Imprimir esta página

Nueva Ley General de Educación

Escrito por  Eduardo López Betancourt Oct 15, 2019

El pasado 30 de septiembre se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley General de Educación de la 4T, que da seguimiento a la reforma constitucional del artículo 3º realizada este año. En tanto reglamentaria del precepto fundamental, señala el artículo 1º que la nueva norma se ocupa de garantizar el derecho a la educación reconocido en el artículo 3 de la Constitución, así como en los tratados internacionales. Se precisa que el ejercicio de este derecho es necesario para alcanzar el bienestar de todas las personas, lo que sugiere esta idea de los derechos humanos como protecciones para la obtención y acceso a bienes valiosos requeridos para el florecimiento humano.

El objeto concreto de la ley es regular la educación que impartan los distintos órganos del Estado, Federación, gobiernos locales y municipales, así como organismos descentralizados y los particulares con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios. Como ya se había establecido, se sigue la concepción de que la educación es un servicio público fundamental, que por su mayor relevancia ha de estar sujeto a la rectoría del Estado.

Ya desde el artículo 2 se dice que el Estado priorizará el interés superior de niñas, niños, adolescentes y jóvenes en el ejercicio de su derecho a la educación, como no podría ser de otra manera. Esto trae a colación la necesaria precisión jurídica sobre el acceso universal que se ha establecido, así como las cuestiones para garantizarlo mediante el desarrollo de programas y políticas.

De gran interés es la participación social de los distintos grupos en la educación, según dice el artículo 3, el Estado fomentará la participación activa de los educandos, madres y padres de familia o tutores, maestras y maestros, así como de los distintos actores involucrados en el proceso educativo y, en general, de todo el Sistema Educativo Nacional, para asegurar que éste logre sus frutos y extienda sus beneficios.

La ley es bastante amplia, por lo que ya habrá oportunidad de comentarla con detalle. En principio, hay declaraciones importantes en el capítulo sobre el ejercicio del derecho a la educación. Según el artículo 5, toda persona tiene derecho a la educación, la cual se entiende como medio para adquirir, actualizar, completar y ampliar sus conocimientos, capacidades, habilidades y aptitudes que le permitan alcanzar su desarrollo personal y profesional; como consecuencia de ello, contribuir a su bienestar, a la transformación y el mejoramiento de la sociedad de la que forma parte. Es un concepto integral de educación, que va más allá de la mera instrucción. Subyace al mismo la idea de competencias, como reunión de conocimientos teóricos con habilidades y destrezas, aunque ese concepto no se menciona.

Sigue diciendo el precepto que con el ejercicio de este derecho a la educación, inicia un proceso permanente centrado en el aprendizaje del educando, que contribuye a su desarrollo humano integral y a la transformación de la sociedad. Esta idea del aprendizaje centrado en el alumno atiende a las últimas tendencias pedagógicas, además es acorde con la visión internacional sobre la educación promovida por ejemplo desde la OCDE.

Complementa el artículo que la educación es factor determinante para la adquisición de conocimientos significativos y la formación integral para la vida de las personas con un sentido de pertenencia social basado en el respeto de la diversidad, y es medio fundamental para la construcción de una sociedad equitativa y solidaria.

Por lo que hace al acceso a este bien que es la educación, este mismo artículo señala que el Estado ofrecerá a las personas las mismas oportunidades de aprendizaje, así como de acceso, tránsito, permanencia, avance académico y, en su caso, egreso oportuno en el Sistema Educativo Nacional, con sólo satisfacer los requisitos que establezcan las instituciones educativas con base en las disposiciones aplicables.

Como se aprecia, el artículo es rico en buenos propósitos, que marcan un derrotero sobre la concepción del derecho a la educación. n