La Jornada Guerrero - Elementos filtrados por fecha: Domingo, 23 Septiembre 2018

Confía en que lleguen a acuerdos los diputados locales para repartir las comisiones


Chilpancingo, 23 de septiembre. El senador Manuel Añorve Baños aseguró que ser mayoría en el Congreso local, “no significa avasallar”.

Consultado sobre la falta de acuerdos en el Congreso local por la repartición e integración de las 33 Comisiones Ordinarias, en las que se ha señalado a Morena de querer presidir la mayoría de ellas y las más importantes, Añorve Baños confió en que pronto lleguen a acuerdos los diputados locales.

“Yo espero que lleguen a acuerdos como estamos construyendo nosotros en la Cámara de Senadores; seguramente todavía hay jaloneos, posiciones encontradas, pero es normal”, dijo.

Aunque evitó opinar más sobre el tema, Añorve Baños mencionó que a nadie le conviene un Congreso convulsionado, por lo que recomendó llegar a los acuerdos a fin de que haya representatividad proporcional y ésta sea de acuerdo con la mayoría pero también a las oposiciones.

“A nadie le conviene tener una cámara convulsionada ni en lo local, ni en lo federal porque (Morena) no deben perder de vista que el 1º de diciembre serán gobierno y que esta transición que se está dando donde los que se van no acaban de irse y los que llegan no acaban de llegar, finalmente el 1º de diciembre serán responsables de las políticas públicas de este país”, dijo.

Mencionó que el “ser mayoría no significa avasallar” y el ser oposición también es una fuerza política que dio el electorado y confió en que tanto en el Congreso local de Guerrero como en la Cámara de Senadores habrá armonía “no tiene por qué haber enfrentamiento”.

Añorve Baños aseguró que el PRI no será un dique del nuevo gobierno, y mencionó que se buscarán los acuerdos que beneficien a México, aunque advirtió que también alzarán la voz cuando se insista en decisiones en las que no estén de acuerdo o que perjudiquen a la población, tal es el caso como el tema de los súper delegados.

Publicado en Política

Aboga por un cambio profundo para sanar heridas abiertas


El presidente del Movimiento Nacional por la Esperanza, René Bejarano Martínez, afirmó que en Guerrero se necesita llevar el cambio a un nivel más profundo, porque es un estado donde más se practica la necrofilia política y donde cada día hay más líderes asesinados. “Por donde quiera que volteo, recuerdo líderes que ya no están con nosotros y la lista sigue, no es algo que pasó y ya, se detuvo”, dijo.

Guerrero, añadió, es una zona de desastre, donde las heridas están abiertas. Al encabezar en este puerto una asamblea de la organización, Bejarano afirmó que el reto en Guerrero es conservar la continuidad de la izquierda, ganar la gubernatura en 2021 y darle ruta a una permanencia de dos o tres décadas.

El dirigente de izquierda encabezó la asamblea estatal de este movimiento con la presencia de diputados locales y federales, de la alcaldesa electa Adela Román Ocampo, y representantes del MNE de todo el estado, algunos de los cuales militan en Morena y otros en el PRD.

Pidió a los asistentes reconocer que el PRI tiene el objetivo de preservar el gobierno en la entidad, y no olvidar que el PRI en Guerrero ha perdido elecciones de diputados locales, federales, alcaldías e incluso la gubernatura, pero han sido capaces de recuperarse. Dijo que los priístas van a tratar de reposicionarse y no están resignados a ceder el poder y van a evitar por todos los medios de evitar que otras fuerzas se posicionen.

Publicado en Política
Lunes, 24 Septiembre 2018 00:05

Apertura militar

Más de 325 vecinos del municipio de Atoyac visitaron este domingo el cuartel del 109 batallón de infantería del Ejército, asentado en El Ticuí –poblado muy cercano a la cabecera–, abierto por segundo año consecutivo al público, y tuvieron oportunidad de convivir con los soldados y de conocer las instalaciones y los equipos militares.

Nadie lo habría previsto hace 45 años, cuando Atoyac era el principal teatro de operaciones de las fuerzas armadas de México durante el periodo ominoso que ahora es conocido como la guerra sucia, cuando todas las fuerzas del Estado mexicano, principalmente el Ejército, estaban ocupadas en perseguir, aterrorizar, martirizar y, en general, hacer la vida imposible a la población civil, en el afán de cortar las líneas de suministro a la guerrilla dirigida por Lucio Cabañas Barrientos y encaramada en la sierra de ese municipio, así como los vasos comunicantes entre el grupo insurgente y la comunidad.

La guerra sucia dejó honda huella en México, en particular en Guerrero, pero, sobre todo, en el municipio de Atoyac, donde se cebó el odio y el celo represivo de aquel régimen, con saldo de 219 desaparecidos, militantes del Partido de los Pobres, según cifras de la Dirección General de Asuntos Juridicos de la PGR, si bien otras fuentes, también oficiales, cifran a esas víctimas en más de mil en todo el estado.

Pero al cabo de cuatro décadas de esos sucesos, la apertura que promovió el gobierno de Felipe Calderón entre las fuerzas armadas y la opinión pública –para que la población aceptara de buen grado la militarización del país en la guerra contra el crimen organizado– ya rinde frutos, si bien los militares de hoy no son los de entonces.

Así, se diluye cada día más la posibilidad de someter a juicio a los militares que cometieron crímenes de lesa humanidad durante la guerra sucia. n

Publicado en Editorial

Anuncian que las obras podrían iniciar en enero o febrero del próximo año

Los planteles están dañados desde el 19 de septiembre del 2017; las aulas están inservibles, reportan


Tecpan, 23 de septiembre. Por tercera vez, el presupuesto para reconstruir las 17 escuelas primarias de Tecpan que fueron dañadas por el sismo del 19 de septiembre del año pasado será reprogramado por el Instituto Guerrerense de Infraestructura Física Educativa (Igife) y las obras podrían iniciar en enero o febrero del próximo año, informó el director de la escuela primaria Pablo Galeana de la comunidad de El Súchil, Benito García Fierro.

Lo anterior, dijo, se dio a conocer durante una reunión entre padres de familia y directores de las escuelas dañadas, el delegado de Gobernación estatal, Juan Méndez Nogueda y Rosmel Navarrete Ureña, representante del director general del Igife, Jorge Alcocer Navarrete, donde además se informó que el dinero que fue aprobado en las dos veces anteriores fue desviado “para atender otras prioridades en el estado”.

El viernes, el supervisor de la zona 078 de primaria, Víctor Manuel Navarrete Ureña, informó que en Tecpan existen 17 escuelas primarias que fueron dañadas seriamente por el sismo del 19 de septiembre de 2017, mismas que están aún en espera de que las autoridades del Igife aprueben e inicien su reconstrucción, lo que hace que en varias de éstas los alumnos reciban clases debajo de árboles o de toldos porque las aulas están inservibles.

Publicado en Sociedad y Justicia

Archivo

« Marzo 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31