Sostiene el Ejecutivo estatal sesión virtual con los ediles


El gobernador Héctor Astudillo Flores sostuvo una reunión virtual con las y los presidentes municipales del estado para dar seguimiento y mantener la coordinación y comunicación permanente en torno a la pandemia por Covid-19 y el programa de Fertilizante Gratuito en el estado.

Astudillo Flores pidió a los alcaldes reforzar las medidas de prevención y concientización contra el coronavirus en sus municipios luego de que los contagios se mantienen a la alza de acuerdo al informe expuesto por el secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos.

Entre los temas que se trataron en la reunión virtual, se dio seguimiento a la entrega del  Fertilizante Gratuito, el cual presenta un importante avance, por lo que el gobernador Héctor Astudillo, pidió el apoyo de los ayuntamientos para hacer llegar el insumo agrícola a todas las comunidades de Guerrero.

No pasa inadvertido el hecho de que, estando en Estados Unidos, los paisanos son muy respetuosos de la ley, por ejemplo, a la hora de manejar sus automóviles, pero en cuanto pisan tierras mexicanas echan el gato a retozar y conducen a su libre arbitrio pasando por alto leyes y reglamentos como si desafiaran a los policías viales.

¿La diferencia? Allá se aplica la ley. Ante la menor muestra de resistencia a la autoridad, el infractor casi de inmediato se ve copado de patrullas y se expone incluso a la deportación.

Acá, si les cae la policía, a cambio de 50 pesos otorga al conductor plena libertad para seguir con sus desmanes.

En el vecino país, no es la conciencia. No es la educación. No es la responsabilidad lo que los obliga a ser respetuosos de la ley: es el miedo.

En México se paga por infringir la ley. El infractor sabe que no pasa nada. Y si no hay conciencia, ni educación, ni responsabilidad, ni miedo, es el caos el que predomina.

Situándonos en el actual contexto de la pandemia, si un usuario no lleva cubreboca no pasa al interior del banco; así sea a regañadientes, se ve forzado a usarlo así se deshaga de él en cuanto sale de la oficina.

Cuando a la persona repentinamente entra a su mente la necesidad de cuidarse porque sabe que si ella enferma seguramente caerá toda la familia, corriendo mayor riesgo las persona mayores, los abuelos, los padres, siente que debe cuidarse. Recurriendo a la expresión popular: le cayó el 20.

Pero en la mayoría de los casos no sucede así; vamos por la vida en otro mundo, dormidos, soñando, abrumados por las preocupaciones y el sufrimiento por cuanto nos ha ocurrido en el pasado.

Y sólo atendemos a la autoridad por miedo u obligados por las circunstancias, como en el caso de los bancos y supermercados.

El miedo, más que la responsabilidad, obliga a una parte de la gente a aplicar las medidas sanitarias, porque, ahora sí, ya se dio cuenta de que el vecino murió, el primo, el hermano.

Pero es mucha la gente a la que no le llega ni siquiera la emoción del miedo: a mí no me pasará. Ese mal no existe. Puros cuentos del gobierno, dice aún.

Conciencia, de acuerdo con la espiritualidad, es atención plena, estar atento a lo que estás haciendo en este segundo; es estar presente. Y estar presente significa ahorita, en este instante.

Luego entonces, hablemos mejor de responsabilidad; si actuáramos responsablemente otra fuera nuestra situación.

¿Consecuencia? Guerrero, como todo un funambulista, se desliza tambaleándose sobre la fina línea que separa al color naranja del rojo.

El gobierno patalea, hace berrinche y regaña a la gente por apartarse de las reglas sanitarias; y no está dispuesta a aplicar la fuerza para contenerla y, obviamente, de la noche a la mañana no hará de los ciudadanos personas juiciosas y responsables.

No hay miedo.

No hay responsabilidad.

No hay aplicación de la ley.

El convencimiento no funciona. Resultado: avanzamos directos al precipicio. n

Firme llamado del gobernador a vencer la pandemia por coronavirus


Ciudad de México, 9 de julio. Resultado de la estrategia y estrecha coordinación entre los gobiernos federal y estatal, Guerrero es ejemplo a nivel nacional de cómo se puede evitar el contagio de Covid-19 en México, expresó el director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), Juan Antonio Ferrer Aguilar.

Durante la transmisión para informar sobre el desarrollo del coronavirus en el estado, que en esta ocasión se llevó a cabo desde las oficinas del Insabi, el gobernador Héctor Astudillo Flores escuchó el director del Insabi, Juan Antonio Ferrer, quien destacó los resultados a la baja en cuanto a ocupación de camas y de contagios son significativos en Guerrero.

"Lo que ha tocado al gobierno federal tiene que ver con apoyo de infraestructura, con apoyo de recursos humanos, medicamentos y equipo, pero la parte importante ha sido la estrategia del gobernador Héctor Astudillo y del secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, de llamar a la población de Guerrero a que conserven todas las medidas como la Sana Distancia, el uso de cubrebocas y las no reuniones multitudinarias", enfatizó el funcionario federal.

Señaló que esto ha servido para disminuir los índices de contagios, por lo que al permanecer Guerrero en color naranja del Semáforo Epidemiológico, es necesario reforzar la estrategia y poner en marcha otras.

Apuntó que los números de Guerrero son importantes porque México tiene 17 estados en semáforo naranja, entre los que se encuentra esta entidad suriana con los promedios más bajos de contagio.

"Eso hay que seguirlo cuidando y preservando y aquí reconozco también al secretario de Salud, Carlos de la Peña por su trabajo, los gobiernos damos las directrices, pero quienes hacemos que esto sea posible somos nosotros".

Reiteró que el presidente Andrés Manuel López Obrador sigue pendiente de Guerrero por el cariño que le tiene al estado y así se seguirá honrando su compromiso.

En su mensaje, el gobernador Héctor Astudillo mencionó que el llamado sigue firme, usar cubrebocas, sana distancia para prevenir contagios y Guerrero permanezca en semáforo naranja.

Revisan incidencia delictiva, mesas regionales y acciones Covid-19


Chilpancingo, 9 de julio. El gobernador Héctor Astudillo Flores, como todos los días, presidió la Mesa para la Construcción de la Paz en Guerrero, para continuar coordinando las acciones de Seguridad y atención al Covid-19 en las siete regiones del estado.

En reunión virtual, el gobernador Héctor Astudillo, revisó con la Mesa de Coordinación Estatal, que las mesas regionales funcionen de forma correcta en materia de seguridad, de prevención ante la pandemia de Covid-19, entre otras.

Astudillo Flores, autoridades civiles y militares, evaluaron los módulos de atención y concientización en playas y el panorama estatal del Covid-19 en Guerrero cuyo semáforo nacional se mantiene en color naranja.  Se revisó la incidencia delictiva y los diversos operativos conjuntos implementados en zonas prioritarias y regiones con mayor incidencia delictiva en coordinación con la  Defensa Nacional, Marina, Guardia Nacional, la Policía del Estado y la Fiscalía General del Estado. Estuvieron presentes en la reunión virtual, el Comandante de la Novena Región Militar, Miguel Hurtado Ochoa, el Comandante de la Octava Región Naval, Francisco Limas López.

El Covid-19 vino a cambiarnos la vida. Sacó a todos de su zona de confort. La vida más o menos apasible a la que se había llegado luego de que la delincuencia redujo su actividad se fue al precipicio en marzo pasado con la llegada del virus.

Mientras no haya una vacuna o un medicamento efectivo estará entre nosotros: vendrá y se irá; vendrá y se irá, como las olas del mar, dicen.

Los efectos no son para menos; frenar su expansión requiere un cambio de estilo de vida, la modificación de hábitos, la reprogramación de esquemas mentales: la inserción de una nueva cultura en la sociedad.

Nada más difícil de llevar a cabo, porque, si algo cuesta, es cambiar. Y si cuando se quiere hacer cuesta mucho, cuando no se quiere resulta imposible.

Lo único seguro en la vida, dicen los motivadores emocionales, es que todo cambia.

Lo que empieza termina.

Así de concluyente.

Pues terminó una etapa de la existencia y comienza otra.

Y ese final y principio incluyen en la vida cotidiana, como regla inalterable, la sana distancia, el uso de cubrebocas, la aplicación del gel con alcohol y evitar las aglomeraciones, entre las más elementales, que, al igual que el Covid, llegaron para quedarse, quién sabe por cuánto tiempo.

¿Cómo hacer entender a la gente que lo más conveniente es usar el cubrebocas si nunca en su vida ha sido parte de su indumentaria? Siendo tan afectuosos como somos, ¿cómo convencerla de evitar el supuesto beso en la mejilla, que en realidad va dirigido al aire? ¿Cómo evitar el abrazo entre familias? ¿A quién se le ocurre ordenar que en la playa se debe llevar cubierta la boca y que no pueden juntarse más de tres personas?

¿Consecuencias? Desacato por todos lados.

De un día para otro no puede desecharse un hábito con el que se lleva conviviendo toda una vida.

Puede obligarse a los usuarios de un banco a que entren con cubreboca; igual en los centros comerciales, hospitales y en algunos transportes públicos, como el Acabús, pero allá fuera, en las calles, en las plazas, en las playas, se impone el caos.

¿Cómo convencer al delincuente que deje de matar, de extorsionar, de secuestrar, si esa es parte de su cultura y ya la trae en la sangre?

Por eso mismo no funciona la táctica de “abrazos, no balazos”, “pórtense bien”, “piensen en sus mamacitas”. Si no les aplican la ley, no se aquietarán.

Igual ocurre con los llamados oficiales a quedarse en casa y a aplicar demás medidas sanitarias. Si no obligan de algún modo a la población, no hará caso.

Es como pretender suprimir la violencia contra las mujeres en un sexenio. No se trata de un simple cambio de chip, sino de trabajo constante, sistemático, ya no con los adultos, sino con quienes van en la ruta de convertirse en novios, parejas, padres.

Es un asunto generacional.

Es cuestión de cultura. De conciencia. De responsabilidad. De formación.

Evidentemente, si quiere resultados, si no quiere andar arreando a la gente, la autoridad tendrá que reeducar a sus gobernados.

Y eso no es cuestión de días, semanas o meses. Hay quienes, aunque se han percatado de que durante toda su vida les ha ido mal aplicando sus mismos esquemas mentales, no están dispuestos a cambiar.

La tarea se antoja titánica. n

Archivo

« Julio 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31