Comunicación en el aula

Escrito por  Raúl Sendic García Estrada Jul 12, 2019

La comunicación en el aula va más allá del proceso en el que el emisor habla y un receptor escucha; este proceso es el de toda una comunidad que comparte e intercambia experiencias, conocimientos y sentimientos a partir de las relaciones que sus integrantes establecen entre sí para crear las condiciones tendentes a desarrollar la motivación del alumno y su capacidad creativa, así como su personalidad.

La comunicación en el aula es un proceso de intercambio entre profesores, alumnos, estudiantes, directivos y toda la comunidad para crear un clima favorable para optimizar el intercambio y los procesos de aprendizaje en un sistema abierto que garantice la distribución y las funciones de los participantes, que se enriquezcan mediante el diálogo, las actividades y los procesos de comunicación.

La comunicación educativa es un espectro muy amplio que va de la existencia individual a la construcción del trabajo social y comunitario.

Es de particular importancia estudiar las funciones del proceso de comunicación, la utilización de patrones de lenguaje influyentes para promover el aprendizaje y la conducta positiva, construir técnicas metodológicas efectivas para fomentar la comprensión y ayudar a mejorar la comunicación.

La comunicación educativa es la base fundamental del proceso de enseñanza-aprendizaje en el aula para garantizar la efectividad de la escuela y evaluar el compromiso, los niveles de interacción, el ambiente positivo, los desafíos y las expectativas en el aula, la tarea es comunicar de una manera efectiva para garantizar el aprendizaje y la comprensión.

Es importante buscar las herramientas y técnicas para mejorar las habilidades comunicativas, utilizando todos los recursos a nuestro alcance: la psicología, la sociología, los modelos lingüísticos y la neurociencia.

Los maestros enfocados a la eficacia de su trabajo deben tener conocimientos en la materia que imparten, tener experiencia en la práctica docente, habilidades comunicativas y un interés fundamental en su trabajo, a partir de desarrollar la palabra y el lenguaje corporal; en el trabajo cotidiano y en la práctica docente.

Es importante crear los circuitos de comunicación y la construcción del proceso de la comunicación en dos días de retroalimentación, entre las personas involucradas, dado que los comunicadores eficaces reconocen que del significado de su comunicación derivan las respuestas y los avances que se obtienen. Por lo anterior, la comunicación debe de observar detalles, expresiones, modulación de voz, atención a los pequeños detalles y al lenguaje corporal; a las habilidades interpersonales e intrapersonales, enfocarse al modo en que te comunicas así como los contenidos que comunicas, asegurar la claridad de los temas que desarrollas; a la utilización de las rutinas y estrategias para la comprensión.

Entre las habilidades comunicativas se establece que se debe de saber lo que quieres comunicar, la utilización de palabras específicas, los diálogos, los objetivos del aprendizaje, la utilización de metas; identificar lo que ocurre en el aula, las posturas corporales, las expresiones faciales, los tonos de voz, la respiración.

El comunicador en el aula debe ser flexible en cambiar la manera en que se comunica, en modificar su metodología, la perspectiva docente, de acuerdo a las necesidades educativas y construir actividades nuevas y diferentes y utilizar palabras distintas.

La meta de la comunicación educativa es crear un lenguaje incluyente en el aula, mejorar las habilidades educativas y realizar los cambios que marquen la diferencia, en la utilización positiva e influyente del lenguaje; construir en transformarse de profesor a comunicador y motivador, y aplicar un lenguaje positivo en influir en las conductas de los estudiantes.

El lenguaje debe de conectar para influir, e influir para transformar y reforzar el aprendizaje, mediante los enfoques, las estrategias de aprendizaje, la perseverancia y la innovación, además de la importancia de la comunicación no verbal, el lenguaje corporal y el tono de voz, frente a los desafíos de los estilos de comunicación, a partir de crear un clima emocional correcto, la reflexión, el contagio emocional y el humor. n