La Jornada Guerrero - Lunes, 28 Diciembre 2020

Fueron consultados 16 municipios del 15 al 21 de diciembre


La encuestadora AD Brand presentó resultados del sondeo de aspirantes a candidatos a la gubernatura de Guerrero de distintos partidos, en los que la mayor preferencia es para Félix Salgado Macedonio, y donde también se registra un empate técnico en la intención del voto.

El director general de la agencia, Eduardo Muñoz, expuso este lunes su última encuesta del año y primera para la entidad, en la que resume que de los 2 mil 450 entrevistados al más alto porcentaje le agradaría que Salgado Macedonio fuera el próximo mandatario estatal.

¿Quién de las siguientes personas le gustaría para ser el siguiente gobernador?, se lee la pregunta en la gráfica en la que 14 por ciento contestaron que Félix Salgado Macedonio (Morena), 13 por ciento dijeron que Luis Walton Aburto (externo-Morena), 12 por ciento indicaron que Adela Román Ocampo (Morena) y Manuel Añorve Baños (PRI).

Seguidos de 7 por ciento para Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros (Morena), 6 por ciento ninguno, 4 por ciento Mario Moreno Arcos (PRI) y 3 por ciento para Beatriz Mojica Morga (PT) y Evodio Velázquez Aguirre (PRD).

Al cuestionamiento de si hoy fueran las elecciones ¿por qué partido votaría?, las cifras indican que 51 por ciento de los consultados lo harían por Morena, 21 por ciento dependerían de los candidatos para decidir, 12 por ciento por la alianza PRI-PRD, 7 por ciento por ninguno, 6 por ciento no saben todavía, 3 por ciento por otros y 1 por ciento por el PT.

Los municipios encuestados fueron Acapulco, Chilpancingo, Chilapa, Iguala, Taxco, Teloloapan, Atoyac, Zihuatanejo, Coyuca de Benítez, Tecpan, Ometepec, San Luis Acatlán, Ayutla, San Marcos, Coyuca de Catalán y Tlapa.

El levantamiento de la encuesta se desarrolló del 15 al 21 de diciembre, en entrevistas anónimas directas a las personas, en la vía pública y domicilios, mediante un método aleatorio estratificado en cuotas de edad, género y área geográfica.

Eduardo Muñoz, después de la presentación, precisó que en los 16 municipios la diferencia entre un aspirante y otro es uno y dos puntos de distancia.

Agregó que para las elecciones en Guerrero con rumbo al 2021, la consulta será realizada mes a mes para medir la tendencia electoral para el gobierno estatal y en algunos casos se colocará información a nivel municipal.

Publicado en Política

No se permitirá una “chicanada desde el centro del país”, señalan integrantes


Chilpancingo, 28 de diciembre. El Frente Obradorista para la Recuperación del Campo de Guerrero convocará a la movilización social si las cúpulas imponen a Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros como candidato de Morena a la gubernatura.

Los agrónomos y líderes sociales Othón Ramírez Barragán, Eloy Romero Gatica y Jorge Peto Calderón advirtieron que “desde los poderes fácticos centrales del país se fragua una imposición que pretende secuestrar las aspiraciones de cambio del pueblo de Guerrero”.

Señalaron que hace unos días una “andanada de líderes e intelectuales” firmaron un desplegado para respaldar la candidatura de Pablo Amílcar.

Consideraron que dicha acción de avasallamiento muestra a los guerrerenses como “un pueblo subculto, que no tiene las posibilidades ni las facultades para pensar y decidir quién puede dirigir los destinos” del estado.

Señalaron que la única carta de presentación que tiene Pablo Amílcar Sandoval son sus apellidos, porque es hijo del político Pablo Sandoval Ramírez y nieto del luchador social Pablo Sandoval Cruz.

Sin embargo, evidenciaron que ni siquiera visitó a su abuelo en sus últimos días de vida, aunque hoy pretende colgarse de su lucha social. “Pablo Sandoval Cruz estuvo encamado y ni siquiera fue a verlo y ahora se quiere asumir como el heredero de la lucha histórica del pueblo de Guerrero”, criticó Peto Calderón.

Incluso señaló que Pablo Amílcar no es guerrerense, ya que nació en la Ciudad de México y recién llegó a la entidad suriana en 2014.

Apuntó que recién en 2018, Sandoval Ballesteros fue designado delegado del gobierno federal en Guerrero, espacio en el que realizó una “gestión desastrosa”.

Prueba de ello, dijo, son los programas de fertilizante gratuito, el cual calificó como “un fracaso”, y el de Sembrando Vida, que se ha utilizado de manera clientelar para promover las aspiraciones político-electorales de Pablo Amílcar.

Por ello, la dirigencia del Frente Obradorista para la Recuperación del Campo de Guerrero advirtió que no permitirá una “chicanada desde el centro del país” para imponer a Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros como candidato de Morena a la gubernatura.

Señalaron que el ex delegado federal ni siquiera aparece en los primeros lugares en las encuestas serias de preferencia electoral, ya que algunas lo ubican en el cuarto y hasta en el quinto puesto.

“Estamos en contra de la imposición y quienes hoy pretenden hacer esa chicanada no conocen al pueblo de Guerrero, aquí vamos a movilizarnos para que se respete la decisión popular, porque morena no pertenece a un grupo de manera patrimonial, Morena pertenece a los militantes, a los simpatizantes del pueblo de Guerrero para que sea el vehículo que cristalice la Cuarta Transformación”, sentenció Jorge Peto Calderón.

Por su parte, Othón Ramírez Barragán subrayó que los guerrerenses ya expresaron su rechazo a la imposición y están dispuestos a movilizarse.

Afirmó que la mayoría de los ciudadanos respaldan el proyecto político y social de Félix Salgado Macedonio para abanderar a Morena en la contienda por la gubernatura de Guerrero.

Por ello, aseveró que van a defender la voluntad popular y a “dar la lucha hasta donde el pueblo decida”.

Jorge Peto Calderón coincidió en que Félix Salgado Macedonio cuenta con el mayor respaldo social para encabezar la candidatura, “aun con los negativos que le señalan”.

Afirmó que el senador con licencia es el personaje ideal para “derrotar a quienes históricamente han sepultado, saqueado, explotado al pueblo de Guerrero, al PRI y la oligarquía”.

Aseveró que Salgado Macedonio no es un “improvisado ni fortuito”, sino que se trata de un líder que “ha estado en las grandes luchas que ha encabezado Guerrero por la transformación social y por la democracia”.

Por ese motivo, dijo que el Frente Obradorista como organización política decidió apoyarlo como candidato a gobernador por Morena.

“Hoy se definen los destinos de Guerrero, u optamos por una opción ligada a las demandas históricas y los sentires del pueblo de Guerrero, o permitimos que advenedizos que hoy se autollaman de izquierda, que hoy dicen que representan la herencia de lucha histórica del pueblo, pero que en los años difíciles, que en esta larga noche que ha tenido Guerrero, jamás los vimos encabezar las demandas y los sentires de nuestro pueblo en pro de la democracia, en pro de libertades políticas, en pro de mejores condiciones de vida”, expuso.

Publicado en Política
Martes, 29 Diciembre 2020 01:55

Fútbol y guerra

En Tegucigalpa, Honduras, en julio de 1969 se disputaba un partido clasificatorio por el único boleto disponible al campeonato mundial a celebrarse en México, en 1970. Partido de mucho interés en Centroamérica, de vida o muerte en los dos países participantes, El Salvador y Honduras, y de nula atención para el resto del mundo; los medios de comunicación se habían encargado ya de enrarecer el clima, volverlo hostil causando la triste costumbre, aún hoy viva en la Concacaf, de invadir las afueras del hotel de concentración del equipo rival, para imposibilitarles el sueño durante toda la noche, mediante gritos, insultos, cuetes y demás aberraciones anti deportivas.

Un delantero hondureño, de apellido Cardona, anotaba el solitario gol de último minuto, que daba la victoria en ese primer juego a los locales, hecho que dio una insólita reacción de una jovencita de 18 años, de nombre Amelia Bolaños, que ante el gol del rival, abrió un cajón donde su padre guardaba un revolver, suicidándose de un disparo en el corazón, convirtiéndose así en mártir, con encabezados en diarios salvadoreños como "Joven no soporta la humillación patria".

A los funerales asistió gran parte de los pobladores de la ciudad capital, San Salvador, encabezados por su presidente Fidel Sánchez Hernández, su gabinete en pleno, y el féretro, cubierto por el lábaro nacional, cargado por miembros de altísimo grado del Ejército, escoltado el cortejo por otras docenas de militares en activo, desfilando de igual manera los seleccionados salvadoreños, recién llegados de Honduras y que salieron de ese país escoltados por militares y en un avión oficial salvadoreño.

Al domingo siguiente, el partido de vuelta se celebró en El Salvador, donde las circunstancias que se respiraban eran ya más cercanas a una guerra que a un simple partido de fútbol a nivel selecciones; mientras sonaba el himno hondureño, éste se opacaba por miles de aullidos, sobresaliendo mantas con el nombre de la heroína nacional en ciernes, Amelia Bolaños; en lugar de su bandera, los hondureños soportaron que se mancillara su honor nacional, viendo cómo se izaba una sábana sucia y agujerada en el estadio. Ese partido, El Salvador lo ganó por tres a cero.

Terminado este encuentro, la selección de Honduras sólo logró llegar al aeropuerto con una fuerte escolta militar blindada, pero el caldo de cultivo para que esto escalara a un conflicto mayor, estaba dado, ya que además de todo, dos aficionados hondureños fueron asesinados en El Salvador más unos 50 heridos, varios de ellos de gravedad y hospitalizados, esto sumado a más de 100 automóviles hondureños quemados y vandalizados; a las pocas horas, se cerraba la frontera entre ambos países.

Lo que siguió fue la escalada a un enfrentamiento armado entre ambas naciones, comenzando por aviones salvadoreños bombardeando Tegucigalpa y un par de localidades más, sumado al avance por la frontera de tropas de infantería, respondiendo El Salvador a las hostilidades, atacando por aire algunos objetivos estratégicos hondureños; ambos gobiernos exhortan a su población a defender su patria, mientras la comunidad internacional exhorta a la ONU a su intervención para el cese al fuego. Al tiempo que personas de ambos países levantaban barricadas en las calles, y también cavaban trincheras, preparándose para una guerra y los temidos asedios enemigos, dónde sólo la incertidumbre prevalecía.

En bardas de las principales ciudades de ambos países se leían pintas con consignas de "Hondureño, toma un leño y mata a un salvadoreño", o "¡Eh, paisanos, sin temor, degollar al agresor!". Ya para esas horas, corresponsales de todos los rincones del mundo cubrían los hechos, que a pesar de lo dramático y grave en sus inicios, se circunscribía a las zonas fronterizas entre ambos países. Por esos días, un hecho noticioso e histórico daba cuenta de las abismales diferencias entre distintos pueblos de la humanidad: el lanzamiento desde Estados Unidos de la nave espacial Apolo 11, que tenía como misión llevar al hombre a la luna; mientras el ser humano se acercaba a las estrellas, también se asesinaban por un juego de pelota.

Al final del conflicto bélico, que no llegó a durar ni una semana, tuvo como saldo más de 6 mil muertos y 20 mil heridos, y terminó gracias a la intervención de varias naciones latinoamericanas; el fútbol fue el detonante, ya que las tensiones eran añejas y tenían su origen en territorios hondureños invadidos por aldeas completas de gente de El Salvador (el país más pequeño, en tamaño, de la región), en ese año sumaban cosa de 300 mil campesinos instalados en tierras de Honduras, y por la actividad de instalaciones de la tristemente celebre empresa trasnacional yanqui United Fruit, temían ser obligados a volver a El Salvador buena parte de esta gente afincada en Honduras. La guerra, conocida cómo "del fútbol" terminaba sin un vencedor ni un vencido, y las tensiones fronterizas continuarían por décadas, aunque si, El Salvador contaba con un Ejército mucho más poderoso. n

Publicado en Artículo
Martes, 29 Diciembre 2020 01:55

A tomar nota del ejemplo

El gobierno y los habitantes de Guerrero, en particular los de la zona Norte, están demostrando que con la suficiente determinación y con algo de disciplina es posible disminuir los contagios del virus Covid-19 hasta el punto de estabilizar la velocidad de propagación del microorganismo.

De paso, están demostrando que la fórmula enarbolada hasta ahora por el gobierno federal, de dejar las precauciones contra la pandemia a la decisión de cada ciudadano, no funciona, sino que debe haber una decidida intervención de las autoridades, con todas sus herramientas legales, y un bombardeo constante de mensajes por todos los medios posibles dirigidos a la población, para ver resultados positivos.

En la zona Norte, los alcaldes pusieron manos a la obra ellos mismos; no se conformaron con que lo hicieran los responsables de la salud de sus municipios. Marcos Efrén Parra Gómez, en Taxco; Antonio Jaimes Herrera, en Iguala, y Naucelia Castillo Bautista, en Ixcateopan, son algunos de ellos, respaldados por el gobierno estatal con mensajes diarios, tanto en el reporte consuetudinario de la situación de la pandemia en el estado, como con avisos en todos los medios de comunicación disponibles.

El resultado de esta operación conjunta es que los contagios en esa región se han estabilizado. La Jornada Guerrero publica hoy que en Iguala, del máximo de 198 infectados detectados en los pasados 14 días, la cifra cayó ayer a 93, y que en Taxco, de 61, disminuyó a 48.

Ixcateopan, donde la alcaldesa tomó ayer la decisión de cerrar la cabecera entre 6 de la tarde y 6 de la mañana, se mantiene como el municipio con el menor número de contagios, con seis casos y una defunción. La medida, en esa circunstancia, podría parecer excesiva e innecesaria, pero son actos de autoridad de esta dimensión los que han frenado la propagación del virus.

En Acapulco, por ejemplo, ya suman 163 los establecimientos clausurados por desacatar las disposiciones sanitarias. Y no son gestos precisamente amables los que emplea la autoridad para aplicar esa sanción, sino lo contrario: los inspectores, acompañados de policías, militares y guardias nacionales, irrumpen en el local en cuestión y mandan parar la fiesta o la actividad de que se trate. Nada de andar con blandenguerías; se aplica el reglamento y punto.

Así es como se hace frente a un virus hipercontagioso que llegó para trastocar la vida, la convivencia y la economía del país. Hoy Acapulco está en semáforo epidemiológico amarillo, después de haber estado en naranja, lo cual le permite reactivar su economía, para bien de sus habitantes.

El gobierno federal debería tomar nota. n

Publicado en Editorial

Archivo

« Junio 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30