El gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores confirmó que desde el viernes intervino la Policía Estatal en la mina Media Luna de Cocula, con el fin de evitar pérdidas humanas a causa del conflicto, e informó que la corporación permanecerá en la mina el tiempo que sea necesario. 

En declaraciones a reporteros previo a la inauguración del Museo de las Siete Regiones, dijo que la intervención se derivó de “la necesidad de evitar que se siguieran dando confrontaciones entre grupos en conflicto en la mina”. Indicó que de acuerdo con la información que la Policía Estatal le dio ayer, el ambiente al interior de la mina estaba en calma. 

“El conflicto, como lo sabemos, nace por un tema de carácter laboral que ha ido escalando a otros niveles.

El gobernador del estado determinó el día de ayer (viernes) la intervención de la Policía del Estado en la mina; actualmente, en este momento, de acuerdo con la información que tengo de hace una hora, la policía está dentro de la mina y hay, en este momento, calma total alrededor de esto”. 

El mandatario estatal llamó a los empresarios de la mina a acelerar el diálogo con los trabajadores que participan en el paro laboral, con el fin de evitar mayores confrontaciones. Apenas el miércoles 24 de enero, un dirigente del bloqueo a Media Luna fue asesinado por hombres armados afuera de su casa en Nuevo Balsas, Cocula. 

Revientan la reunión convocada con el representante nacional del SNRP

Grupo antagónico al secretario de la sección 25 lo acusa de irregularidades y manos manejos

Hubo vigilancia policiaca en la sede; lamenta el enviado las agresiones entre los periodistas


Con vigilancia de policías municipales, armados y con chalecos antibalas, se efectuó la asamblea extraordinaria convocada por la dirigencia nacional del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), en las oficinas de su sección 25, con sede en el centro de Acapulco.

La reunión finalmente fue reventada por miembros afines a su actual secretario general, Julio Vázquez Hernández, acusado de presuntas irregularidades y malos manejos financieros. A partir de las 12 del día, el callejón 4 de Enero de la colonia Centro vivió movimiento inusitado, las oficinas pintadas de rosa y blanco fueron escenario de gritos, empujones, exclamaciones, reclamos, consignas y hasta puñetazos.

El grupo disidente, encabezado por el periodista Fulgencio Ramírez, pretendía presentar pruebas de la presunta corrupción y cobros dobles de Vázquez Hernández a diversas instancias de gobierno.

Pero el acto no se llevó a cabo, ante la falta de un padrón avalado por la dirigencia nacional del SNRP de miembros activos de la sección 25.

Alrededor de las 12:40 horas, unos 60 comunicadores en activo y retirados, impresores, corresponsales, facebukeros, periodistas de WhatsApp, editores, poetas, fotógrafos, ex reporteros, algunos simplemente identificados como sindicalizados, agentes de gobernación infiltrados, también reporteros, conocidos como orejas y grabando con teléfonos celulares, se hicieron de palabras en el segundo piso del inmueble. Al grito de “¡fuera, fuera, fuera!”, Vázquez Hernández optó por atrincherarse en su oficina, en el primer nivel, luego de no poder instalar la asamblea, mientras que reporteros, afiliados a la delegación 25, tuvieron que forzar la puerta principal para tener acceso al inmueble y exigir a Julio Vázquez un informe financiero o al menos, ser parte de la sesión.

Archivo

« Enero 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31