La Jornada Guerrero - Elementos filtrados por fecha: Domingo, 14 Octubre 2018
Lunes, 15 Octubre 2018 00:43

Juanitas, ¿llegaron para quedarse?

La regidora acapulqueña del Partido Socialista de México (PSM) Margarita Rivera Vélez revivió el episodio de las Juanitas al solicitar licencia al Congreso del estado para que su suplente, María Guadalupe Cortés Mendoza, tome su cargo, acción que levantó severas críticas contra Ramiro Solorio Almazán, a quien se señala como autor intelectual de la maniobra para imponer a su esposa en el cabildo porteño.

El término de las Juanitas tiene su origen en 2009, cuando Clara Brugada, a quien Silvia Oliva le quitó la candidatura del PRD a la jefatura delegacional de Iztapalapa, decidió apoyar al candidato del PT, Rafael Acosta Ángeles, Juanito, pero se registró como su suplente para que, en caso de ganar, pidiera licencia para cederle el cargo, lo que finalmente sucedió.

En la misma elección se aplicó este método en los comicios para renovar el Congreso de la Unión: ocho diputadas pidieron permiso para ceder el cargo a amigos, familiares y hasta esposos, todos hombres, con lo que se vulneró el principio de equidad de género, aprovechándose de un resquicio en la ley que no obligaba a que los suplentes fueran del mismo género.

Aunque el término Juanita se acuñó aquel año por tratarse de comicios de alcance nacional, la maniobra realmente tuvo un antecedente en el estado de Guerrero siete años antes.

En 2002, en la región de Tierra Caliente, Ramiro Alonso de Jesús se registró como suplente de Marisol Calderón Medina, quien cubriría la cuota de jóvenes que se exigía entonces en el PRD para llenar la lista de aspirantes a una diputación plurinominal.

Ni la ley en materia electoral, ni el Estatuto del partido exigían que los suplentes deberían estar en igualdad de condiciones que los titulares (jóvenes, mujeres, etcétera), por lo que finalmente Marisol obtuvo su diputación, pero no asumió el cargo, y entonces Ramiro Alonso de Jesús finalmente fue llamado para tomar la curul vacante.

Publicado en Artículo
Lunes, 15 Octubre 2018 00:42

Impunidad, la huésped de honor

Familiares, amigos y miembros de organizaciones sociales marcharon ayer por calles de Chilapa para conmemorar un año del asesinato del luchador social Ranferi Hernández Acevedo.

Un año de falta de resultados. Un año de impunidad. Un año de incapacidad.

La noche del sábado 14 de octubre de 2017, Hernández Acevedo fue hallado muerto en el municipio de Chilapa, junto con su esposa, Lucía Hernández Dircio; su suegra, Juana Dircio Acevedo, y su chofer.

El 17 de octubre, el pleno del Congreso local emplazó al entonces fiscal general del estado, Xavier Olea Peláez, para que en 10 días naturales investigara los homicidios. Ha transcurrido exactamente un año, y no hay resultados.

A esas alturas del año, nueve políticos habían sido asesinados y uno está desaparecido. La mayoría de las agresiones está ligada a políticos del PRD; sólo dos casos a priístas.

Así, el 13 de octubre fue localizado con un balazo en el cuello en una calle de Chilapa el ex presidente municipal de Zitlala Francisco Tecuchillo Neri; horas después falleció en el hospital.

Publicado en Editorial

La falta de cultura de habitantes de El Ticuí aumenta el deterioro del edificio: autoridades

Se busca mantener en buenas condiciones al lugar que fue un símbolo del poder económico, dicen


Atoyac, 13 de octubre. Personal del ayuntamiento de Atoyac inició con trabajos de limpieza en el casco de la ex fábrica de hilados y tejidos Progreso del Sur, ubicada en la comunidad de El Ticuí.

Las labores, según las autoridades, tienen por objetivo mantener en buenas y aseadas condiciones al lugar, considerado como una de los vestigios históricos más importantes de la región, y que en los últimos años servía como basurero a los pobladores de la localidad.

De tres meses a la fecha, los miembros de la comunidad cultural de Atoyac, habilitaron el interior del casco para efectuar tertulias literarias, tardes de poesía y otras actividades culturales con el fin de mantener vivo el sitio y promover su cuidado y conservación, contó, en entrevista, el historiador Víctor Cardona Galindo, al tiempo que celebró las labores de limpieza dentro del inmueble, pues aseguró que la falta de cultura de parte de los pobladores de El Ticuí y de la población de la cabecera municipal, ocasionaron que se acrecentara el deterioro del edificio.

Contó que de acuerdo a las opiniones vertidas por fotógrafos alemanes y franceses que visitaron el casco hace unos meses, la relación entre los muros y los árboles que crecieron en el interior, algunos recargados literalmente de las paredes, es increíble y excepcionalmente artística, por lo que confió en que los trabajos de aseo del lugar no afecten la naturaleza interior del lugar.

El también miembro de la comunidad cultural de Atoyac, dijo que han sido bien recibidas las jornadas culturales que se organizan en el interior de la fábrica, mismas que han permitido que la gente respete el lugar y poco a poco comience a involucrarse en su preservación, tal y como lo ha demostrado el trabajo de la comisaría ejidal y municipal de El Ticuí.

Publicado en Sociedad y Justicia

Archivo

« Mayo 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31