La Jornada Guerrero - Elementos filtrados por fecha: Viernes, 19 Octubre 2018

Activistas alertan sobre el riesgo que enfrentan diariamente cuando salen a las calles

Llevaremos la alerta de género hasta las últimas consecuencias, afirma la alcaldesa Adela Román


“Llevaremos la alerta de género hasta las últimas consecuencias”, subrayó la alcaldesa Adela Román Ocampo, durante la instalación del sistema municipal para prevenir, atender y sancionar la violencia contra las mujeres, el viernes a mediodía en la sala de cabildos.

Activistas y representantes de organizaciones sociales alertaron sobre el riesgo que enfrentan diariamente mujeres de todas las edades cuando salen a las calles, por lo que urgieron a autoridades municipales y estatales a tomar medidas urgentes y efectivas, para evitar más violencia contra las féminas en el municipio.

En lo que va de octubre, al menos cinco mujeres han sido asesinadas en diferentes hechos en Acapulco. Mientras que organizaciones como Guerrero 43, señala que 11 féminas han desaparecido en el puerto este mes; y en horas recientes, cinco alumnas de la Universidad Autónoma de Guerrero estuvieron a punto de ser raptadas, de acuerdo a declaraciones del rector Javier Saldaña Almazán.

Cristal Rebollar, del colectivo Caminando Juntas, recalcó que “vivimos en estado de emergencia todas las mujeres. Nos están matando, nos están levantando, nos están desapareciendo”.

Planteó la necesidad de implementar normas de movilidad específicas para mujeres en la ciudad y periferia, como establecer sitios de taxis seguros, botones de pánico, así como obras de alumbrado público en la zona de hospitales.

Enfatizó que es necesario contar con una policía de género, con personal capacitado para atender a mujeres agredidas, quienes proporcionen atención emocional y médica.

Lamentó que “las mujeres tenemos miedo de ir a trabajar, el sistema de seguridad está rebasado. Todos los días nos están desapareciendo”, insistió.

Publicado en Política

En la movilización, ciudadanos, activistas y estudiantes reclaman “¿Cuántas más?”


Ciudadanos, activistas y estudiantes marcharon la tarde del viernes del Zócalo de Acapulco hasta el asta bandera, frente al parque Papagayo, para exigir a las autoridades justicia por las mujeres que han sido asesinadas y desaparecidas en el puerto.

Al grito de “¡Justicia, justicia, justicia!”, los manifestantes arribaron al asta monumental, bajo una gran bandera de México, donde se unieron al grupo de activistas Ni una Menos.

Vestidas y vestidos con playeras negras y morado, más de 300 ciudadanos de todas las edades lanzaron consignas por sus desaparecidas, por las víctimas de violencia en Acapulco, por las mujeres asesinadas, por las mujeres y niñas que permanecen sin justicia.

“¡Señor señora, no sea indiferente, que asesinan a mujeres en la cara de la gente!”; “No, no, no, no me da la gana, ser una mujer sumisa y abnegada!”; “Sí, sí, sí, sí me da la gana, ser una mujer consciente y liberada!”, se escucharon voces en todo momento, teniendo como fondo la bahía de Acapulco; además de “¡Alto a la impunidad!,¡Ahora, se hace indispensable presentación con vida y castigo a los culpables!” y “¡Señor señora no sea indiferente, se mata a las personas en la cara de la gente!”.

Familiares y amigos cercanos a víctimas de violencia hicieron un pase de lista de mujeres que murieron asesinadas o se encuentran desaparecidas, acompañadas del exclamo de “¡Justicia!”.

Familiares Itzel Vega Radilla, cuyo cuerpo fue localizado el pasado lunes en un terreno baldío de la colonia Bocana, recordaron que era madre viuda de 34 años, con tres hijos. Su hermana Ilse la recordó como “una guerrera de Dios con fuerza y entereza”.

Publicado en Política

De haber sabido no voto por ella: ex trabajadoras en Atoyac


Atoyac, 19 de octubre. “De haber sabido no voto por Yanelli Hernández, creí que por ser mujer sería solidaria con nosotras”, manifestaron varias madres que tienen hijos con discapacidad que forman parte del grupo de ex trabajadores que fueron despedidos por el ayuntamiento de Atoyac, quienes mantienen tomado el edificio del DIF municipal para exigir el pago de sus liquidaciones.

De acuerdo a los ex empleados, desde que inició su protesta, la presidenta municipal Yanelli Hernández Martínez no se ha presentado a dialogar con ellos para proponer una solución al conflicto, sólo ha enviado al secretario de Gobierno municipal, Juan Carlos Pérez González, quien no ha dado respuesta favorable a sus exigencias.

Dentro del grupo está Maricela Vargas Rosas, quien laboraba desde hace seis años como intendente en la ciudad de los servicios. Es madre de tres hijos con discapacidad, para los cuales el sueldo que ganaba era el único ingreso con el cual compraba, entre otras cosas, las medicinas para el tratamiento de los menores, pañales y leche.

Ella asegura que de haber sabido no habría votado por la actual edil, pues creyó que por ser mujer sería solidaria con las madres que trabajan en su administración.

Por su parte, Maximina Parra Garay, quien trabajaba en la comunidad de Arroyo Grande desde hace 6 años como encargada de la Biblioteca municipal. Es madre de un varón de 21 años con discapacidad, lo que lo mantiene atado a una silla de ruedas sin poderse mover. Contó que su sueldo era de mil 600 pesos, con los cuales compraba, entre otras cosas, las medicinas para el tratamiento de su hijo, siendo su salario el único ingreso dentro de su familia, pues su esposo está actualmente enfermo.

Publicado en Política

Archivo

« Julio 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31