La Jornada Guerrero - Miércoles, 09 Octubre 2019

El artículo 225 del Código Penal Federal ha sido objeto de múltiples reformas. Recientemente, una de las más extensas fue la de junio de 2016, que acompañó la expedición de la Ley Nacional de Ejecución Penal, adicionándose varias fracciones con delitos relacionados con este ámbito. Igualmente la de julio de 2016, relacionado con los delitos en materia de corrupción. Así como otras que acompañaron la expedición de las leyes generales sobre secuestro y sobre la sanción de la tortura y los tratos crueles o degradantes.

Actualmente, el artículo prevé 37 tipos penales en sus distintas fracciones, lo que claramente puede considerarse excesivo.

Entre los tipos ajustados en los años recientes está la fracción VII, que sanciona el no dictar auto de vinculación al proceso o de libertad de un detenido, dentro de las 72 horas siguientes a que lo pongan a su disposición, a no ser que el inculpado haya solicitado ampliación del plazo, caso en el cual se estará al nuevo plazo. En esta fracción la conducta ilícita consiste en omitir el dictado de auto de vinculación a proceso o de libertad de un detenido dentro del término legal establecido, excepto cuando el inculpado haya solicitado ampliación del plazo.

Esta fracción tiene como fundamento el artículo 19 Constitucional el cual ordena que ninguna detención ante autoridad judicial podrá exceder del plazo de 72 horas, a partir de que el indiciado sea puesto a su disposición, sin que se justifique con un auto de vinculación a proceso en el que se expresará: el delito que se impute al acusado; el lugar, tiempo y circunstancias de ejecución, así como los datos que establezcan que se ha cometido un hecho que la ley señale como delito y que exista la probabilidad de que el indiciado lo cometió o participó en su comisión.

También se puede mencionar la fracción XVIII, que sanciona el ordenar o practicar cateos o visitas domiciliarias fuera de los casos autorizados por la ley.  Esta fracción establece como conducta delictiva la práctica cateos o visitas domiciliarias fuera de los casos autorizados por la ley; el artículo 282 del Código Nacional de Procedimientos Penales establece la procedencia de este acto, al señalar que cuando en la investigación el Ministerio Público estime necesaria la práctica de un cateo, en razón de que el lugar a inspeccionar es un domicilio o una propiedad privada, solicitará por cualquier medio la autorización judicial para practicar el acto de investigación correspondiente. En la solicitud, que contará con un registro, se expresará el lugar que ha de inspeccionarse, la persona o personas que han de aprehenderse y los objetos que se buscan, señalando los motivos e indicios que sustentan la necesidad de la orden.

También el fundamento es constitucional; el artículo 16 Constitucional indica que en “toda orden de cateo, que sólo la autoridad judicial podrá expedir, a solicitud del Ministerio Público, se expresará el lugar que ha de inspeccionarse, la persona o personas que hayan de aprehenderse y los objetos que se buscan, a lo que únicamente debe limitarse la diligencia, levantándose al concluirla, un acta circunstanciada, en presencia de dos testigos propuestos por el ocupante del lugar cateado o en su ausencia o negativa, por la autoridad que practique la diligencia”.

Otra fracción ajustada es la XIX, que sanciona abrir procedimiento penal contra un servidor público, con fuero, sin habérsele retirado éste previamente, conforme a lo dispuesto por la ley. Esta fracción indica que no se puede iniciar un procedimiento penal contra un servidor público que tenga fuero ya que este debió habérsele retirado previamente, para ello será necesario que previamente la Cámara de Diputados o el Congreso estatal, autoricen la procedencia del juicio penal, para que se les retire la inmunidad temporal que la Constitución les otorga. n

Publicado en Artículo

Ya informó a AMLO que se regresó a la normalidad tras el paso de Narda, indica

Guerrero ya no figura entre las entidades con altos índices de violencia; además, admite que el problema no está resuelto

“Yo soy el primero en reconocer que existen, pero no como hace 4 años”


El gobernador Héctor Astudillo Flores afirmó que ahora la situación de inseguridad en Guerrero es “menos grave y menos escandalosa”, aunque admitió que no está resuelto el problema.

Dio a conocer que en la visita que hizo el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, al municipio de La Unión, le informó que Guerrero está en la normalidad tras el paso de la tormenta tropical Narda.

Entrevistado al asistir a la sesión del consejo consultivo regional Guerrero-Morelos de Citibanamex, el mandatario estatal destacó que actualmente las encuestas que se hacen en el país sobre la inseguridad, ya no colocan a Guerrero en los índices más altos como hace tres o cuatro años.

Admitió que continúan existiendo los delitos como el homicidio y el robo de vehículos; pero insistió en que ahora los números son menores. “Las encuestas que se vienen haciendo en el país en el tema de seguridad nos van colocando cada día en una situación menos grave, menos escandalosa; pero el problema no está resuelto, solamente los números son menores, pero la delincuencia, los homicidios, el robo de vehículos pues yo soy el primero en reconocer que existen, como existen en todo el país; pero no están en el grado que estaban hace tres o cuatro años”, expresó.

Sobre la visita que el martes hizo el presidente López Obrador a La Unión, comentó que fue acertada su visita porque hizo una revisión de la situación de los medicamentos e instalaciones de salud.

Además, dijo que le informó que Guerrero camina en la normalidad tras los daños que dejó la tormenta Narda en la entidad. Agregó que ayer se cerró la información que se tiene que entregar sobre las afectaciones para recibir los apoyos emergentes y que esta se entregará a tiempo. “Eso (los apoyos para el estado) está caminando dentro de los cauces institucionales, acuérdense que todo tiene su tiempo; hoy (ayer) tendremos una reunión para cerrar la información que tenemos que entregar para los apoyos emergentes, estamos en tiempo, yo aproveché para informar ahí que estamos en Guerrero en la normalidad”.

Astudillo Flores mencionó que se usaron entre 65 y 70 frentes de maquinaria pesada para restablecer la comunicación en los lugares donde hubo deslaves y derrumbes.

Por otra parte, se le preguntó sobre el toque de queda en Apaxtla, y respondió que más bien es una restricción de horarios en los establecimientos que venden bebidas alcohólicas que acordaron los pobladores con la autoridad.

Publicado en Sociedad y Justicia
Jueves, 10 Octubre 2019 00:05

Pauline, 22 años después

A las mismas horas de la madrugada, en la misma fecha y en el mismo lugar, pero 22 años después, una copiosa precipitación pluvial trajo a los acapulqueños con edad suficiente el recuerdo del huracán Pauline, y con éste, las preocupaciones asociadas a la tragedia que dejó aquella extraordinaria formación hidrometeorológica.

En aquel entonces, las insólitas cantidades de lluvia que se precipitaron sobre la ciudad acabaron con la vida de cientos de personas, que cálculos basados en reportes periodísticos permiten tasar en unas 500, si bien las autoridades prefieren una cifra más conservadora que ronda las 300.

Además, causaron enormes pérdidas materiales, al destruir, arrastrar y anegar construcciones, vehículos de todo tipo y tamaño, y todo tipo de pertenencias, pues, como se sabe, los cerros que rodean la ciudad forman una especie de embudo que concentra en la bahía todas las precipitaciones atmosféricas.

Esa traumática experiencia, sin embargo, no parece haber hecho mella en la escasa disposición de las autoridades para imponer las normas vigentes en materia de asentamientos humanos; pero tampoco en el ánimo de buen número de habitantes, que movidos por la necesidad y hasta por la desesperación han tomado una decisión que los pone en riesgo.

Las primeras deben prescindir de prácticas clientelares o de plano motivadas por la corrupción, que permiten el asentamiento de personas en zonas de riesgo y de alto riesgo; los segundos tienen que cobrar conciencia del peligro de asentarse en esos lugares.

A lo largo de estos 22 años, muchas zonas consideradas de peligro por autoridades en la materia han vuelto a ser pobladas, de modo tal que no puede descartarse que en un futuro no muy lejano ocurra una tragedia con características muy similares a las que dejó Pauline, sobre todo si se considera que el calentamiento global ha descompuesto el clima alrededor del planeta, y eso genera lluvias muy abundantes o muy escasas, cuyo peligro es potenciado por la destrucción de bosques y de la capa vegetal en grandes extensiones de tierra.

Hoy, por supuesto que hay motivos de renovada preocupación: muchas zonas de peligro volvieron a ser ocupadas hasta el punto en que no es fácil imaginar todo el trabajo de concertación, de convencimiento y hasta de desalojo, pero también de reforestación, que será necesario para corregir la situación. n

Publicado en Editorial

Archivo

« Julio 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31