Reapertura en entredicho

Escrito por  Jun 08, 2020

Entre los hombres que mueven el dinero permea la idea de que este 15 se reanudarán actividades económicas en la entidad.

El gobernador Héctor Astudillo Flores hizo ver que habrá reapertura, sí, pero siempre y cuando, para el día 15, ya se haya reducido la cifra de contagios, pero si no ocurre así, Guerrero se mantendrá en semáforo rojo.

Este fin de semana, el mandatario alertó: “No estamos ni controlando ni domando la pandemia, al contrario, está en su momento más delicado. Vamos para arriba”.

Pese a ello, algunos medios citaron este domingo un supuesto boletín emitido por la Secretaría de Turismo en el que se asegura que la zona Dorada de Acapulco reportó 1.3 por ciento de ocupación hotelera; la zona Náutica, 1.1; la Diamante,0; Ixtapa-Zihuatanejo,1.4 y Taxco 1.9 por ciento.

¿Significa que los hoteles ya reabrieron estando Guerrero en semáforo rojo?

Por otro lado, es de suponerse que si se maneja la probabilidad de la reapertura para el 15, los sectores involucrados, el turístico sobre todo, se encuentran ya elaborando los protocolos de seguridad que el caso requiere.

Controlar el ingreso a establecimientos –hoteles, restaurantes, bares, por ejemplo– puede ser relativamente fácil, lo complejo será manejar el acceso a las playas, por una parte, de los bañistas y, por otra, el de los vendedores ambulantes, que como avispas en panal se volcarán a la franja de arena en busca de ingresos.

Cerrar las playas no presentó mayor dificultad; impedir la entrada fue fácil apostando elementos de seguridad, difícil será aplicar reglas para disfrutar el mar.

¿En qué momento presentarán las empresas los protocolos a las autoridades para su aprobación? ¿Cuándo capacitarán a sus trabajadores para que ni ellos ni los clientes resulten contagiados? Nada se habla de eso.

Es palpable, la ansiedad por reabrir y la necesidad de obtener dinero luego de 100 días de no tenerlo, lo que no se percibe es la preparación para llevarlo a cabo sin provocar que la pandemia cobre más fuerza.

No es fácil imaginar qué ocurrirá si se vuelve a la vida normal sin sujetarse a reglas sanitarias.

La gente no es muy afecta a sujetarse a reglas y la persuasión no siempre arroja los resultados deseados. n