La Jornada Guerrero - Elementos filtrados por fecha: Sábado, 03 Noviembre 2018

Los tres niveles de gobierno no han tenido capacidad para resolver la inseguridad

Ciudadanos salieron a las calles para celebrar que desterraron asesinatos, extorsiones y secuestros


Apaxtla, 3 de noviembre. Miles de ciudadanos salieron a las calles del municipio de Apaxtla, ubicado en la zona norte de Guerrero, para conmemorar el quinto aniversario de la creación del Movimiento Apaxtlense Adrián Castrejón (MAAC).

El acto conmemorativo inició con una marcha encabezada por unos 200 integrantes del Movimiento Apaxtlense, en el que también participaron unos 800 policías comunitarios provenientes de los vecinos municipios de Heliodoro Castillo, Cuetzala del Progreso, Cocula y Teloloapan.

Entrevistada antes de la marcha, la señora Silvia Zaragoza González recordó cómo se incorporó al MAAC “cuando el pueblo se levantó en armas (el 3 de noviembre de 2013), yo perdí un hijo (Odilón Mendoza Zaragoza) en el movimiento, cuando realizaban un recorrido para rescatar a unos trabajadores que se habían llevado”.

Nostálgica, dijo: “Tengo más hijos, mis nietos, y mi madre que todavía vive.Y por eso le eché más ganas apoyando a los compañeros del MAAC. Hoy cumplimos 5 años, y que andamos en la lucha, en beneficio del pueblo, porque ya no queremos más levantones, más asesinatos, queremos que el pueblo esté tranquilo”.

Recordó también cómo se vivía en Apaxtla de Castrejón hasta antes de que se conformara el MAAC: “Vivíamos en un pueblo fantasma, en donde había miedo, porque pensábamos que nos iban a levantar. Se llevaron a muchas personas que jamás aparecieron, pedían rescate, y nunca regresaron. Eran señoras, jóvenes, muchachas que incluso perdieron la vida, y dejaron a sus hijos”.

Publicado en Sociedad y Justicia

Las lluvias deslavaron parte de la tierra debajo y puede caerse


Tecpan, 3 de noviembre. Choferes del servicio público de transporte de las rutas Tecpan-Tenexpa y Tecpan-San Luis San Pedro, alertaron sobre el riesgo que corren los conductores en un punto de la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, cerca del puente El Cuajilote, ya que las lluvias deslavaron parte de la tierra y el pavimento puede venirse debajo de un momento a otro.

Lo más preocupante es que el daño está a la vista de todo mundo menos de las autoridades de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que es la responsable de prevenir el deterioro de las vías carreteras, manifestaron los trabajadores del volante.

Joaquín Martínez, chofer de la ruta Tecpan-Tenexpa, contó que la oquedad se formó por las lluvias que han caído en las últimas semanas en la región, que dejaron sin sostén al tramo de pavimento que está a punto de venirse abajo en cualquier momento.

Abundó que el riesgo se incrementa porque por la senda pasan constantemente camiones pesados, sin que sus conductores tengan idea del peligro que existe, ya que el peso de los vehículos, si no se repara el daño, acabará por ocasionar un socavón en ese lugar.

Publicado en Sociedad y Justicia
Domingo, 04 Noviembre 2018 01:01

¿Y la hospitalidad?

En la década de los 70 del siglo pasado se hablaba, en el ámbito mundial, de la hospitalidad de los mexicanos y, en especial, de los acapulqueños; eran tiempos en que ya habíamos superado la barrera de la televisión blanco y negro, por eso Acapulco se veía a colores desde el extranjero, sobre todo en color azul, ese azul del mar y del cielo.

Pero nada era obra de la casualidad; quienes anden rondando los 50 años me darán la razón: desde un garrotero o un bell boy, hasta el dueño de negocios como restaurantes, hoteles y bares, se esforzaban por sonreír, por ofrecer lo mejor de sí a cambio de que el visitante se sintiera como en casa.

Sí, el trabajo de un servidor del turismo se circunscribía a la satisfacción total del visitante. ¿La propina? Esa siempre venía por añadidura.

También veíamos a los tradicionales lancheros con su gracia y dichos que hacían entrar en confianza de inmediato al cliente potencial.

Ahora vemos tristemente cómo prestadores de servicios atienden como si hicieran un favor al cliente y exigen la dádiva como si fuera obligatoria; algunos establecimientos cobran la propina en la cuenta de manera obligada, cuando se supone que es una “cantidad de dinero que se da voluntariamente para agradecer un servicio”.

Antes, “trabajar la propina” era sonreír, mostrarse solícito, atender de inmediato la necesidad del cliente; rutinas como levantar de la mesa servilletas usadas, envases vacíos, ceniceros, etc… eran un monumento a la amabilidad y la buena voluntad; se veía ese ánimo en el rostro del dependiente.

Publicado en Artículo
Domingo, 04 Noviembre 2018 00:59

La crisis de la amapola

Sin lugar a dudas, la petición que hizo al Ejército este viernes el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, para que se abstenga de fumigar o de alguna otra manera destruir los plantíos de amapola en la sierra es una solicitud difícil.

Por un lado, el instituto armado tiene tareas y órdenes específicas que cumplir, señaladas en la Constitución del país, en las leyes y en los mandatos que recibe de su jefe supremo, el presidente de la República en turno.

Por otro lado, los campesinos afectados de la sierra de Guerrero tienen necesidades que cubrir, y no poseen mejor medio que la siembra y venta de amapola, pues otros productos les dejan incluso un menor margen de ganancia.

Pero la situación para ellos es cada vez más difícil y hace un buen tiempo que es desesperada.

De un tiempo a la fecha, los medios noticiosos están informando que la amapola va perdiendo terreno frente a un opioide sintético más poderoso y más barato: el fentanilo, potente analgésico y anestésico de uso originalmente médico. Es 50 veces más fuerte que la heroína y 100 veces más que la morfina.

Publicado en Editorial

Archivo

« Marzo 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31