Prudencia y zozobra

Escrito por  May 19, 2020

Prudente decisión tomó el gobernador Héctor Astudillo Flores de no reanudar actividades sociales, escolares ni laborales, en los llamados municipios de la esperanza por no tener contagios, ni colindancia con aquellas localidades donde sí hay presencia de coronavirus.

Tan prudente resultó que, cuando se tomó la decisión de reanudar labores ayer lunes eran 12 los municipios enrolados, este domingo el mandatario reveló que ya sólo son 10, pues dos tienen colindancia con Oaxaca, donde hay coronavirus.

“Los 81 municipios vamos a permanecer en la sana distancia y en el quédate en casa, y por supuesto, manteniendo el propio decreto ampliado hasta el 31 de mayo; hasta ese día iremos nosotros en conjunto en el estado”, hizo ver el jefe del Ejecutivo estatal.

Lo que las autoridades no han explicado de manera convincente, es en qué se basan para considerar el primero de junio como la fecha propicia para reanudar actividades.

Si bien es cierto que otros países, como España y Alemania se aprestan a regresar a la normalidad, lo hacen después de haber aplanado la curva de contagios, en tanto en México continúa en línea ascendente.

Falta poco para domar la pandemia, augura la Presidencia de la República, pero no se explica cómo se logrará, pues por el contrario, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, declaró que al anunciar el reinicio de actividades se relajó la movilidad.

Igual expuso el gobernador Astudillo Flores. Dijo que en las grandes ciudades aumentó el movimiento de personas, por lo que, advirtió que la pandemia no se someterá por decreto, sino siguiendo observando la sana distancia y el quedarse en casa.

A nivel nacional se ubica a Guerrero en alerta máxima. Y la tendencia es ascendente. Así, mientras el 17 de mayo hubo 805 contagios, el 18 la cifra se elevó a 856, según Salud estatal. En dos días, las defunciones se elevaron de 86 a 112, y no hay indicadores que permitan asegurar que el primero de junio la curva se habrá aplanado.

En consecuencia, si ese día se da por terminado el confinamiento, como está programado, el riesgo de que aumenten los contagios será inminente. n