A recuperar la paz y seguridad en México

Escrito por  Esthela Damián Peralta Nov 21, 2018

El miércoles pasado, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, presentó el tan esperado Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018–2024, con el cual se buscará lograr que las familias de México recuperen la tranquilidad y confianza en las instituciones, con la prioridad de garantizar la paz y mejorar la vida de cada uno de los mexicanos.

El primer eje de este plan consiste en erradicar la corrupción y reactivar la procuración de justicia. Se eliminarán fueros, paraísos fiscales y se van a monitorear en tiempo real las adquisiciones de Gobierno. Las declaraciones patrimoniales y de impuestos de los funcionarios serán obligatorias.

Además, buscará la tipificación de la corrupción como delito grave; eliminar el fuero; y debilitar o colapsar las finanzas del crimen organizado y reducir el lavado de dinero.

El segundo eje consiste en garantizar empleo, educación y salud a través de programas de desarrollo y bienestar para reducir la pobreza y la marginación.

Como tercer eje está el garantizar el respeto y promoción de derechos humanos. No se permitirá la represión ni tortura, y se investigarán todas las denuncias de violación a los derechos humanos.

También considera tipificar, con sanción definida, los incumplimientos de las recomendaciones hechas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos y por las comisiones estatales.

Aunado a ello, construir una cultura de derechos humanos que se incluya tanto en los planes de estudio oficiales como en los instrumentos de publicidad de las instancias de Gobierno.

Impulsar la liberación de las personas que están presas por acciones políticas y que no llevaron a cabo ningún acto violento.

Regenerar la ética de la sociedad a través de una constitución moral para mejorar la relación en lo individual y colectivo. Además se promete un gobierno austero honesto, incluyente y respetuoso de las libertades.

Reformular el combate a las drogas, y reorientar los recursos para aplicarlos en reinserción y desintoxicación.

También se buscará emprender la construcción de la paz aumentando modelos de justicia que garanticen los derechos de las víctimas con base en cuatro ejes de justicia transicional: verdad, justicia, reparación del daño, y garantía de no repetición de los crímenes .

Se impulsarán leyes que contribuyan a poner fin a los enfrentamientos armados y posibilitar los procesos de desarme del crimen organizado .

Además, incluir leyes especiales que puedan brindar reducción de penas a infractores y amnistía a miembros de grupos criminales, siempre y cuando las víctimas acepten ofrecer perdón.

La recuperación del control de las cárceles y su dignificación, así como planes para la reinserción social.

Otro de sus objetivos será separar a los imputados de los sentenciados y garantizar que la cárcel no sea un doble castigo para las mujeres.

El nuevo plan de seguridad pública para lograr la construcción de una cultura de paz de la mano de instituciones y población. Se repensará la seguridad nacional y se reorientará a las fuerzas armadas para fortalecer sus funciones y estrechar lazos con la sociedad.

Se creará una Guardia Nacional para prevención del delito, preservación de seguridad y combate a la delincuencia.

Esta Guardia estará formada por elementos de las policías militar, naval y militar. Se convocará a civiles para que se integren y reciban formación y adiestramiento con nuevas prácticas que incluyen la enseñanza de procedimientos policiales, derecho penal, derechos humanos, perspectiva de género, primeros auxilios, protección civil y actualización de la tecnología para mejorar su desempeño.

Habrá coordinaciones a nivel nacional, estatal y regional. Se sumarán asociaciones civiles organismos ciudadanos para revisar resultados.

En la explicación del plan se señala que sería desastroso relevar a las fuerzas armadas de su encomienda en materia de seguridad pública.

Si el Ejército y la Marina han experimentado procesos de desgaste y de pérdida de confianza entre la población, ello se ha debido a órdenes del mando civil para realizar acciones represivas o para participar en tareas de combate a la delincuencia que le son ajenas y que no forman parte de sus funciones. Los soldados y marinos no han sido entrenados ni debidamente facultados para prevenir e investigar delitos. Esa falta de correspondencia entre preparación, atribuciones y misión ha derivado en violaciones a los derechos humanos y en atropellos a la población.

La Guardia Nacional se encargará de la prevención del delito, de la seguridad pública , y el combate a la delincuencia en todo el país.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha sostenido que la nueva política económica en el país, junto con la de desarrollo social, representarán el 80% de la estrategia de seguridad.

El objetivo será alcanzar un crecimiento mayor al 2% anual que ha registrado México en los últimos años, el cual, si se descuenta el crecimiento poblacional, queda en 0%, según el mandatario a partir del 1 de diciembre.

López Obrador insiste en que el crecimiento se logrará al erradicar la corrupción, ya que sin este problema, el presupuesto público alcanzará para más; además, la austeridad en el gobierno liberará fondos, sin aumentar impuestos ni deuda.

Reveló que está en la búsqueda con Estados Unidos y Canadá para pactar un acuerdo de inversión de empresas y de gobiernos para financiar proyectos productivos en Centroamérica y México.

Detalló que un acuerdo de este estilo se tuvo cuando la Secretaría de Hacienda estuvo dirigida por Antonio Ortiz Mena (1958-1970) y producto de ello fue la inicio de la construcción del Metro de la Ciudad de México, gracias a una alianza con el gobierno de Francia. n