Cuando el titular de la Secretaría de Turismo (Sectur) estatal, Ernesto Rodríguez Escalona, presentó los resultados de la temporada vacacional de Semana Santa, atribuyó la supuesta afluencia de un millón 257 mil 948 turistas a una presunta estrategia de promoción; habló, además, de que se diversificó la oferta turística de la entidad ofreciendo nuevos destinos para vacacionar, como los ubicados en Costa Chica, Costa Grande, región Norte y Centro del estado.

Primero: nunca ha dejado en claro la Sectur qué sistema utiliza para saber con tanta precisión el número de paseantes que llega a la entidad.

Cuando habla de ocupación hotelera, es fácil definirla con base en la ocupación de habitaciones de cada hospedería; pero ¿qué método utiliza para contar a los visitantes que arriban y para conocer con tanta exactitud la cantidad de dinero que gastan?

Segundo: la dependencia afirma que la afluencia de visitantes se debió a una estrategia de promoción.

¿Cuál es esa estrategia? ¿En qué consiste? ¿En dónde se aplicó? ¿Quién la ejecutó? ¿Cuánto costó? ¿Cómo midió los resultados?

Desde el punto de vista de Adela Román Ocampo, el origen de los problemas económicos que padece la alcaldía de Acapulco, la cual encabeza, reside en el hecho de que muchas administraciones no entendieron en su momento que el ayuntamiento es una institución de servicios y la utilizaron como agencia de colocación de trabajadores, así como para fomentar el chambismo, que está a punto de colapsarlo.

Eso, habrá que agregar, no ha sido todo; una y otra vez, el alcalde entrante ha denunciado que recibe una alcaldía en quiebra, saqueada, para luego ser acusado de lo mismo por su sucesor.

Eso es grave, pero más grave es que no sucede nada con los presuntos saqueadores. Es por eso que, como señala la alcaldesa, el ayuntamiento está al borde del colapso.

Román Ocampo, como han hecho otros alcaldes en funciones, recurre al gobierno estatal y al federal en demanda de apoyo.

Se desconoce qué tanto será el respaldo económico que logre, pero la realidad es que si el gobierno acude al rescate, volverá a ocurrir en adelante exactamente lo mismo si, conjuntamente con la solución de los problemas, no se adoptan medidas que impidan que se repitan los endeudamientos.

No es de extrañarse entonces la resistencia de la Federación a suministrar el dinero requerido para pagar adeudos, pues si bien el gobierno federal tiene parte de culpa en la impunidad de que han gozado alcaldes defraudadores, son las autoridades a nivel municipal y las estatales las más responsables de meterlos en cintura, sin que lo hagan en ningún momento.

Los regidores en funciones se coluden con el alcalde para burlar la ley; reciben concesiones y prebendas del primer edil a cambio de que le otorguen libertad para actuar como mejor le convenga.

Como órgano fiscalizador, el Congreso local ha sido un poder inoperante; simula fiscalizar a los ayuntamientos y organismos descentralizados sin dar resultados; mientras los ayuntamientos resultan desfalcados, los alcaldes salen con el aval de que todo lo hicieron de maravilla.

Adela Román, por su parte, tiene en frente la histórica oportunidad de hacer un trabajo diferente a sus antecesores, enderezando así el rumbo del ayuntamiento, que ha avanzado como barco sin brújula y con capitanes que terminan encallándolo. n

 “Viajar es enamorarse a cada paso” 

Esta bella y gran bahía rodeada de mar, sol, la cadena montañosa de la sierra Madre del Sur, vegetación preservada y al mismo tiempo, edificios modernos de numerosos pisos, impacta y seduce con sólo pensar en la posibilidad de planificar un viaje a esta tierra.

La ciudad de Acapulco adquirió fama como el balneario preferido del Jet Set en las décadas del cincuenta y sesenta.

Sinónimo de playas soñadas, Acapulco posee un clima tropical y arenas doradas, ofreciendo un encuentro con la naturaleza, pero también se destaca por la variada vida nocturna, encuentros de golf, buceo, windsurf, pesca, vóley, fútbol, tenis, squash, motos de agua, etc.

Es un destino recomendable para realizar caminatas, nadar, admirar los clavados, o hacerlos si se cuenta con la preparación necesaria en “La Quebrada”, una piedra de cuarenta y cinco metros de altura a la orilla del mar…O simplemente deleitarse con la magnificencia de la puesta o  caída de sol.

Apropósito de las cifras que sobre los resultados de la temporada vacacacional de Semana Santa divulgaron las autoridades por todo lo alto, incluso para refutar las discrepancias, resulta pertinente una observación que acaso sea útil para atemperar el entusiasmo, verdadero o fingido, con que esas mismas autoridades saludaron los datos.

Las cifras que ofreció el titular de la Secretaría de Turismo del estado fueron las siguientes (sin cuestionar el método o la tecnología de la que se vale la dependencia para no calcular, no estimar, sino determinar con precisión casi milimétrica los números): del 13 al 28 de abril de este año un millón 257 mil 948 turistas visitaron Guerrero y dejaron una derrama económica de 2 mil 916.2 millones de pesos.

Pero en la misma temporada del año pasado vinieron un millón 219 mil 292 turistas. Es decir que este año vinieron 38 mil 656 turistas más que el año pasado, que representan un incremento de 3.17 por ciento. En este punto comienzan las confusiones y los equívocos.

La derrama económica –según las cifras de la Sectur– dejada en 2018 ascendió a 2 mil 775.6 millones de pesos. Si en 2019 este rubro alcanzó los 2 mil 916.2 millones de pesos, entonces la diferencia positiva es de 140.6 millones de pesos, la cual equivale a 5.06 por ciento.

Violencia

May 26, 2019

Probablemente la autoridad tenga preparada ya la explicación que dará en caso de que el conflicto entre Jicayán de Tovar y El Jicaral derive en hechos de sangre.

Jicayán de Tovar, municipalidad de Xochistlahuaca, Guerrero, y El Jicaral, municipio de Coyoacán de las Flores, estado de Oaxaca, desde 2006 mantienen un problema de tierras.

Los guerrerenses acusan a los oaxaqueños de hostigarlos y agredirlos con frecuencia.

Entre los sucesos más recientes, el presidente municipal de Xochistlahuaca, Bacilio Florentino Díaz, cita lo ocurrido el 4 de abril: “vecinos de El Jicaral tenían sitiada la comunidad de Jicayán de Tovar; primero sólo hacían disparos al aire, pero este jueves ya fue directamente hacia la comunidad, por lo que ha habido intercambio de balas, y se teme que haya muertos”.

Antes, el 2 de abril, los de El Jicaral incursionaron en el ejido de Jicayán e incendiaron el cerro denominado El Campanario, y amenazaron a vecinos de la comunidad guerrerense, afirmó.

A raíz de eso las escuelas están cerradas, no hay servicio médico y la gente vive temerosa.

El alcalde ha sido insistente en pedir el apoyo del gobierno del estado porque teme que la violencia se recrudezca.

Dijo que ya dio parte a la administración estatal y al delegado del gobierno federal en el estado, Pablo Amilcar Sandoval Ballesteros, “solicitando la intervención de cada uno de ellos para buscar una salida pacífica al conflicto agrario; de igual manera, ya tiene conocimiento el delegado de Gobernación en Guerrero, Erit Montúfar”.

Pero no ha habido respuesta.

El alcalde demanda al gobierno federal que se instale un módulo de la Guardia Nacional o del Ejército en el lugar conocido como La Curva, donde hasta 2018 había uno del instituto armado. Cuando estuvieron ahí los militares, ambas comunidades estuvieron en paz, unos ocho años, pero una vez que se retiraron los soldados recomenzaron los ataques.

El conflicto cada día se complica más, y puede haber heridos y muertos, advierte, al tiempo de quejarse de que no hacen caso a su petición de vigilancia. n

Archivo

« Mayo 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31