Corrupción política

Escrito por  Esthela Damián Peralta Feb 13, 2019

Un nuevo rostro de la corrupción es el que reveló el presidente Andrés Manuel López Obrador al señalar a nueve ex funcionarios federales de administraciones pasadas de haber colaborado en el deterioro de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Ahora se sabe que en las últimas etapas del Gobierno mexicano se creó una combinación entre el sector privado y esas autoridades que en unos cuantos años hicieron que esa empresa histórica se redujera a una que produce 50 por ciento de la energía eléctrica del país.

En la lista negra figuran ex secretarios de Estado y ex funcionarios de la propia CFE, que tienen o han tenido actividades en el sector energético privado en empresas como Iberdrola y Sempra Energy, entre otras.

El listado incluye a funcionarios de los dobiernos de los presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón.

Los señalados son José Córdoba Montoya, jefe de la oficina de la Presidencia en los tiempos de Salinas y actual propietario de la empresa Proveedora de Servicios de Energía SA de CV, y Jesús Reyes-Heroles González-Garza, ex secretario de Energía y ex director de Pemex y hoy presidente de Energa, que ha tenido participación en consejos consultivos de empresas como Energy Intelligence Group y Morgan Stanley Energy Partners.

Carlos Ruiz Sacristán, ex secretario de Comunicaciones y Transportes y presidente del Consejo y director general del North American Infrastructure Group de Sempra Energy, y Luis Téllez, secretario de Energía y de Comunicaciones en los sexenios de Zedillo y Calderón, y actual asesor senior de Kohlberg Kravis Roberts.

Alfredo Elías Ayub, director de CFE con Zedillo, Fox y Calderón, y por ahora consejero independiente de Avangrid, y Felipe Calderón, secretario de Energía en el sexenio foxista y luego consejero independiente de Avangrid.

Georgina Kessel Martínez, titular de Energía en el sexenio de Felipe Calderón y por ahora consejera independiente de Iberdrola, y Jordy Herrera Flores, también titular de la Secretaría de Energía en el periodo calderonista, quien por medio de SHL Asesores ha fungido como broker de Repsol y Gas Natural Fenosa.

La lista la completa Alejandro Fleming Kauffman, jefe de Asuntos Jurídicos de la Sener con Calderón y actual secretario no miembro de Iberdrola México e Iberdrola México Renovables.

El  presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que se trata de una práctica totalmente inmoral que no se permite en otros países del mundo, porque los ex funcionarios tienen en su poder información estratégica.

El artículo 72 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas establece que será responsable de contratación indebida de ex servidores públicos el particular que contrate a quien haya sido funcionario durante el año previo, que posea información privilegiada que directamente haya adquirido con motivo de su empleo, cargo o comisión en el servicio público.

La limitante se estableció para evitar que el contratante se beneficie en el mercado o se coloque en situación ventajosa frente a sus competidores, justo con esa información.

La legislación agrega que, en este supuesto, también será sancionado el ex servidor público contratado.

Ante esta crítica situación, López Obrador anunció que ya se trabaja en una iniciativa de ley para prohibir que funcionarios, una vez concluida su labor pública, trabajen en empresas privadas relacionadas con el sector de su encargo en los siguientes 10 años.

El mandatario dijo que esa propuesta tiene que ver con el proyecto de austeridad y con otras leyes.

También arremetió contra la Comisión Reguladora de Energía (CRE), a la que acusó de conspirar contra la Comisión Federal de Electricidad.

Al hablar de la destrucción de la CFE durante los sexenios pasados, el mandatario federal indicó que la CRE es un organismo independiente, pero del pueblo.

Asimismo, llamó a empresas que tienen acuerdos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a revisar contratos para restructurarlos y no aumentar los precios de la energía eléctrica.

Además, afirmó que hay siete gasoductos parados por los que la Comisión debe erogar 21 mil millones de dólares, lo que daña las finanzas de la empresa.

Al respecto, Manuel Bartlett, titular de la CFE, precisó que las empresas propietarias de los ductos que están detenidos son Carso, IEnova y TransCanada.

Reconoció que el primer paso será renegociar las condiciones de los contratos firmados con esas compañías en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto. Sin embargo, en caso de que no accedan, se analizaría la posibilidad de tomar una ruta legal.

Como consecuencia de “contratos leoninos”, la CFE está obligada a pagar cantidades millonarias a las empresas, aun cuando los ductos se encuentren detenidos. n