Corruptelas en reparto de fertilizante

Escrito por  Feb 21, 2020

La declaración de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, en cuanto a que hay una diferencia entre el número de bultos comprados y los distribuidos en Guerrero del Programa Nacional de Fertilizante que comenzó en 2018 y que podría constituir un faltante o daño patrimonial por 127 millones de pesos, comprueba, una vez más, que autoridades de la entidad y campesinos tenían razón cuando acusaban irregularidades en el reparto.

La primera vez que indirectamente el gobierno federal concedió la razón a los guerrerenses fue cuando el multicuestionado titular del programa de reparto, Jorge Gage Francois, fue sustituido por el subsecretario de Agricultura, Miguel García Winder.

Pero no es sólo la perla de la desaparición de los 95 mil 965 sacos, lo que abarca cerca de 35 por ciento del total, sino que la Función Pública detectó irregularidades por 91 millones de pesos en asignación de contratos en exceso que fueron pagados por la compra de fertilizantes.

La secretaria explicó que, para la adjudicación, hubo una deficiente investigación de mercado y que los estudios no fueron los mejores para la selección de proveedores.

Por otro lado, también detectó que servidores públicos de alto nivel desarrollaron procesos deficientes en la adquisición de fertilizantes, debido a que una empresa, a la que se adjudicó uno de los principales contratos, no cumplió lo establecido en las bases de licitación.

Respecto al faltante de los sacos, la titular de la SFP aduce que, si no se aclara, sería “una inmoralidad muy grande porque son semillas que necesitaban los campesinos”. Evidentemente, “ello implica una responsabilidad administrativa”, adelanta.

Y las anomalías no acabaron en 2019; el mismo gobierno federal ha reconocido que se han extendido ya a 2020 al adquirirse este año semilla de maíz tuxpeño a la asociación civil Semilleros Mexicanos Unidos, por un monto de 189 millones de pesos, que representa un sobreprecio de 36 millones de pesos.

Admitir, así sea tácitamente, que hubo manejos indebidos no constituye ninguna solución al problema, sino que se impone la investigación correspondiente y la aplicación de la ley; que luego no vayan a salir con que los corruptos son los funcionarios de las administraciones pasadas y que los actuales gozan de purificación. n