La Jornada Guerrero - Elementos filtrados por fecha: Miércoles, 07 Noviembre 2018

Existe una nómina de 16 mdp mensuales prácticamente imposible de pagar, alega

Buscará dejar sólo 1,100 trabajadores en vez de los 1,800 actuales, manifiesta Jaimes Herrera

Pide a la ciudadanía su apoyo y comprensión por las medidas tomadas que beneficiarán a la ciudad


Iguala, 7 de noviembre. El despido de personal del Ayuntamiento de Iguala es en base a una estrategia para poder tener más solvencia de recursos propios y poder hacer obra que beneficie a la ciudadanía, señaló el presidente municipal.

Antonio Jaimes Herrera, sobre el despido que se ha dado en las dos quincenas que ha estado al frente del gobierno municipal, indicó que existe una nómina de 16 millones de pesos mensuales que generan 1,800 empleados que tiene el ayuntamiento, nómina, dijo, prácticamente imposible de pagar.

Expresó que llegan 8 millones de gasto corriente y que el gobierno municipal debe buscar cómo conseguir los 8 millones faltantes para pagar los salarios de los empleados, argumentó que este problema fue el causante que los gobiernos anteriores no pudieran realizar obra con recurso propio, error que su gobierno no pasará.

En un mes que tiene al frente de la administración se han despedido aproximadamente 250 empleados, con esta medida indicó el presidente municipal se estarían ahorrando casi 3 millones de pesos en salarios al mes, aunque reconoció que el problema serán los 5 millones y medio que costará finiquitar a estos empleados.

Indicó Antonio Jaimes que cuando fue alcalde en los años 2005–2008 tenían 1,100 empleados, ahora existen 1,800; buscará dejar los 1,100 que tuvo cuando fue presidente municipal y de esta manera obtener mayores recursos para obra pública.

Publicado en Política

Inauguran el nuevo trabajo de museografía avalado por el Inah

Tlapa, 7 de noviembre. Profesores mentores del museo comunitario Tlappan hicieron oficial la reapertura e inauguración por el nuevo trabajo de museografía que se realizó al espacio comunitario abierto desde el 1992 y que actualmente alberga más de 600 piezas.

El museo comunitario Tlappan fue promovido en 1992 por los profesores José García García hablante de la lengua náhuatl (QEPD) y el profesor Adulfo Camilo Sánchez hablante de la lengua tuun savi, con la intención de crear un espacio donde se puedan resguardar y mostrar piezas arqueológicas y antropológicas.

Los promotores y personal del museo hicieron realidad sus sueños de antaño contar con un museo de manera formal con la museografía oficial abalada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah).

Anteriormente el museo no contaba con un ordenamiento, museografía o fichas técnicas de las piezas que resguardan desde el siglo pasado.

Los trabajos se realizaron luego e una gestión que se realizara ante la CDI y apoyos por parte de autoridades municipales, dependencias y sociedad civil.

Adulfo Camilo mentor del museo Tlappan reconoció que mantener el espacio fue un acto de rebeldía ya que algunas autoridades municipales intentaron cerrar el espacio u otros se negaron a apoyar mediante recursos públicos para mejorar el espacio que ocupa dicho museo.

J. de Jesús Bruno Arias actual director del museo Tlappan reconoció a las más de 100 personas que han donado piezas arqueológicas, antropológicas, coloniales monolíticas y deidades desde los primeros años de la apertura del espacio comunitario.

Actualmente el espacio cuenta con mas de 600 piezas que fueron donadas mediante la concientización de los profesores para el resguardo histórico, cada pieza es proveniente de los 18 municipios de La Montaña, y algunas de ellas pueden tener hasta 4 mil años de antigüedad.

Los profesores mentores y directivos hicieron la invitación al público en general a visitar el museo que es totalmente gratuito y pidieron de manera enérgica que las autoridades destinen mayores recursos a la promoción y rescate de la cultura histórica de la región de La Montaña.

Reconocieron los apoyos de los presidentes municipales de Tlapa, Malinaltepec y Atlamajalcingo del Monte, así como el apoyo de Inah Guerrero y de los promotores culturales para llevar a cabo dicha remodelación del espacio comunitario.

Publicado en Sociedad y Justicia

Desde hace cinco años que no reciben incremento salarial, aducen trabajadores

Exigen al gobernador Héctor Astudillo que atienda su demanda de aumento de 100% en sus salarios

Los trabajadores de las juntas locales de Conciliación y Arbitraje de Acapulco iniciaron un paro de labores por tiempo indefinido para exigir al gobernador Héctor Astudillo Flores que atienda su solicitud de aumento salarial.

A partir de las 8 de la mañana de ayer, los aproximadamente 140 empleados de las juntas 1 y 2 de Acapulco pararon labores y cerraron ambas oficinas, colocando afuera una lona y cartulinas con sus demandas.

Desde el mes pasado, los empleados protestaron dos veces para exigir al gobernador un aumento del cien por ciento a su salario base, porque llevan cinco años sin recibir incremento.

Ante la falta de solución de las autoridades estatales, los trabajadores pararon labores totalmente y por tiempo indefinido.

“Señor gobernador, el personal jurídico y administrativo de las juntas locales de Conciliación y Arbitraje de Acapulco exigimos aumento salarial que asegure a nuestras familias una vida digna. Hace cinco años que no recibimos incremento a nuestro salarios. Impartimos justicia sin recibir la nuestra”, se leyó en la lona que colocaron los paristas.

En declaraciones, el actuario de la segunda Junta Local de Conciliación y Arbitraje, Pascual Cortés Hipólito dijo que pararon labores unos 140 trabajadores de ambas oficinas de Acapulco; y que en Iguala también se unieron al paro laboral por las mismas razones.

Comentó que la segunda vez que protestaron en el mes de octubre, fueron atendidos por el secretario del Trabajo del gobierno del estado, Oscar Rangel Miravete, pero les dijo que no tenía la facultad para incrementarles el salario.

Denunció que tras sus protestas han sido amenazados con darlos de baja o presentarles cartas administrativas por funcionarios estatales, “han mandado gente del gobierno que nos han amedrentado a los que estamos haciendo el paro”.

Sin embargo, advirtió, no desistirán de su protesta hasta recibir solución a su demanda.

Agregó que cerca del mediodía de ayer fueron atendidos por representantes del gobierno del estado, quienes se reunieron con una comisión de trabajadores, y que la continuación del paro laboral dependería de los acuerdos a los que llegaran.

Publicado en Sociedad y Justicia
Jueves, 08 Noviembre 2018 00:37

Haciendo equipo por la gobernabilidad

Con todo y los enormes problemas que ha provocado la violencia o la inseguridad, que azota a todo el país, el estado desde hace ya cierto tiempo, más los que tienen su origen en el terrible rezago social y la pobreza aún extrema, que perviven en muchos de sus 81 municipios, el hecho de mantener a lo largo de estos tres últimos años una razonable gobernabilidad puede considerarse como uno de los méritos del gobierno que encabeza Héctor Astudillo Flores, y el cual posiblemente sea calificado por algunas personas como obligación constitucional.

Sólo que muchos gobernantes, de todos los partidos políticos; senadores, diputados federales, diputados locales o servidores públicos en lo general, de los tres poderes públicos, aún cuando tienen ese deber legal, no lo cumplen, y hasta tienen la desfachatez de incurrir en actos de corrupción o robar lo que pueden o lo que gusten de los recursos que están a su alcance.

Ahí está, como caso reciente y quizá más repugnante, Javier Duarte de Ochoa, ex gobernador de Veracruz, quien no tuvo empacho en declararse culpable de haber cometido asociación delictuosa y lavado de dinero, por lo que estará nueve años tras rejas, además de que le aseguraron 22 parcelas, seis inmuebles en la Ciudad de México, seis terrenos en Cancún, uno más en Estado de México, tres departamentos en Veracruz y otros cuatro en Ixtapa-Zihuatanejo, sí, hasta en Guerrero se hizo de propiedades por robar.

En la tarea de gobernabilidad Astudillo ha estado acompañado de manera cercana y con absoluta confianza por un político experimentado que desde la Secretaría General de Gobierno, ha hecho lo suyo para contribuir a que Guerrero transite sin desorden, con difíciles equilibrios alcanzados, por el camino de la estabilidad política, que en el caso de esta entidad suriana casi siempre está prendida de alfileres: Florencio Salazar Adame.

Es un hombre que tiene un estilo personal como político y servidor público que a lo mejor no lo hace muy popular, pero hasta donde se sabe y se ve, es eficaz. Alejado de los reflectores y conocedor de su tiempo y circunstancia, de sus atribuciones y responsabilidades, se conduce con discreción. Es la voz de la experiencia en el gabinete astudillista.

Y su trabajo no lo hace popular porque su actual cargo está por encima de cualquier otra aspiración política que pudiera abrazar.

Es uno de los poquitos colaboradores a los que el gobernador pudiera pedir su opinión para el ejercicio de gobierno, porque, a diferencia de muchos otros, su respuesta sería hecha de buena fe, preponderando más el interés del titular del Ejecutivo que de algún grupo político.

Tres años a lo mejor se dicen fáciles, pero muchos gobernantes, tanto de los estados como de municipios, no concluyen su periodo de gobierno, justamente por no tener una actuación con la mayor responsabilidad y hasta pasión posibles por desempeñar sus funciones.

¿Cuántos presidentes municipales de los que concluyeron su trienio en septiembre pasado, por ejemplo, no dejaron el cargo con un desgaste político y social vergonzoso, por lo que incluso es la fecha que no aparecen en público?

¿Cuántos no dejaron en ruinas las arcas municipales? No cumplieron ni en lo mínimo con su encargo de gobernabilidad, y de todos los partidos políticos.

Y los representantes populares de Morena, incluidos los señores diputados locales, desde un inicio de su ejercicio, enseñaron en cierto grado el cobre. Trajeron a manejar las finanzas a una mujer con antecedentes penales, y si no es porque salieron a la luz pública ella seguiría en el puesto. Ya veremos.

Dígase lo que se diga, en política –y en muchas cosas más— lo que vale son los resultados. Y más cuando hay que remar muchas veces en contra de la corriente y con escaso margen de maniobra legal o financiera. Podrá no gustarles algunos el estilo con el que se conduce o actúa y que hasta ahora le ha funcionado bien, pero al menos nadie señala a Florencio de deslealtad ni de deshonestidad. Y eso, aquí y en China, es algo que importa y vale mucho.

Y como él, desde luego, hay otros.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado en Artículo

Archivo

« Febrero 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28