De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México unas 19 millones de personas emplean combustibles sólidos para cocinar, hábito que provocó al menos 15.000 muertes prematuras en 2016, como resultado de la ingestión de partículas derivadas de estos combustibles.

Para combatir estas frías estadísticas, se han emprendido programas destinados a mejorar la situación en la que estas personas cocinan sus alimentos. Uno de ellos es el uso de cocinas solares. ¿En qué consiste? El cocinero se encarga de preparar sus alimentos en unas ollas y deja que los rayos solares hagan el trabajo. De este modo, se evita la exposición a las partículas que se desprenden, por ejemplo, del carbón o la leña.

Esta alternativa ha revolucionado la forma de vivir de miles de personas beneficiarias. No obstante, aún es deficiente, puesto que no funciona cuando el cielo está nublado o en periodos de lluvias. Además, tiene la desventaja de que el proceso de cocción es mucho más lento.

Sin embargo, también pueden emplearse electrodomésticos que consumen poca energía para cocinar los alimentos. Estos son especialmente útiles para aquellas personas que se dedican a vender comida. Actualmente, los hornos multifunciones realizan prácticamente casi todo tipo de cocción. Del mismo modo, las freidoras usan menos aceite que una sartén, tienen más capacidad, consumen poca energía y cocinan los alimentos por igual. También tenemos planchas para cocinar pollo y pescado a la plancha. Por último, los dispensadores multibebidas nos indican el momento exacto de servir una bebida. Todos estos aparatos registran un bajo consumo de energía. Claro está, hay que considerar también la marca y el precio.

Los programas sociales han aprovechado que algunos estados que emplean gas y leña cuentan con los servicios básicos, por lo que se ha impulsado también el sistema de cocinas eléctricas y el uso de electrodomésticos para dejar de lado el uso de combustibles sólidos que solo perjudican la salud de la población.

Según el Inegi, de los 4 millones de habitantes de Oaxaca, el 70 % vivía en la pobreza y un 27 % sufría de pobreza extrema. Los datos fueron registrados en 2016. Quienes más sufrían por el uso del GLP para cocinar era las comerciantes y vendedoras de alimentos. En entrevistas, muchos de los beneficiarios se mostraron sorprendidos, pues nunca pensaron que podían cocinar gracias a la energía solar.

Otro de los estados que ha recibido asistencia es Guerrero. En las zonas más pobres, las mujeres alternan sus trabajos informales con el cuidado de sus hijos. Ellas han expresado su agradecimiento por la implementación de este método ecológico de cocina. Además, han señalado que el consumo de aceites es menor que con leña y GLP.

Las vecinas de algunas localidades recibieron capacitaciones sobre cómo usar la cocina y sus beneficios. Además, se han organizado para realizar demostraciones en casa, intercambiar recetas, degustar platillos y difundir cómo este nuevo sistema las ha beneficiado y ha cambiado sus vidas.

Las cocinas solares funcionan como una especie de invernadero, donde se concentra el calor que luego realiza la cocción sobre la comida. Está rodeada de unos alerones que ayudan a captar la radiación solar gracias a su forma parabólica y la envía hacia el recipiente con los alimentos.

Este sistema es capaz de hervir el agua y cualquier tipo de alimento. La población ya no está expuesta a contaminación por partículas y está convencida de que está siendo amigable con el medio ambiente. Ya no talan árboles para conseguir la madera ni contaminan el planeta con el carbón o leña que solían emplear para cocinar. Representantes del Inegi aguardan que las cifras por muertes prematuras disminuyan con la implementación de alternativas ecológicas.

La calvicie o alopecia es un problema que preocupa a un porcentaje elevado de la población, sobre todo la masculina. La falta de confianza y autoestima que produce el poco o inexistente crecimiento de pelo ha hecho que los trasplantes capilares sean una opción que muchos contemplan y cuyos precios se han adaptado a la oferta del mercado, dependiendo siempre de factores como qué área capilar deba cubrirse o la clínica que ofrece el servicio. Pero para que nos hagamos una idea, la base promedio de un trasplante de cabello ronda los 65,000 pesos.

Cuando hablamos de ello nos referimos a una técnica quirúrgica de mínima invasión para la restauración de cabello perdido por cualquier causa genética o adquirida en zonas donde ya no se puede estimular por medio de tratamientos capilares farmacológicos. Esto requiere una evaluación profunda y el contacto con expertos que sepan exactamente qué hacen y qué particularidades tiene el cuero cabelludo y tu caso en particular, y es que existen varios tipos de técnicas distintas para llevarlo a cabo que varían en precio; la Técnica FUE por ejemplo cuesta 110 pesos por unidad folicular, mientras que la Técnica FUSS o FUT cuesta 100 pesos, siendo ambos la media del mercado. 


¿Cómo se estipulan los precios de un procedimiento de estas características?

Lo que más tiene en cuenta cada paciente antes de lanzarse a probar un injerto de cabello es su bolsillo. Para tener un promedio base, te interesará saber que cada unidad folicular contiene entre 1 y 4 folículos (cabellos) y serán los profesionales los que determinarán la cantidad concreta que cada uno necesita. Lo que hacen algunos centros es estipular los precios a partir del tamaño de la sesión estableciendo promedios. Para saber exactamente qué incluyen estas en estos precios cerrados es importante un buen asesoramiento completo, aunque lo que cubre el gasto final son los gastos de quirófano, la retirada de los puntos, la anestesia y el anestesista, los medicamentos desaceleradores del proceso de alopecia, los productos posoperatorios de higiene y los controles de postcirugía. 


Algunos factores que afectan en el precio del trasplante capilar

Como hemos comentado, aunque el precio tiene un promedio en base a lo que ofrece el mercado son algunos los factores subjetivos que pueden influir a la hora de establecer el precio final. La cantidad de cabello, la técnica que se va a utilizar, los materiales quirúrgicos que se usen en todo el tratamiento o los profesionales que intervienen en él van a determinar cuánto te puede costar el implante de cabello. Según el Doctor Enrique Orozco, especialista en trasplante capilar, certificado por la ABHRS (American Board of Hair Restoration Surgery) y CEO de la Clínica DrEO, “en nuestra clínica utilizamos los últimos materiales que son puestos en el mercado y no escatimamos en los gastos destinados a proveernos del instrumental de más alta calidad; sabemos que para garantizarles a nuestros pacientes el resultado por el que podemos enorgullecernos como clínica es necesario invertir en materiales de última generación”.

Para llevar a cabo esta técnica quirúrgica se necesitan entre 4 y 8 profesionales altamente calificados, entre los que se identifican los médicos, los técnicos capilares y las enfermeras. Gozar de un equipo con experiencia en el sector es una garantía a la que recurren muchos pacientes, ya que les refuerza en su confianza para con el resultado final. Cabe tener en cuenta también que no todos los pacientes necesitan de las mismas sesiones para conseguir resultados óptimos con los que se sientan satisfechos, así que ello evidentemente también va a determinar lo que va a pagar al terminar el proceso.

Además, este tratamiento no tiene en cuenta solo la posible melena futura de los usuarios, sino también su vello facial. Tanto es así que también es posible someterse a un injerto de barba, y es que la abundancia de barba se asocia socialmente con una apariencia atractiva y masculina a la que muchos hombres no quieren renunciar. Igual que el tratamiento capilar, este procedimiento quirúrgico es de mínima invasión. La ausencia o los huecos en la barba se pueden deber a que el grosor y la cantidad de folículos no es adecuada para producir una barba de buenas características, teniendo en cuenta que el vello facial proviene de un folículo. 

¿Tienes dudas acerca de si vale la pena la inversión y no sabes qué decisión tomar? “Sabemos que el trasplante capilar implica invertir una importante suma de dinero”, explica el Doctor Orozco. No obstante, este especialista también remarca que se trata de una solución vitalicia al problema de la calvicie; por ende, se paga una sola vez, si solo se requiere de una sesión, y los resultados permanecen con el paciente de por vida”.

Mesura necesaria

Nov 22, 2019

Los gobernantes en general –sobre todo en una república democrática– están obligados a ser cautos y mesurados en sus declaraciones públicas; y en particular, en el México actual, si han de referirse a avances o logros en materia de seguridad pública, un terreno resbaladizo de por sí.

Desde hace muchos años ha quedado demostrado que los grupos criminales le llevan delantera al gobierno, pues poseen poder de fuego, temeridad, flexibilidad y capacidad financiera que los pone fuera del alcance del poder del Estado. Pero los más recientes acontecimientos en esa materia –la sublevación, por llamarla de alguna manera, en Culiacán, y el asesinato de nueve integrantes de la familia LeBarón– no han hecho sino confirmarlo.

De poco sirve que el poder militar del Estado sea mayor que el de los grupos criminales, si no puede ejercerlo por razones de estrategia, de táctica, políticas o éticas, porque los delincuentes no se sujetan a consideraciones de ese tipo. Tienen su propia lógica, su propia dinámica, su propio ritmo y su propia agenda.

Por eso, los alcaldes que opinaron que la violencia en sus municipios va a la baja deberían consignar esa información como simple dato estadístico, para no dar lugar a que el público piense que es resultado de su gestión o de la gestión de su partido en otros ámbitos de gobierno. Esto, por supuesto, para un político que vive pendiente de sus niveles de popularidad o que tiene planes para hacer carrera en otros niveles de la administración pública, que requieren del voto popular, ha de ser muy difícil: contener las ganas de atribuirse un logro para luego alzarlo como trofeo, recurso mediático y argumento para ganar simpatías.

Que los índices de criminalidad han caído, puede ser verdad. Que ha sido así debido a la acción del gobierno, eso es mucho más dudoso. En cualquier momento México y el mundo pueden ser sorprendidos por la noticia de una nueva barbaridad cometida por los grupos criminales, como la desaparición de los 43 de Ayotzinapa, la rebelión en Culiacán o la masacre de la familia LeBarón.

Si la estrategia pacificadora del gobierno federal es efectiva, eso es algo que aún está por verse. El mismo presidente López Obrador acaba de pedir un año más para empezar a presentar resultados, pero tal vez ni siquiera ese plazo sea suficiente para ello, pues el problema es mucho más complejo y no admite simplificaciones.

Su programa social estrella, el de Jóvenes Construyendo el Futuro, que tiene por objetivo arrebatar al crimen organizado a las personas más vulnerables de la sociedad, dista de ser perfecto: en esta misma edición se reportan fallas detectadas, sobre todo, en Costa Grande, que obligan a la Secretaría de Bienestar a reubicar a los muchachos becados para poner fin a vicios que ya empiezan a darse. n

El hecho de que, por un lado, los gobernantes se quejen de recortes presupuestales y, por otro, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) divulgue fallas en el manejo de recursos en 2018, mueve a la reflexión.

Más de 100 millones de pesos para el equipamiento, compra de vehículos para actividades de los policías, calzado y uniformes para la Secretaría de Seguridad Pública del estado, presentaron irregularidades en su manejo.

La Fiscalía General del Estado (FGE) incurrió en irregularidades por más de 7 millones de pesos en la adquisición de bienes que no se constataron en uso, en tanto la Ssa incurrió en probable desvío superior al millón de pesos por sueldos excesivos, personal con doble plaza y anomalías en nóminas.

En aras de la justicia habrá que precisar que no puede hablarse aún de desvíos, porque está vigente el proceso durante el cual las dependencias tendrán que comprobar el uso de los recursos que les están cuestionando; por tanto, la ASF no ha emitido sentencia.

Lo que está en evidencia, eso sí, es que estas dependencias, así hayan gastado correctamente el dinero, no lo hicieron con suficiente claridad; y aun cuando al final del procedimiento comprueben que no cometieron ninguna falla, por lo pronto demostraron ya que actuaron con opacidad.

A reserva del veredicto, cuando menos está a la vista el desorden administrativo en que cayeron, lo que ha dado lugar a que la ASF exhiba la ineficiencia, hecho que mancha a toda la administración estatal.

Luego, si no ha habido capacidad para manejar correctamente el presupuesto, eso hace mella en la autoridad moral con la que están reclamando más recursos, pues si no han sabido administrar los que han recibido, menos podrán hacerlo si se los aumentan.

Eso, aparte de que la auditoría federal reclama la aclaración de más de 19 mil millones de pesos que no han comprobado las administraciones de René Juárez Cisneros, Zeferino Torreblanca Galindo, Ángel Aguirre Rivero, Rogelio Ortega Martínez y Héctor Astudillo Flores.

Entonces, ¿para qué piden más dinero si se lo embolsan o no lo saben administrar? n

El gobernador Héctor Astudillo Flores expresó que “el tema de seguridad no es un tema de tiempos; es un tema de coordinación de  fuerzas, de insistencia”.

Admitió que se equivocó cuando, al comenzar su mandato, se comprometió a que en un año arreglaría el tema de seguridad.

Así, concedió la razón al presidente Andrés Manuel López obrador, a quien un año no le fue suficiente para solucionar el mismo problema como había dicho que lo haría, por lo que el jefe del Ejecutivo federal pidió a los mexicanos un año más para ofrecer resultados.

Dice bien Astudillo Flores.

Si bien los gobernantes son muy dados a fijar plazos para resolver ciertos problemas, se debe al ánimo de ganar simpatías, sobre todo si están en campaña, o si lo hacen por ignorancia. No conocen, no estudian, no se informan, no analizan, pero se comprometen, para luego meter reversa cuando se percatan de la realidad.

El gobierno de Guerrero no podría acabar con la violencia en un año, ni ha podido hacerlo en cuatro, porque la solución depende básicamente del gobierno federal.

Tal vez los componentes de la comisión de paz estén haciendo un trabajo que escapa a la luz pública, pero lo que se ve es que su actuación es reactiva.

Concentra su fuerza en los sitios donde surge más violencia; llega después de los balazos para impedir que vuelva a haber; arriba a los escenarios de sangre después de que cayeron los muertos y los homicidas huyeron.

Labor preventiva es la que ejecutan: patrullajes, rondines, como si fueran policías municipales. Que no puedan revelar su estrategia es de entenderse, lo que no se entiende es que no haya resultados.

Es la delincuencia la que determina cuándo, cómo, dónde y a qué horas brotarán las balaceras con sus respectivos muertos.

Si los recientes bloqueos y quema de autobuses en Costa Grande es obra del crimen, como afirma la Secretaría de Seguridad Pública estatal, es una prueba contundente e irrebatible de que son los delincuentes los que llevan la batuta.

Concedamos que los homicidios dolosos han venido a menos, así sea por razones no muy claras; no obstante, de ninguna manera significa que la calma y la tranquilidad han llegado, pues cuando menos se piense surge el desorden, en tanto las fuerzas de seguridad, como los bomberos, se esfuerzan sólo en apagar el fuego.

¿Problema heredado? Cierto, pero se supone que los malos son los que perdieron las elecciones, y los ganadores, los que iban a componer todo, son los que llegaron; empero, no se nota la diferencia. n

Archivo

« Noviembre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30