La Jornada Guerrero - Miércoles, 20 Mayo 2020
Jueves, 21 Mayo 2020 02:40

Turismo, la prioridad

Si a nivel nacional las industrias de la construcción, minería y automotriz merecen prioridad, en Guerrero la actividad esencial es la turística y hacia ese rubro enfoca su atención el gobernador Héctor Astudillo Flores.

En esa tesitura, el mandatario participó en la reunión de la Comisión Ejecutiva de Turismo de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), cuyo objetivo fue analizar estrategias con miras a una reactivación segura y responsable del turismo en México.

En Guerrero más de 200 hoteles permanecen cerrados a raíz de la pandemia y es ocupación del mandatario reactivarlos paulatinamente y con apego a estrictos protocolos de seguridad.

Es momento, pues, de que los funcionarios responsables del sector turístico de la entidad abandonen su zona de confort y se dediquen a cumplir su función conjuntamente con la iniciativa privada.

Es tiempo ya de que se note la presencia del Fideicomiso Turístico (Fidetur), de la Secretaría de Turismo estatal y de la municipal, cuyos funcionarios se han dedicado a lucirse aprovechando la afluencia de visitantes nacionales, que vienen sin necesidad de promoción.

El Covid-19 ha venido a darles una sacudida que los coloca contra la pared. Es buena ocasión para que justifiquen su presencia en los puestos de mando.

Por otra parte, las repercusiones del coronavirus han cimbrado todas las actividades y la política no podía ser la excepción.

La conveniencia de que se modifique el proceso electoral de 2021, se ventila ya en diferentes ámbitos, considerando que podría no haber las condiciones para, en principio, llevar a cabo proselitismo político.

En el Congreso local mismo, se analizan ya los pros y contras sobre la probabilidad de que se posponga el inicio del proceso, que legalmente deberá comenzar en septiembre, advirtiendo que lo que no se podrá modificar es la fecha de las votaciones, que será el 6 de junio.

Mientras tanto, el flagelo de la pandemia no se aleja. Golpea sin piedad a Acapulco, Iguala, Taxco y Chilpancingo sobre todo y se extiende a otros municipios que no estaban contagiados.

Debe ser motivo de reflexión la declaración de la alcaldesa acapulqueña, Adela Román Ocampo, en el sentido de que los hospitales públicos están ya saturados.

Habrá que esperar a ver si en 11 días la curva ya tomó una línea descendente. n

Publicado en Editorial

Demandan en La Montaña al gobernador un apoyo para sectores empobrecidos

En Tlapa, antorchistas piden un plan alimentario al gobierno municipal para familias vulnerables


Comerciantes del primer cuadro de Chilpancingo bloquearon la avenida Ignacio Ramírez para exigir al ayuntamiento que cese el cierre de negocios no esenciales

También solicitaron que se les permita la apertura de sus negocios para poder reactivar su economía o que el cierre de los mismos se aplique también a las tiendas departamentales, las cuales continúan ofreciendo todo tipo de mercancía sin que se les prohíba o restrinja como a los pequeños comercios.

Indican que derivado del cierre más de un centenar de negocios no podrán reabrir por la falta de recursos, también pidieron, en caso de seguir con el cierre, darse de manera total incluso con las tiendas departamentales, las cuales cuentan con áreas no esenciales como sus negocios. Otros pidieron que se les deje trabajar y continuar ofreciendo sus productos, dado que están al borde de la quiebra y no cuentan con la solvencia para pagar la renta de los locales y los servicios que utilizan, como es energía eléctrica y agua potable.

Dicho bloqueo, el cual duró poco más de media hora, se dio a la una de la tarde, donde casi 50 locatarios de comercios no esenciales como lo son zapaterías, estéticas, tiendas de ropa, joyería y florerías, cerraron la avenida Ignacio Ramírez, justo a espaldas del ayuntamiento de la capital del estado.

Los comerciantes denunciaron que han sido acosados por el personal que se encarga de los operativos, como Cofepris, Gobernación municipal, Guardia Nacional, policías Estatal y Municipal, ya que han advertido que en caso de no hacerlo la Federación los multará con 25 mil pesos.

Además de que el cierre de sus negocios afecta los ingresos económicos para llevar un sustento a sus familias, pagar la renta del local y el salario de los trabajadores, pero no han recibido ningún apoyo de los gobiernos estatal y municipal.

Recordaron que cuando comenzó la declaratoria de emergencia en marzo, de manera voluntaria cerraron unos 150 negocios ubicados en la calle Miguel Alemán, Juan Ruiz de Alarcón y las calles aledañas del centro de la ciudad, pero por la crisis económica algunos reabrieron para trabajar.

Dijeron que en el cierre de los negocios debe ser parejo, algunos comercios como las tiendas grandes siguen abiertos y laboran de manera normal. “Es injusto que las autoridades no sean parejas, si van a cerrar los comercios que los cierren todos. Los que exigimos que nos dejen trabajar, no estamos pidiendo dinero, queremos trabajar, queremos abrir nuestros negocios con las medidas de protección para tener dinero y subsistir en esta crisis de la pandemia que nos está pegando a todos”, señalaron algunos comerciantes.

Al bloqueo llegaron autoridades del gobierno municipal quienes atendieron a los inconformes y se trasladaron a palacio municipal. Minutos después de la 1:30 de la tarde se restableció la circulación vial.

Antorchistas piden plan alimentario en Tlapa

Familias que forman parte de la organización Antorcha Campesina exigieron al presidente municipal de Tlapa, Dionicio Merced Pichardo, ponga en marcha de manera urgente un plan municipal de alimentación para las familias que se han quedado sin trabajo y sin alimentos durante estos meses de la epidemia del Covid-19.

Un centenar de personas que viven en las colonias de la periferia de Tlapa, se manifestaron frente al ayuntamiento para exigir al alcalde Dionicio Merced Pichardo ponga atención al sector más vulnerable que se encuentra sufriendo por la falta de alimento.

Los integrantes de Antorcha Campesina, mayormente adultos mayores, rompieron la cuarentena y salieron a manifestarse por las calles de Tlapa, utilizando cubrebocas y portando pancartas con mensajes dirigidos al alcalde de Morena, al que le exigían ayuda alimentaria. “Pedimos que se resuelva el problema de la gente mas humilde; Pichardo apoya a la gente y verás que todo mundo se puede quedar en casa si oficialmente se apoya a la gente”, expresó Macario Moreno.

Aseguró que debido a la falta de alimentación la gente, con todo y el riesgo, se indisciplina para salir a las calles en busca del sustento para sus familias. “Pedimos al presidente municipal, Dionicio Merced Pichardo, que implemente de manera urgente un plan de alimentación municipal para que la gente realmente se discipline, para que realmente la gente se quede en casa, mientras, la gente seguirá saliendo a las calles”, expresó.

En sus redes sociales se lanzó la campaña para que las familias de la periferia de Tlapa que viven en situación de pobreza, colocaran una cartulina con el mensaje “En casa y sin comida”, el cual fue dirigido a autoridades municipales y estatales para que se haga la entrega de despensas para las familias pobres.

Solicitan apoyo para familias pobres de La Montaña

Mediante una carta difundida en redes sociales, la señora Rosario Alvarado pidió al gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, apoyo alimentario para las familias pobres de la región de La Montaña; en sus líneas expresó que a veces su familia no tiene para dar dos comidas al día.

En días pasados, una carta escrita en una hoja de libreta dirigida al gobernador del estado se difundió en redes sociales con la intención de que el mensaje de la señora Rosario Alvarado llegara hasta Chilpancingo.

“Me dirijo a usted con el propósito de solicitarle el apoyo alimentario para las familias más pobres de nuestro querido estado de Guerrero; gobernador estamos sufriendo momentos muy difíciles pues no tenemos trabajo ni comida”, escribió Rosario Alvarado en su carta.

También expone como los últimos meses por la falta de empleo su familia se ha quedado con muy poca comida, por la escasez económica y del campo.

“A parte de que no tenemos trabajo, estamos comiendo poco, a veces no hay para dar dos comidas, sumándole los gastos diarios que tenemos como familia”, expresó.

La señora Rosario explicó que la nueva modalidad de clases virtuales genera más gastos en su familia, ya que no cuentan con una computadora y menos con servicio de Internet, por lo que su hijo tiene que ir a rentar el servicio de Internet que le cuesta gastos constantemente.

“Los maestros, en vez de que trabajen con los libros, nos están haciendo comprar guías, engargolados, y copias, y sino tenemos celular para enviar evidencia a los maestros ¿como le vamos a hacer?, como le haremos para que nuestros hijos no se retrasen en la escuela?”.

Rosario Alvarado pidió al gobernador su pronta respuesta y tomar en cuenta las necesidades de muchas familias indígenas que viven en vulnerabilidad en la que los ha dejado la reciente llegada del Covid-19 a La Montaña.

Publicado en Sociedad y Justicia

Archivo

« Octubre 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31