A mediados de noviembre se celebra en México el buen fin 2018. Se trata de un evento ideal para quienes desean comprar regalos de fin de año y tienen una lista interminable de seres queridos a los cuales agasajar. A continuación, te presentamos algunos tips para adelantar las compras navideñas y conseguir obsequios para toda tu familia con enormes descuentos.


Elaborar una lista

Es importante hacer una lista donde figuren las personas a las que quieras realizar un regalo, sin olvidar a ningún integrante: familiares, amigos, pareja, compañeros de trabajo, entre otros. Luego, puedes pensar qué tipo de obsequio le harías a cada uno, dejarlo asentado por escrito y así comenzar tu búsqueda. De esta manera evitarás pérdidas de tiempo y estarás completamente listo para cuando arranque el evento y sus promociones imperdibles.


Saber qué regalar

La temporada de navidad es un momento hermoso para dar regalos a los seres que más queremos. En caso de que los destinatarios sean una pareja, puedes conseguir objetos que tengan que ver con los gustos de los dos, como puede ser algún adorno para el hogar. Es importante conocer los intereses de la persona antes de buscar el regalo, para que éste sea personalizado y signifique una linda sorpresa. Ahora bien, para ahorrar puedes pensar en objetos que se encuentren en promoción por cantidad, como una caja de vinos que luego pueda ser dividida en diferentes regalos particulares. En cuanto a los obsequios para las personas más cercanas, es bueno dedicarles tiempo y pensar en algo realmente especial antes de salir a comprarlos.

Tiempos de cambio

Nov 20, 2018

Si de comisiones tuviéramos que hablar, habría que puntualizar necesariamente que entre las 18 que le tocaron en el Congreso local a Movimiento Regeneración Nacional (Morena), una reviste particular importancia: la de Vigilancia y Evaluación de la ASE (Auditoría Superior del Estado), que será presidida por Jesús Villanueva Vega, e integrada además por Aracely Alhelí Alvarado González, Arturo López Sugía, Perla Edith Martínez Ríos y Zeferino Gómez Valdovinos.

La Auditoría Superior del Estado tiene, entre otras funciones, fiscalizar los recursos de los municipios, y depende, precisamente, de la Comisión de Vigilancia y Evaluación.

La ASE reporta a la Comisión de Vigilancia, que se encarga a su vez de analizar los informes y, de ser necesario, los lleva al pleno del Congreso para su discusión y dictaminación.

A pesar de ello, los recursos de los municipios todos se manejan en la opacidad.

En el proceso del cambio de poderes municipales, numerosas fueron las voces de las autoridades entrantes en el sentido de que hubo manejos irregulares consistentes, sobre todo, en dejar vacías las arcas de las alcaldías.

No obstante, ni la Comisión de Vigilancia y Evaluación, ni la ASE, aportaron alguna información respecto a cómo entregaron los alcaldes salientes.

En abril de 1967 fue creado el Sistema de Transporte Colectivo Metro, un organismo público descentralizado con personalidad jurídica propia, iniciándose las obras en julio del mismo año, y apenas 29 meses y medio después, el 5 de diciembre de 1969, el presidente de la República Gustavo Díaz Ordaz, acompañado de distinguidos miembros de su gabinete, incluido, desde luego, el regente de la ciudad, general Alfonso Corona del Rosal, inauguraba la Línea 1, que comprendía 16 estaciones con una longitud de poco menos de 12 kilómetros.

Para agosto de 1970 se puso en funcionamiento la Línea 2, que va de Tacuba a Tasqueña. El 20 de noviembre de ese mismo año, la Línea 3, sumando al sistema 7 estaciones más y casi 5 kilómetros de extensión.

La megaobra, que muchos creían imposible, incluía también instalaciones diversas, como talleres para el mantenimiento de equipos y sistemas de diversa índole, para la distribución de energía eléctrica y oficinas administrativas, así como obras para la desviación de las redes de agua potable y drenaje, todo esto sin suspender los servicios públicos de las zonas aledañas. En un tiempo récord, y para asombro de todos, se concluyó una obra, que si bien recurría (en parte) a financiamiento externo, era perfectamente manejable.

La obra en su conjunto, comparada a otras similares en ciudades del mundo, resultó ser mucho más barata, por no hablar del costo del boleto al usuario.

Bien, pues la semana pasada nos enteramos que las enormes placas de bronce que han estado en dichas estaciones desde entonces han sido retiradas, por una absurda orden del jefe de Gobierno interino, José Ramón Amieva. En buen momento, y vaya de qué forma, busca este señor, al que la ciudadanía nunca eligió por ninguna vía, buscar el aplauso y el reconocimiento fácil: los 50 años del movimiento estudiantil de 1968, movilización social en parte copiada de una moda extranjera (Praga, París) y aprovechada en México para alimentarla por medio de elementos infiltrados, es decir al fin de cuentas creada en enorme medida por el mismo gobierno (la Secretaría de Gobernación) con fines perversa y claramente sucesorios.

Y no es casualidad que en el sexenio siguiente, de Luis Echeverría, el Metro no haya avanzado en su construcción ni un solo metro, y que el general Corona del Rosal haya sido eliminado del mapa político mexicano.

Echeverría Álvarez, funcionario opaco, siempre pretendió desmarcarse de su antecesor, resultando a la postre y en comparación, un sexenio desastroso.

El secretario Echeverría hacía crecer el movimiento estudiantil para conseguir una carambola de tres bandas: por un lado, malinformando al presidente, luego le “resolvía” el gran problema que amenazaba la estabilidad social y la mismísima Olimpiada, y por el otro, siendo Corona del Rosal el considerado sucesor natural de Gustavo Díaz Ordaz a la Presidencia, lo eliminaba de la contienda por dos razones: una, el ser militar (general de división), y la otra, por ser el regente de la ciudad capital, teatro principalísimo de toda la trama del consabido y tóxico 68.

Somos testigos hoy, repito, de un acto arbitrario y de injusta bestialidad, del retiro de las placas que conmemoran una de las grandes obras del presidente Gustavo Díaz Ordaz (tal vez la principal víctima de los trágicos eventos de 1968), porque ya quisiera yo saber de una obra siquiera que se le acercara a la del multicitado sistema de transporte y que merezca unas placas conmemorativas como las que hoy de forma ignominiosa se quitan, identificada con la presente aun administración capitalina, que será recordada como una en la que la Ciudad de México retrocedió en no pocos rubros. No, señor Amieva, quitando usted unas placas históricas no hace que el ciudadano capitalino, o de otras partes de México, se olvide de las abismales diferencias entre otras grandes gestiones del pasado en la ciudad y la actual, ni mucho menos de obras históricas de hace ya décadas sin las que hoy la ciudad y el país sencillamente resultarían impensables dada su incalculable utilidad, como es la del SCT.

Así no; eso sólo supone el pretender tapar el sol con un dedo.

El comercio de opciones es una de las muchas maneras en que los operadores pueden ganar dinero en línea. Muchas empresas lo ofrecen como un servicio independiente o como parte de otros productos.

La historia del comercio de opciones se remonta a hace cientos de años, cuando el comercio y la revolución industrial estaba tomando el relevo. En esos días, los productores y las empresas hacían un trato que les proporcionaba una garantía de oferta y demanda. Por ejemplo, considere un agricultor de maíz y un molinero de maíz. Al comienzo de la temporada de siembra, el molinero hablaba con el agricultor sobre el suministro de maíz en una fecha específica a un precio específico. Esto le daría al molinero la seguridad de que su compañía molinera continuara operando. Por otro lado, el agricultor tendría la seguridad de que sus productos serían comprados.

Cuando llegue el período del acuerdo, el agricultor suministrará el maíz al molinero y éste pagará el precio acordado. Para el agricultor, tendrá sentido especialmente si los precios de mercado del maíz son inferiores al precio acordado. Para el molinero, tiene sentido si el precio del maíz es más alto que el precio acordado.

El mismo concepto se utiliza ahora cuando se trata de opciones de comercio en línea. Los servicios financieros han creado servicios de opciones en los que puede colocar sus operaciones en todo tipo de activos como divisas, materias primas, índices y materias primas.

La intervención de la alcaldía de Acapulco podría dar un giro en el funcionamiento del Fideicomiso de Promoción Turística del puerto (Fidetur), que hasta ahora se ha manejado con opacidad y sin ofrecer resultados de su operación, contando, si no con la complicidad, sí con la complacencia de funcionarios estatales y municipales del área turística.

En el consejo de administración de Fidetur, el ayuntamiento de Acapulco cuenta con una vocalía, que tiene derecho a voz y voto, no obstante lo cual las administraciones municipales se han mantenido al margen o se han coludido con los responsables del Fideicomiso de tal manera que los han dejado en completa libertad para que hagan lo que les venga en gana sin exigirles cuentas, ni resultados.

Por lo que se refiere al actual ayuntamiento, el secretario de Turismo, José Luis Basilio Talavera, declaró que una vez que tome posesión la alcaldesa Adela Román Ocampo de la vocalía, pedirá en la próxima reunión del consejo de administración informes sobre los recursos gastados.

Basilio Talavera se expresó al ser entrevistado respecto al informe del primer semestre de 2018 que presentó el Fidetur, en el cual hace constar haber gastado 99 millones de pesos, sin que defina los resultados derivados de la promoción.

Si bien ni la Secretaría de Turismo estatal, ni la municipal han exigido transparencia en el gasto, como tampoco claridad en la labor supuestamente promocional que lleva a cabo, no todos están contentos con lo que hace Fidetur, ni con la manera en que lo lleva a cabo.

Al respecto, Basilio Talavera comentó que una de las propuestas de los integrantes del sector turístico durante la campaña de la actual alcaldesa fue una necesaria restructuración del fideicomiso, que durante seis años ha presidido el gerente del hotel Elcano, Pedro Haces Sordo.

El funcionario municipal se mostró descontento respecto al hecho de que “el promedio de ocupación hotelera nos dice mucho, 48.2 por ciento en 2017, que no llega ni a la media nacional, mientras que de los 40 millones de turistas extranjeros que visitan México, menos de medio millón vienen a Acapulco”.

Mientras Acapulco no abandona el rango de destino finsemanero, ni Fidetur, ni Sectur estatal, ni Turismo municipal, han justificado su funcionamiento. Si realmente trabajaran, en estos meses de menos afluencia de paseantes del año se reflejaran los resultados, pero hay hoteles en los que, aun en fin de semana, no tienen un solo cuarto ocupado, como ocurre en el Acapulco Tradicional.

En estos meses llamados septhambre y octhambre, conocidos así por los turisteros por la escasa presencia de paseantes en la peor época del año, ¿dónde están los turistas traídos por la promoción de Fidetur?

Gobernantes y funcionarios se adornan con la incontenible avalancha derivada de los puentes y periodos vacacionales, cuando son compatriotas procedentes de los estados circunvecinos de Guerrero y particularmente de la Ciudad de México, los que atiborran playas y establecimientos turísticos y que vienen no por la promoción que pudieran hacer, que no la hacen, sino porque Acapulco es un destino cercano y con precios al alcance de todos los bolsillos.

Ningún gobernante se ha ocupado de diversificar los atractivos turísticos de Acapulco, que no deja de ofrecer sol, arena y playa, razón por la cual los turistas estadunidenses y canadienses, que constituían nuestro mercado tradicional, dejaron de venir y prefirieron otros destinos hasta más cercanos, como Cancún, y con oferta diversificada.

El sector oficial bate palmas por la reanudación de visitas de los cruceros, cuyos pasajeros tocan Acapulco sólo de paso; bajan del barco, hacen un pequeño recorrido por sitios de interés, compran algunas artesanías en el trayecto, regresan a la nave y ese mismo día parten hacia otros destinos, sin gastar prácticamente nada.

 La violencia se ha sumado a los factores que han alejado al visitante; de ahí se han colgado las autoridades para justificar la falta de turistas, soterrando aun más los proyectos que sobre ecología (Laguna Negra de Puerto Marqués) y cultura (petrograbados de Palma Sola) había antaño como medida para recuperar a paseantes extranjeros y soslayando la deficiencia de servicios públicos y las playas contaminadas por fugas de aguas negras provenientes de las partes altas.

Luego entonces, ¿cómo hallar elementos para medir y evaluar el trabajo que supuestamente hacen Fidetur, Sectur y Turismo municipal? ¿Qué hacen con sus jugosos presupuestos anuales? ¿Dónde están los turistas?

Archivo

« Noviembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30