La Jornada Guerrero - Elementos filtrados por fecha: Martes, 07 Noviembre 2017

No hay orden judicial, y los sellos que pusieron son apócrifos, revela el fiscal regional

Es la segunda vez que fuerzas del gobierno ingresan al inmueble con el pretexto de un litigio


Armados, en vehículos oficiales y también en vehículos particulares sin placas, unos 20 agentes de la Policía Ministerial irrumpieron en el edificio de la Coprera, donde sesiona el Frente Progresista de Guerrero, constituido expresamente para apoyar la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, e intentaron desalojar dos locales del inmueble y, tras no poder ingresar en él, porque tenía candado, colocaron sellos en la puerta principal y un segundo candado.

Es la segunda ocasión en menos de un mes en que el inmueble es asediado por fuerzas armadas oficiales. El 13 de octubre pasado, un grupo de militares se introdujo en el edificio, sacó a quienes se encontraban en él y colocó un candado en una bodega.

Ambas acciones ocurrieron sin que exista ningún proceso judicial abierto, y en ambos casos los agentes actuaron sin ninguna orden judicial.

El dirigente del Frente Progresista, Eloy Cisneros Guillén, relató que ayer alrededor de las 10 de la mañana se presentaron los policías ministeriales y actuaron contra unos puestos de tacos que están sobre la calle Ejido, frente a la terminal de autobuses foráneos, pero que son parte del mismo edificio.

Él estaba presente cuando ocurrieron los hechos, a diferencia de octubre, que no se encontraba cuando ingresaron los militares. Los policías ostentaban una placa que los acredita en su ejercicio, pero cuando Eloy Cisneros les pidió una orden judicial no la mostraron; sólo dijeron que sí existía.

En cambio, los policías le pedían al dirigente social que se identificara. Finalmente, no desalojaron los puestos de tacos, y se enfilaron hacia el acceso principal del edificio, que está sobre la Calle 6, pero Eloy Cisneros llegó antes que ellos y le puso candado. Entonces los policías le exigieron que lo abriera, y el dirigente dijo que no, hasta que le mostraran una orden judicial, porque en el interior hay computadoras y otros objetos que pueden perderse.

Hubo un momento de tensión. Para para entonces ya se encontraban ahí el dirigente del Frente Democrático de Trabajadores de Salud, Nemesio Soberanis, y el secretario de Organización estatal de Morena, Juan Carlos Manrique, así como otros miembros del Frente, y empezaron a llegar los reporteros.

En ese momento, al ver a los comunicadores, los policías se subieron a sus camionetas y se fueron. “Si todo estaba bien, no tenían por qué irse al ver a los reporteros”, comentó Eloy Cisneros. Dijo que los policías solamente aseguraban tener una escritura a favor de un individuo (que se identificó como Esteban Arturo Fonseca Soto) y que a su vez éste compró al que encabezó a los militares en octubre, quien dijo ser hijo de Renato Ursúa, fundador de la Coprera.

Cisneros Guillén recordó que el edificio estuvo en un litigio y hubo sentencia, confirmada después por la Sala Superior, en la que se adjudica la administración del inmueble al actual dirigente de la Unión Mercantil de Copreros, Jorge Luis Salas Pérez, quien no estuvo presente ayer. En todo caso, dijo que si hay algún derecho que reclamar, debe hacerse por medio de los tribunales, no con un desalojo armado.

Más tarde, hasta el lugar llegó el fiscal regional de Acapulco, Francisco Quevedo de Astudillo, quien dijo a los representantes del Frente que ya corroboró en la Fiscalía que no existe ninguna orden judicial para la actuación realizada ahí, y que los sellos colocados eran apócrifos, por lo que procedería a retirarlos. Encabezados por Eloy Cisneros, los dirigentes acudieron a la agencia del Ministerio Público de Mozimba a presentar una denuncia por la irrupción de los agentes ministeriales, quienes dijeron provenir de la agencia en Costa Azul.

Publicado en Sociedad y Justicia
Miércoles, 08 Noviembre 2017 00:05

Evasión impune

Una nueva investigación mundial sobre paraísos fiscales puso al descubierto a más políticos, empresarios y figuras de la vida pública que habían logrado mantener en secreto sus inversiones, entre ellos la reina Isabel II, el presidente colombiano Juan Manuel Santos, el cantante Bono y el primer ministro canadiense Justin Trudeau, además de empresas como Apple, Facebook, Twitter, Uber, Nike y Tesla, que han aprovechado paraísos fiscales para evadir impuestos.

El reporte Paradise Papers, elaborado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, señala a decenas de líderes mundiales, empresarios, estrellas hollywoodenses y deportistas que utilizaron cuentas offshore para no pagar impuestos. Como era de esperarse, en la lista, confeccionada tras revisar 13.4 millones de documentos de la base de datos de Appleby, aparecieron algunas figuras de la vida mexicana.

De acuerdo con la investigación Paradise Papers, tras su muerte, el líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) Joquín Gamboa Pascoe heredó a su esposa e hijos no menos de 15.5 millones de dólares que ocultó durante años en paraísos fiscales. El autor de la frase “¿Qué? ¿Si los trabajadores están jodidos, yo también tengo que estarlo?”, recibió depósitos por millones de dólares en bancos de Alemania, Estados Unidos, Canadá e Inglaterra tan sólo entre 2014 y 2015.

Publicado en Artículo
Miércoles, 08 Noviembre 2017 00:05

¿Ni Aguirre, ni Zeferino?, ¡quién sabe!

En el supuesto de que en su condición de consejero nacional de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Rubén Cayetano García tuviera la autoridad suficiente para hacer inclusiones y exclusiones en el partido, habría que dar por hecho que ni Ángel Aguirre Rivero, ni Zeferino Torreblanca Galindo, ex gobernadores ambos, serían candidatos a un puesto de elección popular por ese partido.

Cayetano García basa su afirmación en que los dos ex mandatarios representan proyectos políticos muy distintos a lo que es Morena, y los dos están en la categoría de gobernantes que han cometido actos contra el pueblo, y por tanto no podrían ser candidatos a nada.

Quizá si fuera el dirigente estatal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, o el enlace nacional, César Núñez Ramos, quienes emitieran una postura en ese sentido, habría que conceder otra perspectiva a tal invalidación.

Por su parte, el representante ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de ese instituto político, Sergio Montes Carrillo, consideró que ni ética, ni moral, ni políticamente, los dos ex gobernadores podrían ingresar a Morena. “Si ellos entraran, muchos saldríamos”, vaticinó.

Estimó que, si bien no es imposible que ambos ex mandatarios tengan pláticas con la dirigencia nacional, eso no implica que vayan a tener un cargo, y menos por la vía plurinominal.

Si bien ambos directivos descartan la probabilidad de que los dos ex mandatarios sean postulados a un cargo, lo cierto es que, se sabe, Torreblanca Galindo se mueve considerando la posibilidad de ser candidato a alcalde. Se habla de que las preferencias en su favor son muy elevadas y que podría ser precisamente Morena el partido que lo cobije.

Torreblanca Galindo no resulta ser carismático, sobre todo porque en su manera de expresarse es muy claro, directo y claridoso; no obstante, tiene fama de ser buen administrador, lo cual demostró lo mismo como presidente municipal de Acapulco que como gobernador.

Respecto a Aguirre Rivero, con la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa sobre sus espaldas, igual se menciona su interés en reingresar a la lucha política. Y si alguno de los dos ex gobernadores o los dos llegan a ser tomados en cuenta por Morena, no es en el ámbito local donde seguramente se tomaría la decisión, sino en el nacional se determinará si cuentan con las prendas para ese efecto, y tal vez a ello se debe la mesura de Sandoval Ballesteros y Núñez Ramos. n

Publicado en Editorial

Continúan en paro laboral porque no quieren pertenecer al sindicato de la CTM

Advierten los mineros inconformes que todo lo que suceda será responsabilidad de la empresa


Cocula, 7 de noviembre. “No queremos a la CTM”, “Fuera de la Minera Media Luna”, fueron los lanzamientos que hicieron los mineros en paro laboral, en la que denunciaron amenazas, inseguridad al momento de trabajar y condiciones nulas para hacer la labor.

Cobijados por sus esposas, hijos, hijas y la fuerza que tienen, los trabajadores se quejaron en gran fuerza por las arbitrariedades de la empresa.

Ahí mismo denunciaron que han sido hostigados para seguir en el Sindicato Nacional de Trabajadores Permisionarios del Autotransporte, Similares y Conexos de la República Mexicana de la CTM. Muchas personas no saben que están incluidos en el gremio.

Los obreros bajo los rayos del sol.

Israel Hernández, uno de los inconformes, advirtió que todo lo que suceda será responsabilidad de la empresa.

“Hay salarios bajos, muchas personas se quejan y queremos que haya trabajo para la gente local”, denunció.

Denunció que muchos trabajadores han recibido amenazas, pero siguen con la confianza en que se termine la relación sindical de la CTM con la minera.

Por su parte, otros de los involucrados expresaron que no hay tiempo para negociar, aún “cuando la empresa les ha lanzado amenazas para poder despedirlos”.

En una reunión que sostuvieron con líderes del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSRM), los mineros, fuera de las instalaciones, denunciaron que los líderes del Sindicato Nacional de Trabajadores Permisionarios del Autotransporte, Similares y Conexos de la república Mexicana de la CTM, Oscar Sotelo y Marcelo Ríos Zuñiga, no han tenido relación, y en ese sentido, no aceptan seguir bajo una agrupación de la que no eligieron.

Entre el polvo y grupos que los vigilan, los manifestantes mantienen sus acciones de movimiento, y ahí se quejaron han recibido un trato indigno por parte de la extractora.

Publicado en Sociedad y Justicia

Archivo

« Noviembre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30