Eventos deportivos y congresos incidieron en los índices de ocupación; el Acapulco Dorado con más del 95%

Acapulco, Gro., 4 de marzo.- Producto de los grandes eventos registrados durante el transcurso de la semana, como el Mextenis, el Rally Deportivo del Golf al Pacífico, el Congreso Regional de Alcohólicos Anónimos, así como de la promoción constante que hace la administración del gobernador Héctor Astudillo Flores de los destinos turísticos de Guerrero, la entidad cierra con una ocupación hotelera general del 84.1 por ciento.

En Guerrero, especialmente Acapulco, se tuvo un excelente cierre de semana gracias a los eventos deportivos y congresos, de tal forma que este domingo la ocupación hotelera en las tres zonas del puerto los índices se fijaron de la siguiente manera: en la Diamante al 76.3%, la Dorada en el 95.2 y la Náutica en el 55.8 por ciento, dando una ocupación hotelera general del 86.2 por ciento.

Por otra parte, en el municipio de Azueta, en Zihuatanejo la ocupación se fijó en el 70.8% y en Ixtapa 84.9 por ciento, registrando este binomio una ocupación hotelera general del 82.9. por ciento. Mientras tanto, en el pueblo mágico de Taxco, el índice se ubicó en el 84.3por ciento.

El secretario de Turismo estatal, Ernesto Rodríguez Escalona, destacó que en la semana que concluye sin duda el nombre de Acapulco estuvo en más de 170 del mundo, debido al Abierto Mexicano de Tenis que concluyó ayer de manera espectacular.

El funcionario estatal adelantó que la semana próxima será una ventana extraordinaria en el mundo financiero y político, esto por la Convención Bancaria y porque en este encuentro se tendrá la participación de los candidatos a la presidencia de la República.

Contra lo que pudiera pensarse, a consecuencia del colapso de la industria de la amapola –por la caída de la demanda de opiáceos en Estados Unidos–, ninguno de los escenarios posibles para la sierra se ve favorable a la paz y a la tranquilidad de los habitantes de esa región y, por ende, del estado de Guerrero.

No sólo porque la región está habituada al cultivo de la adormidera, pues durante décadas ha constituido su principal, si no es que única, fuente de ingresos, sino también porque éstos han contribuido de manera significativa a dinamizar la economía de los alrededores.

¿Quién en los municipios que rodean la sierra no recuerda la estampa del campesino amapolero que cada dos semanas bajaba a la cabecera municipal con los bolsillos repletos de dinero y se regresaba con voluminosos cargamentos que contenían todo lo que necesitaba su familia? Ese hombre era un cliente muy apreciado por los comerciantes porque compraba de todo en grandes cantidades y pagaba en efectivo y de contado.

Acapulco, Gro., 03 de marzo.- Para evitar casos de dengue, chikungunya y zika, dando cumplimiento a las indicaciones del alcalde Evodio Velázquez, personal del departamento de Vectores de la Dirección de Salud Municipal intensifica las brigadas de abatización y fumigación en distintas colonias y poblados del municipio, llegando en esta ocasión a Barra Vieja y a San Andrés Playa Encantada. 

El encargado de despacho de la dependencia, Arturo Cisneros Clemente, informó que continuarán con estas acciones en diferentes puntos del municipio, además de recordar a la ciudadanía la importancia de no guardar objetos que acumulen agua, manteniendo su patio y azotea limpios.

 

Los reacomodos en política son un fenómeno constante y permanente, y suelen acelerarse en periodos electorales


El primer gran reacomodo en el México actual ocurrió en torno a la elección presidencial de 1988. Un elemento disruptor había entrado en escena con el ascenso de Miguel de la Madrid al poder en 1982. De formación y filiación neoliberal, el priísta llegó urgido de “poner orden” en el desastre que dejó el gobierno populista de José López Portillo, cuyos desatinos en política económica hundieron al país en un caos inflacionario que costó unos 20 años superar.

De la Madrid aplicó las recetas neoliberales que aprendió en Harvard, y se propuso adelgazar al gobierno obeso que le heredó su antecesor. En primer lugar, devolvió a sus antiguos propietarios los bancos que éste nacionalizó, y se dedicó a vender, en muchos casos a precios de remate, las empresas que López Portillo había ordenado adquirir por cientos, muchas veces a precios de oro, en el ilusorio afán populista de controlar los factores que determinan la economía, entre ellos la oferta de productos y sus precios. Tiempo después se sabría que eso es el neoliberalismo: dejar hacer y dejar pasar a la empresa privada, de modo particular a la dedicada a las altas finanzas, sin restricción alguna. Fue precisamente durante el gobierno de De la Madrid que el neoliberalismo pasó la factura a la economía, en el martes negro de la Bolsa Mexicana de Valores.

La izquierda, dentro y fuera del PRI, pronto dio la voz de alarma: esta política económica iba contra todo lo que era hasta entonces el Estado mexicano, y se reagrupó.

Suelen los números jugar malas pasadas a los periodistas, un poco por la presión de la hora de cierre de edición y otro poco por su falta de pericia aritmética.

Hace unos años –en una administración estatal que ya pasó– cayeron en un error de este tipo y acabaron reforzando una versión engañosa de las autoridades de seguridad pública: un día antes de que el Operativo Acapulco cumpliera un año, estas convocaron a conferencia de prensa para anunciar su conclusión. Sin incluir el día que habría completado el año, la cifra de homicidios en el puerto era menor en 0.8 por ciento a la del año anterior. La versión oficial redondeó este número y anunció por todo lo alto una reducción de 1 por ciento en un año de operación. Y así lo informaron los medios de comunicación: En un año, reducción de 1 por ciento en homicidios, apegados al guión oficial. Pero no era un año y no era 1 por ciento. Y al día siguiente de esa conferencia de prensa, justo en el día que la operación habría completado el año, fueron hallados siete cadáveres en la parte alta de la colonia Icacos. De haberlos incluido en el conteo, la cifra de muertos se habría disparado y habría mostrado la inutilidad de la operación.

Pero los medios no supieron interpretar esos números, o no quisieron ocuparse de ello, y prevaleció la versión oficial.

Años después, viene bien reflexionar en términos aritméticos.

La mayoría de los meses del año tienen 30 y 31 días. Siete meses tienen 31 días, y cuatro tienen 30 días. Suman 337 días. Febrero –el único que falta en esta lista–puede tener 28 o 29 días, según que el año sea bisiesto o no.

Así, puede decirse que los meses “grandes” tienen en promedio poco menos de 30.64 días.

Si durante estos meses “grandes” hubo, también en promedio, 6.3 asesinatos, eso significa que en promedio hubo 0.206 homicidios cada día. Luego, al multiplicar esta cifra por los 2.64 dias que le faltarían a febrero para ser igual que los otros meses, resulta 0.54, lo cual sumado a los seis muertos que hubo en el mes, da por resultado 6.54 homicidios, cifra que es mayor al promedio anterior de 6.3.

En conclusión: no hubo disminución en febrero; por lo contrario, hubo un ligero aumento, por la sencilla razón de que la comparación es entre un mes de 28 días y varios meses promedio de 30.64 días.

Aparte está el tema de la percepción personal, que es una apreciación subjetiva a partir de hechos objetivos. Tal percepción puede estar influida por las experiencias individuales, por los temores propios, por el ambiente cotidiano en que se desenvuelve el sujeto.

En el caso de Acapulco, tanto los hechos objetivos como la percepción personal no parecen mejorar.

Archivo

« Mayo 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31