La Jornada Guerrero - Jueves, 16 Enero 2020

Guerrero es de los estados con más derechohabientes, señala


Chilpancingo, 16 de enero. El dirigente estatal de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), Arcángel Ramírez Perulero, llamó a las autoridades federales y estatales a no dejar a un lado la construcción de un hospital de primer nivel en Acapulco.

En conferencia de prensa para dar a conocer los avances alcanzados en las mesas de negociación con la Secretaría de Educación Pública, Ramírez Perulero dijo que en el caso de Guerrero, es urgente desde hace varios años la construcción de un hospital de primer nivel.

Mencionó que Guerrero es uno de los estados con mayor población derechohabiente, que no cuenta con un hospital de primer nivel.

“Es uno de los temas que ya está a nivel nacional; se lo planteamos directamente al presidente Andrés Manuel López Obrador, y nos dijo que todo lo que sea en educación y salud es prioritario; entonces prácticamente ya está aprobado, sólo falta definir los terrenos en Acapulco; el presupuesto sería más de 2 mil millones de pesos”, detalló.

En lo que respecta a las incidencias laborales, Ramírez Perulero informó que siguen pendientes las recategorizaciones, regularizaciones de claves directivas, supervisiones, adeudos de horas, contrataciones de normalistas, la basificación de varios maestros así como los recursos humanos faltantes en escuelas.

“Ya se recibieron algunos expedientes, estamos en el proceso de revisión de compañeros, directores y supervisores, (…) hasta ahorita no sabemos cuántos son, porque primero se necesita hacer una revisión y se hace una depuración, pero ya hay compromiso de revisar los temas”, dijo.

Publicado en Sociedad y Justicia
Jueves, 16 Enero 2020 23:32

El corrido y el narcocorrido

El corrido es una manifestación cultural mexicana de fuerte arraigo popular; su origen podría estar en los 12 versos mexicas o en el romancero español. A lo largo de la historia  ha sido registro de hechos trascendentales, enfrentamientos, balaceras, levantamientos armados, asonadas militares. Los investigadores Vicente T. Mendoza y Celedonio Martínez Serrano, en su libro El Coyote, lo definen como género épico, trágico, lírico y narrativo. Su construcción va desde la Revolución Mexicana hasta el narcocorrido.

El origen popular del corrido lo define como eminentemente colectivo, con una arraigada tradición oral de los pueblos, que no entra en ninguna clasificación literaria, pero que ha servido como registro histórico.

El corrido puede ir desde norteño a la bola suriana; en sus orígenes, el corrido registró la lucha de Independencia. En el siglo XIX, los corridos circularon en forma de volante, muchos de ellos ilustrados, un medio de comunicación popular. En el Porfiriato y la Revolución Mexicana, trovadores anónimos cantaron en plazas públicas, llevaron noticias de los movimientos zapatistas, carrancistas y villistas, con un fuerte contenido ideológico y de denuncia.

Los corridos de la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca son estudiados en diferentes momentos por los antropólogos Gonzalo Aguirre Beltrán y Miguel Ángel Gutiérrez Ávila.

Los corridos costeños registraron hechos históricos de bandoleros, armeros, gambas y brozas, que es el título de un ensayo del doctor Taurino Hernández Moreno. Para la década de los 70 del siglo pasado, los jefes guerrilleros Lucio Cabañas y Genaro Vázquez, que se habrían levantado en la sierra de Guerrero, tuvieron sus corridos, que fueron interpretados primero de manera clandestina por guitarristas y trovadores, también por el dueto Castillo y Óscar Chávez. Cantar corridos en ese tiempo era sinónimo de subversión y podía constituir un acto de rebeldía.

Cantar corridos en la época de la guerra sucia le costó la libertad a don Rosendo Radilla, quien fue hecho prisionero y desaparecido por el Ejército en un retén militar de la carretera Acapulco-Zihuatanejo.

El corrido se ha transformado y ha sido tocado por la narcocultura; a partir de 1934 se tiene registro del primer narcocorrido, que fue grabado en San Antonio, Texas, compuesto por Manuel Cuéllar Valdez, que se titula Por morfina y cocaína, además de uno de los más representativos que data de los años 40 del siglo pasado, que se titula Carga blanca, que a la fecha continúa siendo popular y que permanece en la memoria colectiva.

El profesor investigador de la Universidad Estatal de San Diego y doctor en Letras Hispanoamericanas por la Universidad de Michigan, Juan Carlos Ramírez Pimienta, en su libro Cantar a los narcos, los define como anónimos Robin Hoods de la frontera que enfrentan la muerte, seres orillados por la pobreza a vivir al margen de la ley, amores malogrados y maldecidos por deudas de dinero y honor, traficantes presos que reniegan de su suerte. Así son algunas de las historias que narran los narcocorridos, un género controvertido –a veces censurado–, que lo mismo suma seguidores que pierde algunos de sus exponentes más importantes por dar voz al enfrentamiento entre cárteles.

¿Qué ha hecho del narcocorrido un género musical tan popular y rentable? Desde sus orígenes, con sus grandes personajes, el furor por cantantes como Chalino Sánchez, Los Tigres del Norte o Los Tucanes de Tijuana, hasta el surgimiento de agrupaciones musicales oaxaqueñas que interpretan narcocorridos, Cantar a los narcos es una interesante invitación a descubrir qué hay detrás de esta música que, sobre todo en épocas de crisis económica, florece y convierte a los traficantes en héroes. Así, más que demonizar a estas producciones musicales, conviene estudiarlas y entenderlas.

El narcotráfico con su mano corruptora ha tocado a la sociedad, que tiene que ver con la violencia criminal, con la corrupción de las autoridades, por los intereses que genera; se compra autoridades y conciencias, participan en políticas y hoy tienen una manifestación cultural; la narcocultura fue definida como una subcultura con valores, formas de vida y comportamientos, actitudes e identidades, que se está insertando como una cultura dominante.

En este camino, el narcotráfico se ha convertido en un status social, en un modo de vida, en toda una cosmovisión, y esta subcultura se encuentra en el seno de una sociedad consumista en la música, en el cine, en la radio y en las redes sociales. n

Publicado en Artículo
Jueves, 16 Enero 2020 23:30

¿Quién está fallando?

Tienen razón quienes afirman que, cuando ocurre un hecho sangriento, se vuelve concurso ver qué medio de comunicación lo publica primero.

En efecto, así es, pero no son solamente los sucesos violentos, sino hechos noticiosos en general.

Los medios no buscan temas en específico; captan prioritariamente lo que más le interese al lector, lo que más llama la atención, lo que más vende.

No obstante, no son los medios los que marcan la pauta; son, más bien, los lectores; ellos deciden qué leer, son ellos quienes escogen los temas, y es esa la guía a la que se apegan los medios.

Incluso, hay empresas periodísticas que llevan a cabo periódicamente encuestas entre el público para ver qué tipo de lectura prefiere, a efecto de seguir esa línea y de esa manera conseguir más lectores y, por tanto, más venta de periódicos, que es donde reside su fuerza, para allegarse más publicidad.

Cuando los lectores decidan ya no leer nota roja, desaparecerán las publicaciones de hechos sangrientos o las empresas periodísticas se verán obligadas a enfocarse en otros temas.

Las consecuencias de callar los sucesos sangrientos son amplias y merecen un análisis profundo.

Digamos de paso, por ejemplo, si asesinan al presidente de la República, a un gobernador o a un presidente municipal, ¿qué ocurriría si ningún medio, ni impreso ni virtual, lo publica?

El país, el estado o el municipio, según el caso, quedaría a oscuras y en seguida fluirían los rumores, las especulaciones, que es lo que aflora cuando se carece de información.

O ¿qué noticias sí y que noticias no podrían o deberían  publicarse?

Hay cuando menos tres opciones para evitar la difusión de sucesos sangrientos para no asustar a los turistas.

Una: inculcar en los lectores la cultura de la no lectura de este tipo de hechos, lo que llevaría décadas.

Dos: convencer a los dueños de medios de que oculten esta clase de información, lo que implicaría que, en estas épocas de austeridad republicana, los mismos pidieran al gobierno la suficiente publicidad para mantenerse a flote.

Tres, la más viable, que el gobierno haga su trabajo de acabar con la inseguridad y la violencia. Muerto el perro, se acabó la rabia.

Eliminada la violencia nadie podrá difundirla.

La labor de los medios es informar; la del gobierno es prevenir la comisión de delitos, garantizar la protección de la integridad del ciudadano y la de su patrimonio. La ley es muy clara.

Entonces, la prensa está haciendo su trabajo. Y si no se ajusta a los lineamientos legales, la ley también es muy clara sobre cómo la autoridad debe proceder.

Es la ley la que del mismo modo advierte al gobierno sobre sus responsabilidades; el problema aquí reside en que, en este mundo de impunidad y complicidades, no hay quien se la aplique.

Dicho de otra manera, alguien está fallando en la ejecución de sus tareas. Y a quien falle debe aplicársele la ley, no pedir a otros que no hagan su trabajo. n

Publicado en Editorial

Insistirá el PRI para que se financie y mejore los servicios de salud, dice senador

Hay que darle tiempo al nuevo Instituto para que funcione completamente, afirma médico


Tecpan, 15 de enero. El senador Manuel Añorve Baños aseguró que las manifestaciones de protesta ciudadana en Guerrero y el país contra el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi) se incrementarán debido a que ese organismo inició su trabajo sin reglas de funcionamiento y sin financiamiento económico, por lo que adelantó que los legisladores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) insistirán para que el gobierno federal baje los recursos económicos necesarios para mejorar los servicios de salud a la ciudadanía.

Indicó que, al igual que en Guerrero, los reclamos y manifestaciones de inconformidad se registran en todos los estados del país, y agregó que aunque es buena la intención de dar servicios de salud a todos los mexicanos y habitantes de otros países que transiten por México, “no son juegos pirotécnicos, el proyecto se tiene que instrumentar con recursos económicos, y aunque el gobierno tiene esos recursos no los está bajando y aplicando en ese sector, y la población es la que padece esa situación”.

Manifestó que él como senador presentó varios posicionamientos en los que se oponía y sugería que no desapareciera el Seguro Popular, lo que finalmente sucedió, dijo, pero de una manera muy mal instrumentada y planificada con una pésima visión, y eso originó el incremento en las cuotas de recuperación, la falta de medicamentos, la escasez de recursos económicos en los estados del país, por lo que la gente esté desesperada, ya que no tiene manera de atender su salud.

En entrevista, asentó que la crisis con la que inició operaciones el Insabi es producto del hecho concreto de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se rehúsa a escuchar a sus asesores, los cuales, consideró, debieron sugerirle que se diera una transición entre el Seguro Popular y el nuevo Instituto, y en su lugar sólo se le quitó los recursos a los estados etiquetados para la compra de medicamentos y el cuidado de la salud para centralizarlos en la Federación como se hacía hace 30 años, y eso ha desatado el caos.

“Lo que ocurre actualmente es grave, porque pone la vida de miles de mexicanos en manos de la falta de planeación y de la arrogancia de los gobernantes”, asentó.

Es más fácil alcanzar servicios de calidad con el Insabi: médico

Roberto Martínez de Pinillos, integrante de la Federación de Colegios Médicos del Estado de Guerrero, consideró que será más fácil alcanzar la meta de tener servicios hospitalarios públicos de calidad con el recién nacido Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), aunque tome tiempo echarlo a funcionar completamente, que el haber continuado con la forma de trabajo fragmentada y corrompida del pasado en este sector.

El Insabi que sustituyó al Seguro Popular a partir del primer día de enero para avanzar al servicio universal, contará con sus propias clínicas para asistir a aquellos que no tienen acceso al IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social), ISSSTE (Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado) o los servicios médicos de Petróleos Mexicanos (Pemex), la  Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Marina (Semar), sin afiliarse y pasar por todo un proceso burocrático.

Martínez de Pinillos dijo que las principales demandas de los guerrerenses y mexicanos en este rubro, son básicas y alcanzables.

“No se requiere gran ciencia para saberlo, lo que solicita la gente es servicio en el momento que lo necesita, que quienes les atiendan tengan los conocimientos para hacerlo correctamente, que existan medicamentos en las farmacias, exámenes de laboratorios e intervenciones quirúrgicas oportunas, lo que no pudo obtener antes por la corrupción”.

El médico expuso que la nueva institución conseguirá atender a la colectividad satisfactoriamente si analiza, rectifica y mejora lo que hicieron sus antecesores.

“Este sistema es perfectible, tiene que rehacerse desde sus cimientos, va naciendo por la exigencia social, rápidamente debe dar resultados; está teniendo un trabajo de parto, hay dolor y hay dificultades, pero el niño que va a nacer va a ser sano y va a desarrollarse bien”.

El Instituto comunicó que pretende atender a toda la población sin seguridad social y a los más vulnerables, más de 75 millones de personas en el país y la tercera parte de los guerrerenses, de manera ilimitada, sin que exista ningún tipo de cuota o retribución por los servicios.

Los pacientes sólo deberán presentar su credencial del Instituto Nacional Electoral (INE), su Clave Única de Registro de Población (CURP) o su acta de nacimiento para ser tratados.

Publicado en Política

Archivo

« Junio 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30