Mucho podría especularse acerca de la circunstancia que resultó determinante en la decisión de liberar a la dirigente de la Organización de los Pueblos Indígenas Me’phaa (OPIM), Obtilia Eugenio Manuel, y su acompañante, Hilario Cornelio Castro, al cabo de cuatro días de su desaparición, pero es posible que ese ejercicio resulte ocioso porque tal vez sólo unas cuantas personas la conozcan con toda certeza.

Si intercedió el gobierno –algunos de cuyos integrantes, es obvio, saben mucho más de lo que parece y tienen más control de las fuerzas que se mueven en la comunidad del que es visible– ante sus captores, o si estos se sintieron de pronto en peligro en vista del aumento del clamor a favor de la liberación de ambos activistas, es un dato que tal vez nunca sea debidamente dilucidado.

Pero, sea un caso o el otro, es imposible negar que la inmediata reacción social, posibilitada y potenciada por las redes sociales, y expresada en movilizaciones y otras manifestaciones públicas, tiene que ser la motivación que subyace en esa decisión.

Y, por otro lado, en apariencia poco o nada tuvo que ver la movilización militar o policiaca anunciada por las autoridades, sino que la decisión fue de sus captores. Para entregarla, pusieron como condición que el esposo de la dirigente acudiera solo a recogerla, y él relata que a la hora en que lo hizo no vio indicio de operación oficial alguna.

Un hecho así es inusual, pero no es imposible. En agosto de 2011, nueve encuestadores –seis de Mitofsky y tres de Parametría– fueron secuestrados y después liberados por un grupo criminal de la zona de Apatzingán, en Michoacán, luego de una intensa campaña que ambas firmas desplegaron en los principales medios de comunicación masiva, en la que los reclamaban como sus empleados, ajenos por completo a todo vínculo criminal. Es un ejemplo de los varios que podrían citarse.

Independientemente del motivo de celebración, el tema pendiente sigue siendo la seguridad pública. n

Tragos amargos

Feb 17, 2019

Muy amargo debió ser el trago que pasó el titular de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), Ramón Navarrete Magdaleno, cuando activistas, familiares de desaparecidos y asesinados en Guerrero lo enfrentaron para exigir localizar a la defensora de derechos humanos Obtilia Eugenio Manuel y a su acompañante Hilario Cornelio Castro.

El grupo marchó en Chilpancingo para hacer pública su demanda y pasó por las oficinas de la CDHEG, donde Navarrete lo recibió.

Transpirando indignación y con voz enérgica, le demandaron que se alinee con el pueblo y no esté al servicio del gobierno.

La presidenta del Colectivo de Padres y Familiares de Desaparecidos, Secuestrados y Asesinados en el Estado y en el País (Colectivo Chilpancingo), Guadalupe Rodríguez Narciso, le reclamó que se ponga a trabajar con el pueblo y con las víctimas, “porque todo el tiempo lo veo con el gobernador, y ese no es su trabajo; es una indignación que usted no esté con las víctimas, que no esté de nuestro lado y que siempre esté del lado del gobernador, y para eso no fue puesto en este lugar; fue puesto para que vigile que se cumplan los derechos humanos”.

Expresiones de semejante calibre tal vez hagan reflexionar al servidor sobre la necesidad de cuidar su imagen y si bien la percepción generalizada es de que está al servicio de la administración estatal, cuando menos con su comportamiento público bien puede enviar un mensaje diferente, aunque lo ideal será que asuma su papel de defensor independiente, como debe ser.

Cuando se pide un préstamo lo ideal es que puedas devolverlo. Pero, desgraciadamente esto no siempre se cumple ya que pueden aparecer situaciones de emergencia en que se necesita el dinero para otras cosas. Por lo que al final no se puede destinar el dinero que se quería para la deuda.

El incumplir con los plazos del préstamo hace que la entidad que te ha prestado el dinero empiece a introducir una serie de mecanismos de penalización como los son los intereses moratorios. El problema de estos es que acostumbran a ser mucho más altos que los anteriores, por lo que el dinero que tienes que devolver al final sube de forma considerable.

Si no empiezas a pagar puede que la deuda empiece a alcanzar unos límites insostenibles, por lo que al final puede que te sea imposible pagar. En ese momento la entidad o institución que te haya prestado dinero puede que empiece a tomar acciones legales contra ti.

En este artículo, de la mano de la comparadora de préstamos Financer México, vamos a explicarte qué te puede pasar si una entidad decide demandarte por no pagar el dinero de la deuda.


En el caso de ser demandado, ¿Puedes ir a la cárcel?

Seguro que esta es la primera pregunta que te harás. La respuesta es no. En México no te pueden meter en la cárcel por impagos según dice el artículo 17 de la constitución. Eso es así porque la vía en que se pueden demandar las deudas es la civil en orden mercantil. Solo te pueden amenazar con ponerte en la cárcel si te demandan por la vía penal. Y este no es el caso.

Para que te demandasen por la vía penal, tendrían que acusarte como defraudador, que no es tú caso ya que eres un deudor. El defraudador es quién de forma deliberada toma posesión de otra persona o entidad. En tú caso no lo es porque pedir un préstamo te convierte de forma automática en deudor.


Entonces, ¿Qué pueden hacerme?

Una vez que hayas sido demandado a partir de una demanda mercantil pueden proceder a embargar tus bienes. En sí, es imprescindible que la entidad o institución que te prestó el dinero dé inicio, de forma obligatoria, a un juicio mercantil. En caso que no sea así no pueden embargarte nada. Por eso es fundamental conocer cuáles son tus derechos.

Una cosa a tener en cuenta es que las entidades prestamistas o instituciones financieras prefieren, antes de empezar un juicio mercantil, intentar negociar el pago de la deuda. No quieren empezar con los tribunales porque estos son caros para las dos partes. Además, no tienen la certeza al 100% de que pueden ganar y recuperar el dinero que te prestaron.


¿Y qué es una demanda mercantil?

Una demanda mercantil es una acción jurídica en la que el acreedor (o sea la persona que te ha prestado el dinero) reclama su derecho a recibir el dinero que se creó a través de una deuda. O sea que te demanda porque no has pagado lo prometido.

La entidad prestamista como tal tiene una serie de instrumentos y documentos para demostrar que contrajiste una deuda con ellos. Algunos de estos son el contrato de apertura del préstamo o los estados de cuenta.


Y cuando se notifica la demanda mercantil, ¿Qué pasa?

La notificación de la demanda es el primer paso del juicio mercantil. De esta manera sabes que te encuentras dentro de un proceso judicial y puedes empezar a elaborar una estrategia para defenderte.

En el caso que tengas el dinero de la deuda cuando se te notifica, lo que tienes que hacer es abonar este para cubrir los pagos. Así el abogado y ejecutor se retirarán de tu casa sin ejecutar el embargo de tus bienes. Además, el juicio se dará por finalizado.

Si recibes la notificación, pero no tienes el dinero para pagar, se procederá al embargo de tus bienes. Se te embargará todo lo que se precise necesario para cubrir el importe de la deuda que tienes con la prestamista o institución financiera. Una vez hayan embargado todo lo necesario, se te emplazará al juicio.


Eso sí, mucho cuidado con las demandas falsas

Desgraciadamente hay algunas entidades prestamistas que saben que los deudores no conocen sus derechos ni cómo funciona el tema de las demandas. Es por eso que puede que utilicen una serie de técnicas que no son éticas como, por ejemplo, las demandas falsas.

Si quieres descubrir si una demanda es real o no, hay una forma bastante fácil para saberlo. Lo que tienes que hacer es sacar un reporte especial del Buró de Crédito. En este se muestra toda tu información crediticia, por lo que se mostrará si has sido demandado o no. En el caso de que lo seas, el texto que aparecerá será algo parecido a: “SG Demanda por el otorgante Demanda interpuesta por la Entidad Financiera o la Empresa Comercial Otorgante del Crédito”.

Aparte de esto, también puedes saber si una demanda es falsa o no siguiendo los siguientes consejos:

  • Las demandas no se notifican por teléfono.
  • No son una hoja fotocopiada, sino que se muestra la original.
  • No se notifica el día en que se recibirá la demanda.


Si la demanda era real y se ha procedido al embargo de los bienes, ¿Dónde se celebra el juicio?

La mayoría de juicios mercantiles se celebran en Ciudad de México, mientras que una pequeña parte se hacen en Monterrey (Nuevo León).

Normalmente los contratos de préstamo acostumbran a estipular donde se celebrará el juicio en el caso de que haya una demanda mercantil. Y la mayoría de estos estipula que se someten a la jurisdicción y competencia de los tribunales de México, Distrito Federal. Este es el por qué la mayoría se hacen la capital.Consejos para que no te demanden

Ahora ya sabes todo lo que te puede pasar si te demandan. Es por eso que te queremos dar una serie de consejos para que no tengas que llegar a este punto. Por eso, antes de pedir cualquier préstamo ten en cuenta lo siguiente:

  • Solo pídelo en situaciones de urgencia. No lo pidas para comprarte caprichos.
  • Ahorra siempre que puedas. Ya sea para pagar las posibles deudas o así tener un colchón para situaciones de emergencia.
  • Si no puedes pagar antes de la cuenta, no digas que podrás hacerlo. Las multas y comisiones por no pagar a tiempo son muy altas. Pero, no te pases con unos plazos muy amplios. Cuanto más tardes en pagar, mayores serán las tasas de interés.
  • No pidas un préstamo para pagar otro. Puedes entrar en un círculo vicioso del que te será muy difícil salir.
  • Lee siempre la letra pequeña de los contratos del préstamo. Puede que haya comisiones que no se dicen en otros lugares. O sea que mucho cuidado con la letra pequeña.

 

Patética fue la reacción gubernamental respecto a la desaparición de Obtilia Eugenio Manuel e Hilario Cornelio Castro, activistas de la Organización de Pueblos Indígenas Me Phaa (OPIM) de Ayutla de los Libres.

En tanto la situación reclama el lógico inicio de una investigación a fondo con los recursos científicos, técnicos y humanos disponibles, la decisión oficial fue enviar a la calles a policías que, portando sendas fotografías de la mujer víctima, preguntaban persona por persona si no la habían visto.

Según versiones, Obtilia e Hilario desaparecieron este martes 12 en el tramo del Valle del Ocotito y Tierra Colorada, pero la autoridad los busca como si se tratara de chamacos que tras salir de la escuela, ya no pudieron regresar a su casa porque se extraviaron.

Por tanto, si ya no encontraron el camino, es de suponerse que deben andar por ahí indagando cómo emprender el retorno; por lo mismo, alguien debió verlos y podrán informar de ello a los policías que, imagen en mano, indagan afanosamente cumpliendo el triste papel asignado.

Acción tardía

Feb 17, 2019

Muy tarde” llega a las víctimas indirectas de la guerra sucia el plan federal para reparar el daño causado a partir de que sus familiares fueron desaparecidos por el Ejército en los años 60 y 70 del siglo pasado, señaló ayer Micaela Cabañas Ayala, hija del jefe guerrillero Lucio Cabañas Barrientos, cuya lucha armada en la sierra de Atoyac sirvió de pretexto al gobierno mexicano de entonces para emprender un ataque indiscriminado contra la población civil de ese municipio y sus circunvecinos, que consideraba base social del movimiento.

“Muy tarde” porque, a lo largo de los 40 años que han transcurrido desde entonces, muchas de esas víctimas indirectas ya murieron mientras esperaban saber qué fue de sus seres amados, si por fortuna alguno habría supervivido la dura circunstancia de caer en manos del Ejército de entonces; y si murió, dónde quedaron sus restos.

El Ejército entonces estaba al servicio de un régimen de opresión, soberano en su discurso, pero en los hechos plegado a los dictados del gobierno de Estados Unidos, que veía el mundo a través del prisma de la guerra fría que mantenía con la Unión Soviética por la supremacía bélica e ideológica mundial. Y la orden imperial era destruir y eliminar todo rastro de cualquier movimiento reivindicatorio que guardara alguna afinidad ideológica o política con el gran enemigo del imperio yanqui.

Por eso el objetivo era no sólo aniquilar los movimientos guerrilleros que pululaban por todo el país, el urbano y el rural, sino acabar también con sus bases sociales, que los alimentaban con combatientes, abastecimientos, refugio y otros recursos. Esa circunstancia marcó el destino de la población de Guerrero y, en particular, de Atoyac.

Archivo

« Febrero 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28