Pide establecer nuevas medidas preventivas para no prolongar el receso


La presidenta municipal Adela Román Ocampo consideró que ya se deben establecer nuevas medidas para entrar a la “nueva normalidad”, una vez superada la contingencia sanitaria originada por la pandemia del Covid-19, para no prolongar el receso de actividades productivas hasta fin de año.

Al participar en una reunión de trabajo virtual con el gobernador Héctor Astudillo Flores y alcaldes guerrerenses, donde se analizaron propuestas para el regreso a la “nueva normalidad” y  el programa de fertilizante 2020, la alcaldesa de Acapulco planteó el reforzamiento de las medidas de prevención e higiene, y que la gente colabore con mayor responsabilidad en la estrategia de distanciamiento social.

Sobre la situación que está viviendo la gente en Acapulco, Adela Román admitió que es dramática, por lo que planteó la necesidad de consensuar criterios para ver qué lugares pueden empezar a abrirse y reactivar la economía gradualmente, como restaurantes y hoteles, guardando la sana distancia, con todas las recomendaciones del Sector Salud.

Para aquellos que cantan victoria y echan las campanas al vuelo, asegurando que el país ya superó la etapa más complicada de la pandemia causada por el coronavirus, vale la pena citar lo que opinan sobre el tema dirigentes de organismos internacionales de salud.

Representantes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advierten que México aún no aplana ni supera la curva de contagios y muertes por el Covid-19.

Mientras en las altas esferas del país unos invitan a salir a la calle –“al fin que ya sabemos cuidarnos”– y otros del mismo equipo piden resguardarse en casa, la OMS y la OPS hacen ver que el país se encuentra en la cima de la epidemia, en espera de sus mayores efectos.

El representante en México de estos organismos internacionales, Cristian Morales, subrayó que en nuestro país “estamos viviendo uno de los momentos más complejos y más peligrosos de la epidemia”.

Por otro lado, Jean-Marc Gabastou, asesor internacional en Emergencias de Salud de la OMS, recomendó al gobierno de México que aumente su capacidad de diagnóstico elevando la aplicación de pruebas.

Otra vez, vuelve la OMS sobre las pruebas, palabra que no está en el vocabulario ni de Salud federal ni de Salud estatal y que el organismo internacional considera vital para reducir la expansión del virus, en conjunto con el confinamiento, la sana distancia y la higiene de manos.

Por si alguien cree que el problema epidemiológico pasará pronto, Cristian Morales estimó que el punto máximo de la epidemia aún está por llegar a México, y que sin una vacuna para evitar un mayor rebrote, las autoridades deben vigilar y cuidar que la población siga aplicando las medidas de prevención, en un periodo que se podría extender hasta más de 24 meses.

Sobre este tema, el mismo Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud federal, llamó este domingo a los mexicanos a actuar como adultos para enfrentar el Covid-19, “porque la pandemia no va a acabar pronto”.

Ya ha dicho, aunque siempre falla en sus predicciones, que en octubre vendrá la segunda oleada del virus.

El Covid-19 va para largo.

Y destantea, sí, que en el ámbito federal se incite a la población a abandonar el confinamiento en momentos en que la cifra de contagios va en ascenso.

Por fortuna, en Guerrero, lo mismo el gobernador Héctor Astudillo Flores, que su secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, toman el asunto con mucha prudencia y seriedad e insisten a los guerrerenses a mantener el confinamiento, el uso de cubrebocas y el constante lavado de manos, pues la cifra de contagios, lejos de decaer, crece. n

En medio de pronósticos fallidos y el soslayo de recomendaciones sanitarias, el gobierno estatal pospuso 15 días más la reapertura de actividades no esenciales, al no disminuir la cifra de contagios y defunciones.

Esta semana, 16 entidades del país estarán en rojo del semáforo epidemiológico, y 16 más, en naranja; Guerrero continúa en rojo, razón por la que el gobernador Héctor Astudillo Flores consideró necesario aplazar para el 30 de junio la reanudación de labores.

Las proyecciones sobre cuándo ocurrirá el control de la pandemia han fallado una y otra vez.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, había vaticinado que la punta se alcanzaría el 22 de mayo.

No dio en el blanco.

El 9 de junio aventuró que ocurriría en los siguientes cinco días, que vencieron ayer 14.

Tampoco acertó.

Citado por el gobernador Astudillo, López-Gatell predice ahora que el máximo de contagios sucederá en julio.

El secretario de Salud estatal, Carlos de la Peña Pintos, ha sido más prudente en sus predicciones.

Cuando Lopez-Gatell auguró que la cúspide se lograría el 22 de mayo, De la Peña apuntó que sería en junio, que todavía no termina.

El 12 de junio aseguró que falta una semana más para que Guerrero y Acapulco lleguen al punto máximo de contagios. Estaríamos hablando del sábado 20.

Habrá que esperar.

Por otro lado, el gobernador Astudillo Flores determinó como obligatorio el uso de cubrebocas; no obstante, en ese sentido no le ayuda mucho el subsecretario de Salud federal, quien ha subestimado este requisito.

Al principio de la contingencia, López-Gatell dijo que sólo deberían usar cubrebocas el personal médico y quienes estuvieran contagiados.

Aquí el punto es ¿cómo saber si se está contagiado si no se hacen pruebas, así la gente presente algunos de los síntomas del Covid-19?

¿Cómo saberlo si se trata de un contagiado asintomático, que bien puede andar regando el virus durante los 14 días que transcurren antes de presentar los síntomas?

Hace unas semanas, en su comparecencia con senadores, el subsecretario restó efectividad al cubrebocas, aduciendo que su uso le da seguridad a la gente y si es así, pues que lo use.

Y al empezar la “nueva normalidad”, expresó que sólo se usaría como auxiliar.

Total: el gobernador lo ha decretado como obligatorio, y a eso habrá que apegarse.

Mientras tanto, Guerrero sigue rojo y tiene un triángulo rojo hacia arriba, que significa incremento en la cifra de hospitalizados. n

Se han repartido cerca de 43 mil raciones de alimentos a la población


Más de 43 mil raciones de alimentos se han distribuido en los 13 comedores comunitarios de todo el estado, esto para apoyar a las familias que por cuestiones de la pandemia por COVID-19 no cuentan con un ingreso económico, así se informó durante el mensaje diario emitido por la administración que encabeza Héctor Astudillo Flores.

En Acapulco los comedores están ubicados en Caleta, Coloso, Renacimiento y Simón Bolívar; en Petatlán, en Vicente Guerrero y Cayuco; en Tlapa en la Casa del Jornalero; en Zihuatanejo en El Embalse, Vicente Guerrero y El Limón, mientras que en Chilpancingo en las colonias Rosario Ibarra y Galeana.

Durante este informe, el titular de la Secretaría de Finanzas y Administración (Sefina), Tulio Pérez Calvo, informó que el gobernador se encuentra en buenas condiciones de salud, tomando las medidas correspondientes para atender su padecimiento.

Acompañado por la directora de Comunicación Social, Erika Lührs, el secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, hizo un llamado a redoblar en este esfuerzo, pues aún falta para llegar al punto máximo de contagio. Y dijo: "es necesario que pongamos mucha atención. Todavía nosotros estamos en rojo y debemos de tener mucho cuidado, porque el contagio está en su máximo".

Dio a conocer que en Guerrero hay 65 municipios con contagio, 15 sin contagio y sólo uno sin contagio ni vecindad. Asimismo hay 2 mil 991 casos confirmados y 490 defunciones, presentando 104 casos nuevos.  De acuerdo a estas cifras, Acapulco, Chilpancingo, Iguala y Taxco son los municipios que presentan mayor número de casos. En este tenor, el municipio de Acapulco concentra el 64 por ciento de los casos, con 1914 y una alta incidencia en decesos. Manteniendo una ocupación hospitalaria del 54 por ciento.

Hacen falta acciones para apoyar directamente al trabajador


Chilpancingo, 11 de junio. El diputado Arturo López Sugía propuso exhortar al Ejecutivo estatal para que, con parte del fondo creado a través del Acuerdo Extraordinario de Medidas Económicas y Fiscales a las Empresas y a la Población de Guerrero por la contingencia de Covid-19, se cree un seguro de desempleo que permita la subsistencia de todos aquellos ciudadanos que perdieron involuntariamente su empleo formal.

Esto en un acuerdo parlamentario que se turnó a la Comisión de Desarrollo Económico y Trabajo para su análisis, donde el legislador expone que el 30 de marzo el Ejecutivo estatal presentó el citado acuerdo extraordinario para hacer frente a la contingencia sanitaria.

El legislador de MC lamentó que entre las propuestas de este acuerdo falta una que apoye de forma directa al trabajador, y que si bien hay acciones que benefician a la población en general, como los apoyos alimentarios, también es cierto que este tipo de medidas no substancian la estabilidad económica de las familias guerrerenses.

Apuntó que existen medidas que son útiles y benéficas en otras entidades, como el seguro de desempleo, que funciona en la Ciudad de México.

Archivo

« Julio 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31