¿Funerales o mitin político?

Escrito por  Ginés Sánchez Ene 02, 2019

Estado conservador, en el termino correspondiente al de la epoca que se quiera, ultra catolicos, hipocritas por antonomasia, historicamente con manchas de traicion a la Patria, como cuando no pocos de sus habitantes se unieron a los invasores franceses en el Siglo 19, en fin. Pudimos constatar todos por television y otros medios que el funeral de las cinco personas que perecieron en el muy triste accidente del dia 24 de diciembre fue reducido a un vulgar mitin politico, en el que los ´acarreados´ no iban vestidos como la gente humilde, sino impecablemente y de gala. Ninguno de los ahi presentes dejo pasar la oportunidad al hablar y/o ser entrevistado de anteponer lo politico al luto propio de la naturaleza de cualquier funeral; el exalcalde de Puebla, de apellido Black, al fungir como orador principal en dicho acto tenia un rostro en el que no podia ocultar su expresion de jubilo, similar a alguien que se acaba de sacar la loteria, no se si sea el candidato por el PAN a la gubernatura en las proximas elecciones o se le abra esa posibilidad real en un futuro, pero al citado ya Señor Luis Black rebosaba de euforia, solo le faltaba gritar un ¡ya me vii!

Los orquestados gritos e injurias a la Secretaria de Gobernacion, representante del poder ejecutivo federal, Olga Sanchez Cordero, las lagrimas fingidas del ex-gobernador Tony Gali, los malactuados gestos de Lozano Alarcon y su caracteristico veneno, en fin, fuimos testigos de la representacion de una puesta en escena, donde, cual hienas y sin el menor pudor, la mayoria de los asistentes estaba ya peleandose los despojos pestilentes de una presa muerta, de paso abonando a lo que ellos mas desean: una desestabilizacion del pais, con (segun ellos) el fracaso de la actual administracion federal, mediante ataques infundados al Presidente de la Republica.

En fin, si alguien quisiera ver el resumen de la miseria humana, que busque en internet y vea el video completo del acto politico disfrazado de dicho funeral acontecido en Puebla. Ante un pais asi, por mas lideres dispuestos a dedicar su vida entera al florecimiento de este, luce dificil, mucho mas de lo que en realidad es y/o parece, la consolidacion de la cuarta transformacion de la vida publica en Mexico. Aunque estoy cierto, no es imposible y se ha de llevar a cabo. No es casual la expresion ¡me canso ganso!, que deberia traducirse a una actitud de TODOS, para abonar a un mejor estado de cosas en la Nacion y al engrandecimiento de la Patria misma.

Fuera del acto mencionado, los actores politicos no distan de ese vil comportamiento, solo baste mencionar a Vicente Fox, personaje que con una aparente mezcla de senilidad y locura, en una entrevista en MilenioTV, sin mas, se dedico a insinuarle a su interlocutor que de plano el nuevo gobierno tuvo algo que ver en dicho accidente, teniendo el entrevistador que acotarlo al recordarle que se estaba desviando del tema original; aqui no esta de mas acotar que alguien deberia aconsejar a ese grupo de medios en quitarle ya los espacios que le dan al expresidente, ya que devaluan su credibilidad, mas sumando el hecho que ya es del conocimiento publico que esta psiquiatricamente medicado. Fox se expresa como si el actual presidente tuviera la torpeza que el tuvo, en su oportunidad historica, de pegarse disparos en el pie un dia si y el otro tambien, y como si no hubiera hecho perder al pais seis años de irrepetible bonanza petrolera y legitimidad democratica, por si poco fuera, enrarecido el clima politico (lo que hasta la fecha impera) con su ilegal e inmoral participacion en el proceso electoral de 2006, cuyos estragos hasta el dia hoy sufrimos todos. En fin, desolador retrato de una parte de la sociedad mexicana me toco ver en los mencionados funerales, con la costumbre incluida de elevar la figura de los recien fallecidos a seres casi perfectos, cercanos a la divinidad, enalteciendo y exagerando sus virtudes, y de plano omitiendo y eliminando sus defectos, que en el caso de la pareja imperial poblana, eran ya del dominio publico, y de toxicidad no solo estatal, sino nacional.

Ante lo presenciado los ultimos dias, solo me queda expresar algo desde el fondo de mi ser: ¡pobre Mexico, con tanta mezquindad y tan poco sentido de la unidad nacional!