Fase 2

Escrito por  Mar 25, 2020

Entrados ya en la fase 2 de la pandemia, no deja de ser escalofriante la indiferencia con que una parte de la población se resiste a acatar las recomendaciones de las autoridades.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que México ha entrado a una fase de transmisión local de coronavirus.

Es decir que ya no sólo hay infectados procedentes del extranjero, sino que ya hay casos comunitarios, personas que han sido infectadas por gente que ha estado en la localidad, sin haber salido del país.

No obstante, no son pocas las personas que creen aún que el virus es producto de la imaginación o que es un invento de quienes pretende sembrar alarma.

Desarrollan sus actividades con toda normalidad desoyendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias y de la comunidad científica.

Debería servir de reflexión lo que está ocurriendo en Italia y España.

En su entrega de este lunes, el prestigiado articulista Raymundo Riva Palacio describe que en ambos países los contagios han rebasado a los servicios de salud. El hecho los ha orillado a prestar atención a quienes tienen más probabilidades de vivir.

Así, narra Riva Palacio, si a un hospital llega un joven contagiado, le retiran el respirador a una persona mayor para colocársela al recién llegado.

Así de trágico.

Estados Unidos, el tercer país con más contagios, analiza ya la posibilidad de proceder igual.

Dicho sea aparte, no faltará quien diga que tanto Italia como España están muy lejos. Allá, en Europa, en otro continente; más allá del mar.

Pero Estados Unidos está aquí. No cerquita. Tampoco a la vuelta. Está junto a México. Un río de por medio.

El riesgo de ser infectado no es menor. Si en Acapulco se han detectado cuatro casos, habrá que analizar a cuántas personas habrán infectado, y éstas, a cuántas más, porque resulta ser que, aun sin tener todavía los síntomas, la persona puede contagiar a otras.

Suficiente para asumir las medidas recomendadas.

O ¿hay que esperar ver enfermo a alguien de la familia o a un vecino para empezar a actuar?

Podría ser demasiado tarde.

Necesario es informarse responsablemente de lo que está ocurriendo y del peligro que se cierne sobre la sociedad, y aplicar la sana distancia y demás medidas recomendadas.

Habrá que considerar, además, la escasa cobertura hospitalaria, la falta de medicamentos y la insuficiencia de personal y equipo médicos.

La bestia crece cada día. n