Delito de facturación falsa

Escrito por  Eduardo López Betancourt Nov 18, 2019

Se publicó en el Diario Oficial de la Federación el pasado 8 de noviembre una reforma a diversas legislaciones federales relacionadas con la materia penal, para establecer la criminalización del delito de facturación falsa, sobre el cual se venía debatiendo en las semanas anteriores. El tipo penal queda previsto en el artículo 113 bis del Código Fiscal de la Federación, que establece que se impondrá sanción de dos a nueve años de prisión al que por sí o por interpósita persona expida, enajene, compre o adquiera comprobantes fiscales que amparen operaciones inexistentes, falsas o actos jurídicos simulados.

Igualmente, este precepto establece que será sancionado con las mismas penas el que a sabiendas permita o publique, por cualquier medio, anuncios para la adquisición o enajenación de comprobantes fiscales que amparen operaciones inexistentes, falsas o actos jurídicos simulados.

Como penas específicas, se señala que cuando el delito sea cometido por un servidor público en ejercicio de sus funciones, será destituido del empleo e inhabilitado de uno a 10 años para desempeñar cargo o comisión públicos. La procedibilidad en el caso de este delito es la querella de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para proceder penalmente por este delito.

De interés es también una regla sobre el concurso, al señalar que el delito previsto en este artículo, así como el dispuesto en el artículo 400 bis del Código Penal Federal, que es el de operaciones con recursos de procedencia ilícita, se podrán perseguir simultáneamente.

De entre lo más discutido sobre este nuevo delito fue su consideración como un acto de delincuencia organizada, al reformarse también la ley de la materia en su artículo 2º, al cual se adicionaron las fracciones VIII bis y VIII ter. Con esto queda previsto que se sancionará como miembros de la delincuencia organizada a las tres o más personas que se organicen de hecho para realizar, en forma permanente o reiterada, conductas que por sí o unidas a otras, tienen como fin o resultado cometer estos delitos, de defraudación fiscal, previstos en el artículo 108, y los supuestos de defraudación fiscal equiparada, previstos en los artículos 109, fracciones I y IV, ambos del Código Fiscal de la Federación, exclusivamente cuando el monto de lo defraudado supere tres veces lo dispuesto en la fracción III del artículo 108 del Código Fiscal de la Federación; así como las conductas previstas en el artículo 113 bis del mismo Código Fiscal de la Federación, exclusivamente cuando las cifras, cantidad o valor de los comprobantes fiscales que amparan operaciones inexistentes, falsas o actos jurídicos simulados, superen tres veces lo establecido en la fracción III del artículo 108 del Código Fiscal de la Federación. Dicha fracción del artículo 108 prevé como monto la cantidad de 2 millones 601 mil 410 pesos.

Esta tipificación del delito de facturas falsas como delincuencia organizada supone diversas consecuencias procesales. Por ejemplo, el artículo 167 del Código Nacional de Procedimientos Penales fue también reformado para considerar que en estos delitos procede la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa. Además, de manera expresa se apunta en las reformas al artículo 187 de este código que no proceden los acuerdos reparatorios, y al 192, que no procede la suspensión condicional. Respecto al criterio de oportunidad, sí se permite, según el texto reformado del artículo 256, siempre que se dé previa autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, por medio de la Procuraduría Fiscal de la Federación, y únicamente en el caso de que el imputado aporte información fidedigna que coadyuve a la investigación y la persecución del beneficiario final del mismo delito fiscal o financiero, tomando en consideración que será este último quien estará obligado a reparar el daño. n