5 de febrero

Escrito por  Eduardo López Betancourt Feb 09, 2019

Se cumplió el pasado 5 de febrero el 102 aniversario de la Constitución de Querétaro, ordenamiento fundamental del Estado mexicano. Cabe aprovechar la fecha para recordar algo de la historia constitucional del país.

Como es bien sabido, la Carta Magna fue producto del movimiento revolucionario. Hacia el año de 1916, bajo la relativa estabilidad que se vivía, comparada con la situación de los años anteriores, se dieron las condiciones adecuadas para la elaboración de una nueva Constitución. Entre los antecedentes legislativos de la nueva Constitución tenemos la Ley del Municipio Libre y la del Divorcio (25 de diciembre de 1914), la Ley Agraria (6 de febrero de 1915) y La abolición de las tiendas de raya (22 de junio de 1915).

El 15 y el 19 de septiembre de 1916 se emiten leyes relativas a la formación de un nuevo Congreso Constituyente. Según refiere el maestro Felipe Tena Ramírez, a diferencia de algunos de los anteriores constituyentes, que por la norma que les dio origen podían expedir soberanamente una nueva carta fundamental, el convocado por el decreto de septiembre de 1916 no podría ocuparse de otro asunto más que del proyecto de la Constitución reformada que le presentaría el primer jefe, Venustiano Carranza.

En el Congreso se reconoce la participación de numerosas figuras políticas, divididas en tres posturas: los carrancistas, como Luis Manuel Rojas, José Natividad Macías, Alfonso Cravioto y Félix F. Palavicini; los radicales, como Heriberto Jara, Francisco J. Mújica y Luis G. Mozón, y los independientes. Provenían de los más diversos estratos sociales, generales, ex ministros, obreros, periodistas, mineros, campesinos, ingenieros, abogados, médicos, profesores normalistas.

Venustiano Carranza se encargó de presentar al Constituyente un proyecto de Carta Magna reformada; junto con él, reconoció la importancia de la Constitución de 1857, pero resaltó su falta de vigencia.

La estructura de la Constitución de 1857 permaneció en su gran mayoría en el ámbito relativo a las garantías individuales, el tipo de gobierno y la estructura tripartita.

El 31 de enero de 1917 se firmó la Constitución por los miembros del Congreso Constituyente. Fue promulgada el 5 de febrero, y entró en vigor el 1 de mayo de ese año.

En la nueva Carta Magna se plasmaron y proyectaron gran parte de los ideales de la Revolución Mexicana; destacan como artículos fundamentales el 27, que da solución a la cuestión agraria y a los problemas de la propiedad de la tierra, planteados en el Plan de Ayala; el 123, que fija la bases del “derecho obrero”, y el 3, referido a la educación, que establece la instrucción laica.

El primer capítulo del ordenamiento legal consagra las antes denominadas garantías individuales, de los artículos 1 al 29; además, destacan el artículo 115, relativo al municipio libre, y el 130, que ratifica la definitiva separación entre la Iglesia y el Estado.

Es importante que los mexicanos conozcan su Constitución, que es el ordenamiento fundamental del Estado, en el que además de la estructura del gobierno, se plasman los derechos humanos que todos debemos exigir y cumplir. n