, las autoridades deben vigilar y cuidar que la población siga aplicando las medidas de prevención, en un periodo que se podría extender hasta más de 24 meses.

Sobre este tema, el mismo Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud federal, llamó este domingo a los mexicanos a actuar como adultos para enfrentar el Covid-19, “porque la pandemia no va a acabar pronto”.

Ya ha dicho, aunque siempre falla en sus predicciones, que en octubre vendrá la segunda oleada del virus.

El Covid-19 va para largo.

Y destantea, sí, que en el ámbito federal se incite a la población a abandonar el confinamiento en momentos en que la cifra de contagios va en ascenso.

Por fortuna, en Guerrero, lo mismo el gobernador Héctor Astudillo Flores, que su secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, toman el asunto con mucha prudencia y seriedad e insisten a los guerrerenses a mantener el confinamiento, el uso de cubrebocas y el constante lavado de manos, pues la cifra de contagios, lejos de decaer, crece. n