Incumplían disposiciones sanitarias en aforo y horarios


Este fin de semana fueron clausurados en Acapulco tres establecimientos que incumplían los lineamientos sanitarios para su funcionamiento, rebasaban el horario de servicio permitido y el aforo establecido para evitar contagios de coronavirus.

Durante un operativo efectuado la noche del viernes y la madrugada del sábado por Protección Civil, Reglamentos y Espectáculos, Vía Pública, policías Turística, Vial y Preventiva, sancionaron a la taquería El Pastorcito, mientras que este domingo se emprendieron procedimientos administrativos a Bar Mad y Angels House Bar, ubicados en la Condesa.

Por instrucciones de la presidenta municipal, Adela Román Ocampo, el gobierno de Acapulco intensifica recorridos de vigilancia con apoyo de efectivos de la Marina y de la Guardia Nacional, en una suma de esfuerzos para efectuar acciones preventivas, disminuir el índice de contagios de Covid-19 y contribuir a la recuperación económica del puerto.

La posibilidad expresada por el gobernador Héctor Astudillo Flores, en el sentido de comprar por cuenta propia vacunas contra el Covid-19, es un anuncio novedoso y esperanzador.

La invitación a quedarse en casa, a usar cubreboca, aplicar gel antibacterial y guardar la sana distancia, perdió todo impacto.

Se desgastó.

Aunque es necesario e importante ajustarse a los protocolos sanitarios, la población hace menos caso cada día, pero tratándose de la vacuna debe ser otra la reacción que seguramente debe haber.

Si estando ya disponible la vacuna en Guerrero y algunos no se la quieren aplicar, deberá entenderse como un acto irresponsable y suicida.

Pero para que haya mole de conejo es indispensable contar primero con el conejo; así, después de haber gastado ya más de 800 millones de pesos en el ataque a la pandemia no estando presupuestados, habría que ver primero si el gobierno estatal está en condiciones de gastar en ello.

Habría que analizar qué áreas del gobierno resultarían afectadas con los recortes y cuáles serían las consecuencias.

Habría que sopesar qué sería más costoso: volver a semáforo rojo con las restricciones y daños ya vividos o castigar el presupuesto del gobierno.

Desde luego, la vida no tiene precio.

Pero la decisión no está tomada.

En todo caso, habrá que seguir esperando –quién sabe para cuándo porque con esto de los cambios ningún plan o programa está seguro– que el gobierno federal envíe las vacunas.

Entretanto, a la par del aumento de contagios, hospitalizaciones y defunciones, proseguirán los llamados, exhortaciones y ruegos a la gente de que aplique las reglas sanitarias.

Nada indica que los reacios estén dispuestos a reconsiderar su negativa a aplicar las normas, como tampoco hay elementos para esperar que, a no ser el caso de la compra de vacunas, el gobierno local cambie de estrategia contra el virus.

En todo caso, seguirá muriendo la gente y el gobierno seguirá echándole la culpa.

Ya lo ha dicho: “Hacemos lo que nos corresponde”.

Es decir que son otros los que están fallando, no el gobierno. n

El ayuntamiento de Acapulco no ha librado del todo los riesgos en torno al impuesto predial, el rubro que le genera la mayor cantidad de ingresos propios.

Es ahora el presidente del Grupo ACA, el abogado Melquiades Olmedo Montes, quien cuestiona la forma en que ha elaborado los recibos.

Acusa a la alcaldía de violar la Ley de Catastro al no especificar la base gravable y la rebate al afirmar que aplica en el cobro incrementos hasta de 400 por ciento, contrario a lo que ha sostenido de que el contribuyente pagará este año lo mismo que sufragó en 2020.

Unos días antes, el presidente de la Barra de Acapulco Colegio de Abogados, Adrián Cruz Vargas, acusó que la autoridad administrativa no está haciendo los procedimientos de manera correcta “desde el momento en que no pone en el estado de cuenta el concepto de base gravable; quiere decir que la base gravable se ha incrementado de manera exponencial”.

Cruz Vargas sostuvo que “es cierto que disminuyó la tasa del impuesto al 3.9 de 12 al millar, como estaba el año pasado, pero aumentó la base gravable, y eso está afectando mucho”.

Ahora bien, al margen de las observaciones de los abogados, viene al caso citar que el municipio ofrece descuentos en el pago en general, pero al presentarse el contribuyente en ventanilla y reclamar el descuento, el empleado lo niega cuando se trata de lo que llama una “base gravable mínima”.

Es decir, el descuento procede en ciertos casos, pero eso no lo explica.

La inconformidad de los contribuyentes obligó al ayuntamiento a publicar un desplegado en el que apunta: “La actualización de las bases gravables para determinar el cobro de este impuesto, se realizó luego de 20 años que no se hizo esta tarea y, para no castigar la economía de las clases menos favorecidas, se disminuyó la tasa al cobro del 12 al 3.9 al millar sobre el valor catastral de terrenos baldíos, casas, departamentos y residencias, para que los propietarios de bienes inmuebles antes descritos paguen cantidades similares al año pasado”.

Es obvio que si aumenta la base gravable, se elevará el cobro del predial.

Luego entonces resulta contradictoria la versión de que se pagará lo mismo que el año pasado.

Es muy serio lo observado por los abogados, pues se trata de profesionistas dedicados al estudio y práctica de las leyes. Saben lo que dicen. Eso exhibe a la alcaldía. O son ignorantes quienes la dirigen o son de mala fe.

Por otro lado, es evidente que la misma autoridad ha tratado de sorprender con verdades a medias –engaños, pues– asegurando que se pagará lo mismo que en 2021.

Ilegalidad y mentiras asoman el rostro en el tema. n

Deuda municipal

Ene 25, 2021

La moralización de la gestión pública que en apariencia impulsa la actual administración federal podría no ser del todo útil si descuida al nivel más básico de gobierno, que es el ayuntamiento, la bisagra entre la población y la autoridad.

Si bien podrían ser citados muchos ejemplos, el de Acapulco es muy representativo, a juzgar por las declaraciones que hizo ayer el síndico Javier Solorio Almazán relacionadas con varios de los compromisos financieros de la administración municipal.

Reveló el edil que el gobierno del puerto dejará pendiente el pago de más de 300 laudos firmes por pleitos laborales perdidos y unas mil demandas diversas en curso, además de una deuda de 450 millones de pesos por la que la comuna tiene que pagar más de mil millones de pesos por intereses, sin contar la caída en la recaudación por el impuesto predial el año pasado, más la que se espera este año a consecuencia de la crisis económica derivada de la pandemia del nuevo coronavirus.

Ante este panorama, es evidente que no basta tener gobiernos de ciudadanos honestos, incapaces de apropiarse de los dineros públicos, sino que es imperioso también que sepan administrar y cuya capacidad de conciliación aleje el riesgo de demandas masivas –laborales o mercantiles–, que a fuerza acabarán por afectar la salud financiera de la hacienda municipal.

Y, a la par, es también imperioso que los diputados en los congresos locales legislen para impedir que los presidentes municipales y sus cabildos endeuden de tal modo a sus ayuntamientos. n

Se proyecta rescatar la zona y detonar su desarrollo urbano


La presidenta municipal Adela Román Ocampo dio el banderazo inicial a la limpieza del bordo del río de La Sabana, acción que ayudará a rescatar la zona y crear un desarrollo ecológico sustentable en los márgenes con moderna vía de comunicación y plazas de esparcimiento deportivo y familiar.

Durante su mensaje, en el punto que antes se conocía como La Máquina, donde ahora se ubica la colonia Carlos Salinas de Gortari, la alcaldesa destacó que este proyecto busca elevar la calidad de vida de los habitantes, la plusvalía de los inmuebles y ofrecer una nueva imagen de este manto acuífero que dignificará la vida de los vecinos, no solo del poblado de La Sabana sino de colonias aledañas.

"Compañeros y compañeras de esta parte, hasta hoy, abandonada de Acapulco, la obra que se inicia con la limpieza va a ser una obra hermosa, para mí va a ser un orgullo decirles que la primera mujer presidenta de Acapulco se bañó en las aguas cristalinas del río de La Sabana y que hoy regresa para dignificar la vida de los pobladores de esta parte de Acapulco. Las Plazuelas ya no va a ser un basurero, va a ser un espacio donde la gente puede sentarse a platicar", recalcó.

Archivo

« Marzo 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31