Defensa emocional

Jul 20, 2019

Ni el show ni la estridencia son la manera más efectiva de contrarrestar señalamientos que perjudican a Acapulco.

Si la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) declara las playas Caletilla, Hornos, Suave, Carabalí y Manzanillo como no aptas para uso recreativo, habría que responder con un reclamo formal para que el organismo compruebe que, efectivamente, rebasan el límite de contaminación, pero no asumiendo el papel de plañideras, haciéndose las víctimas, que no los coloca más que en una posición incongruente, ridícula y grotesca.

El titular de la Secretaría de Turismo estatal, Ernesto Rodríguez Escalona, declaró que “hay personas que atacan de forma sistemática a Acapulco. En cada inicio de temporada alta, hay gente que ataca a Acapulco, sistemáticamente”.

No son personas, no es gente; es un organismo federal dependiente de la Secretaría de Salud el que hace el “ataque”, para lo cual afirma haber sometido a estudios de laboratorio más de 2 mil 100 muestras de agua de mar de 273 playas en los principales destinos turísticos ubicados en 17 estados costeros, de lo cual resultó que 268 son aptas para que se bañen en ellas.

Antes de pegar el grito en el cielo, funcionarios como el de Turismo deberían tomar en cuenta que los eternos vertederos de aguas negras hacia la bahía no se han resuelto.

Deberían percatarse, asimismo, de que las plantas tratadoras de aguas negras operan con marcadas irregularidades, entre ellas la de Aguas Blancas, que desde su inauguración no ha funcionado bien, y la ubicada en la colonia La Mira.

Se darían cuenta de que esa gente que ataca a Acapulco, de la cual habla Rodríguez Escalona, se encuentra enquistada al frente de las dependencias encargadas de corregir estas fallas sin cumplir su responsabilidad.

Sin duda, hay gobiernos y particulares interesados en perjudicar a Acapulco, pero los principales enemigos del puerto se localizan en los gobiernos municipal y estatal, donde hay servidores públicos que no hacen su chamba. n

El diputado federal Rubén Cayetano García va por la refundación del Poder Judicial en Guerrero.

Acusa que está consumiéndose en la corrupción, el tráfico de influencias y el nepotismo; demanda además que se evalúe la calidad de las sentencias; “los tiempos que duran los procesos se exceden de los plazos que la misma ley establece, lo que hace que la justicia en esos plazos resulta muy costosa. Tienen a la gente dando vueltas y vueltas, y dinero y dinero; se han vuelto un negocio los juicios”, reforzó.

No es sólo el legislador federal quien tiene esa percepción del Poder Judicial.

El pasado 24 de febrero, el Frente Nacional de Abogados Democráticos (FNAD) denunció en Chilpancingo que el Poder Judicial trabaja de manera muy lenta, “pues sólo imparte justicia en dos de cada 10 casos que llegan a los tribunales”.

El dirigente de la FNAD de Chilpancingo, Carlos Marx Barbosa Guzmán, afirmó que el Poder Judicial está violando uno de los principios fundamentales de su actuar, que es impartir justicia de manera pronta, expedita e imparcial.

Asegura el dirigente que enviaron al presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Alberto López Celis, un escrito haciendo notar estas fallas, pero no les dio respuesta.

Alguien más ha levantado la voz contra el mismo poder: el Foro Guerrerense de Abogados, que lidera Perla Maldonado Rodríguez, quien en enero pasado cuestionó, de principio a fin, el proceso de la selección de jueces de control y enjuiciamiento penal, respecto al cual, con nombres y apellidos, señaló que se benefició a familiares y amigos, pasando por alto la carrera judicial y los conocimientos de los aspirantes.

Citó que, de acuerdo con los artículos 163 de la Constitución Política del estado y 65 de la Ley Orgánica del Poder Judicial y del Reglamento del Sistema de Servicio de Carrera Judicial, los seleccionados debían provenir del servicio judicial de carrera, lo que la convocatoria correspondiente no mencionó.

Los señalamientos del Foro también se estrellaron contra el silencio y la indiferencia del Poder Judicial.

Es ahora el diputado Cayetano García quien se suma a la empresa de recomponerlo, recurriendo al Congreso local, al que presentará más de 6 mil firmas que afirma ya estar recabando.

El desenlace está por venir; habrá que esperar para ver si el legislador llega hasta el final. n

Habrá que reconocer que el arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González, tiene razón al expresar la necesidad de divulgar con más claridad entre toda la población cuáles son las funciones de la Guardia Nacional, porque sucede que llegó a Guerrero el juguetito nuevo que tanto se esperaba y tantas expectativas ha creado, pero la gente desconoce a ciencia cierta de qué se ocupará.

Habrá que recordar que, ante los cuestionamientos nacionales, pero sobre todo de organismos internacionales, en el sentido de que la labor de soldados y marinos en actividades de seguridad pública es ilegal, el gobierno de Enrique Peña Nieto intentó, mediante reformas legales, legalizarla, pero no se concretó.

Ahora, con el gobierno de la Cuarta Transformación, se creó la Guardia Nacional, para lo cual se reformó la ley; en consecuencia, en adelante serán soldados y marinos integrados a la GN los que sustituyan a los que ha venido haciendo tareas propias de policías.

Visto de otra manera, se ha legalizado la participación de Ejército y Marina en actividades de seguridad pública.

Las modificaciones legales que dieron paso a su creación establecen asimismo en qué consistirá su operación. ¿Qué harán? ¿Qué no podrán hacer? El grueso de la población lo ignora; por tanto, como suele suceder en estos casos, si no tiene la información, la sustituirá por otra que venga a su imaginación.

Por tanto, los desinformados, que son la inmensa mayoría, esperarán que la GN haga algo que no está entre sus funciones y se sorprenderán de que realice trabajos que le consideraba ajenos.

Se antoja un hecho irrebatible el que, si la GN hará la misma labor que durante años han llevado a cabo los militares, la situación de inseguridad y violencia no cambiará; si su trabajo se constriñe a patrullar calles, flaco favor harán a la población.

Ya el gobernador Héctor Astudillo Flores declaró que nada impedirá que actúe la nueva corporación en Guerrero. Y está bien, porque pareciera que es la última carta que la autoridad federal se juega para someter al crimen.

Ahora deberán definir plazos para medir los resultados reales y no las concebidas justificaciones. n

Para abatir la inseguridad, los municipios han puesto todos los huevos en una sola canasta: la Guardia Nacional.

Desde el anuncio de su creación, los alcaldes hallaron la manera de sobrellevar la violencia, vendiendo la idea a sus gobernados de que será la GN la que acabe con el problema.

La obligatoriedad de certificar a los policías municipales viene desde 2008 en que el Congreso de la Unión aprobó las reformas legales que dieron curso al nuevo sistema de justicia penal acusatorio.

Las disposiciones legales concedieron ocho años para que se preparara a los policías municipales –al mismo tiempo que los federales y los estatales–, a efecto de que en 2016, poniéndose en marcha el nuevo sistema, los guardianes ya estuvieran listos para integrarse al mismo.

Los presidentes municipales ni por enterados se dieron. En 2019, once años después, algunos siguen en el mismo tenor, en tanto otros hacen como que trabajan en ello.

Fue por ello tal vez que, al dar la bienvenida a la Guardia este martes, el gobernador Héctor Astudillo Flores, conocedor de la indolencia de los ediles, advirtió que ni gobierno estatal, ni los municipios, quedarán libres de su principal obligación: la de garantizar la seguridad en sus respectivos ámbitos.

Si resulta verdad que en la reunión del miércoles del gobernador con los ediles se acordó que los ayuntamientos se harán cargo del hospedaje y alimentación de la GN, nada aventurado sería asegurar que de ahí se agarrarán los alcaldes para desatender su responsabilidad de certificar a sus policías.

¿Qué avances hay en la profesionalización de esos cuerpos de seguridad? En Acapulco, el municipio más importante de la entidad, 25 por ciento carecen de certificación, de acuerdo con el informe de la Octava Región Naval.

En Tepecoacuilco existen 33 policías para resguardar más de 38 mil habitantes; el alcalde, Ignacio Ocampo Zavaleta, asegura que todos están certificados, pero la corporación está incompleta; afirma que ha buscado contratar más policías, pero no han pasado las pruebas.

En Iguala, el síndico procurador, Frumencio Ramírez Cardona, dice que el municipio cuenta con 70 policías certificados, todos desarmados, cuando por el número de habitantes de la ciudad debería contar con 300 uniformados.

Ana Lilia Botello Figueroa, alcaldesa de Buena Vista de Cuéllar, dijo que su ayuntamiento sólo cuenta con 16 agentes policiacos, los cuales no son suficientes para cubrir las necesidades de seguridad de su municipio. Trabajan desarmados, aunque asevera que todos están certificados.

El municipio de Ixcateopan lleva más de cuatro años sin policía municipal, reporta la alcaldesa, Naucelia Castillo Bautista.

El 9 de noviembre de 2017, la secretaria ejecutiva del Consejo Estatal de Seguridad Pública, Nybia Solís Peralta, declaró que las policías municipales seguían siendo las más retrasadas en materia de certificación.

Por tanto, no cuesta mucho trabajo imaginar el papel que desempeñarán los ayuntamientos en la protección a sus ciudadanos. Todo el paquete se lo están dejando a la Guardia Nacional, al fin que le van a dar de comer y dónde dormir. n

En verano, con el calor, el aire acondicionado es muy útil y le permite mantenerse fresco en su coche, en invierno, le permite limpiar su parabrisas más rápido. Desde la instalación, en 1939, en un Packard, del primer sistema de aire acondicionado para automóviles (que entonces ocupaba todo el espacio del maletero), hasta los sistemas de aire acondicionado de hoy, se ha avanzado considerablemente. Para mantenerlo fresco sin riesgos, es mejor hacer revisar su sistema de aire acondicionado con regularidad. En el siguiente sitio web, www.autorecambiosstore.es se muestra el funcionamiento del aire acondicionado.

¿Cómo funciona el aire acondicionado en un coche?

Si entiende como funciona el aire acondicionado en un coche, entenderá como funcionan todos los demás sistemas de refrigeración (aire acondicionado interior, congelador, etc.)

El funcionamiento general de un sistema de aire acondicionado para automóviles se basa en la compresión de un gas refrigerante. El sistema se compone de diferentes elementos: un compresor, un condensador, un reductor de presión. Comprimirá este gas que se elevará a alta presión (por lo tanto a alta temperatura) para luego ser enfriado al máximo. Es este lazo el que permitirá que el aire frío entre en la cabina.

Pero, ¿Cuáles son las etapas reales de circulación de este gas refrigerante?

Primero

El gas es presurizado por un compresor de aire acondicionado. Este compresor es accionado por la correa accesoria, que está conectada al motor.

Una vez arrancado, el compresor de aire acondicionado requerirá más esfuerzo por parte del motor, que tendrá que accionar una nueva pieza. Usted lo habrá comprendido, es por lo tanto este compresor el que está en el origen de los pequeños inconvenientes de la climatización: pérdida de potencia, sobreconsumo de combustible.

El gas, ahora bajo presión, está a una temperatura muy alta. Tendrá que enfriarse si queremos conseguir el efecto de mucho frío del aire acondicionado.

Segundo paso

 El gas caliente bajo presión pasa a través del condensador (radiador de refrigeración equipado con un ventilador). Comienza entonces la fase de enfriamiento. La reacción caliente/fría licua naturalmente el gas, que luego cambia de estado gaseoso a líquido.

Tercer paso

 El gas es ahora líquido con una temperatura media (más caliente que fría). El deshidratador filtra y limpia este líquido para eliminar todas las partículas finas que han aparecido durante el proceso y los rastros de humedad. Este paso es esencial para evitar dañar el resto del circuito.

Cuarto paso

El líquido caliente se enfriará significativamente. ¿Cómo? El regulador expande el gas líquido. El regulador simplemente despresurizará el gas, lo que reducirá drásticamente su temperatura. El líquido que sale del regulador es entonces muy frío.

Transformar el aire ambiente con aire frío en el habitáculo

 El evaporador es el último elemento del circuito de aire acondicionado. Actúa como un "enfriador de aire". El aire ambiente, que llega desde el exterior, pasará a través de todos los tubos (que contienen el líquido frío) del evaporador. Este paso es como entrar en un radiador completamente refrigerado. De este modo, el aire atrae toda su frescura durante este paso. El contacto del aire caliente con el líquido frío hará que el líquido se evapore gradualmente.

Al mismo tiempo, el evaporador absorberá los últimos rastros de humedad y polvo contenidos en el aire (gracias al filtro de habitáculo) para transmitir el aire más sano posible al coche. La humedad retenida por el evaporador se expulsa en forma de agua. Por lo tanto, es normal encontrar rastros de agua debajo del coche cuando el aire acondicionado está encendido.

Una vez que el aire fresco se ha transmitido al habitáculo, el líquido vuelve a ser gaseoso. Pasará a través del regulador y luego a través del compresor a montar bajo presión. El bucle continuará durante toda la activación del aire acondicionado.

 

Archivo

« Julio 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31