Adiós a pensiones de ex presidentes

Escrito por  Esthela Damián Peralta Nov 07, 2018

El Diario Oficial de la Federación publicó el pasado lunes las reformas legales para que ningún servidor público gane más que el presidente de la República y eliminó las pensiones millonarias a ex presidentes.

Primera vez en este sexenio que el presidente Enrique Peña Nieto omitió la publicación de una nueva legislación, por lo que el Congreso ordenó su difusión en el órgano oficial para que entre en vigor una vez aprobado el Presupuesto 2019.

En consecuencia, quedó expedida la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos y se modificaron los artículos 75 y 127 de la Constitución.

En el decreto por el que se expide la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, reglamentaria de los artículos 75 y 127 de la Constitución Política, se establece que ningún servidor público recibirá una remuneración o retribución por el desempeño de su función, empleo, cargo o comisión, mayor a la establecida para el presidente de la República en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha informado que ganará 108 mil pesos mensuales.

En ese mismo apartado se establecen algunas excepciones, como que el excedente sea por el desempeño de varios puestos, con su respectivo dictamen de compatibilidad, por un contrato colectivo o por su perfil especializado.

Luis Echeverría, Vicente Fox y Felipe Calderón son los ex presidentes que reciben la pensión presidencial, la cual asciende a 205 mil 122 pesos mensuales.

Los ex mandatarios Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) y Ernesto Zedillo (1994-2000) decidieron renunciar a sus respectivas pensiones, aunque mantienen el apoyo del personal del Estado Mayor Presidencial.

Mientras que Sasha Montenegro, viuda de José López Portillo (1976-1982), y Paloma Cordero, viuda de Miguel de la Madrid, son las cónyuges que continúan recibiendo la pensión de sus parejas, que asciende a 102 mil pesos.

El antecedente a esta pensión se estableció en 1976, en el gobierno de Luis Echeverría, en el cual se acordó que los ex presidentes tendrían a su disposición 78 efectivos de Ejército y Marina para sus servicios generales.

Para 1987, el presidente Miguel de la Madrid emitió un acuerdo presidencial por el cual los ciudadanos que hayan desempeñado el cargo de presidente disfrutarán, mientras vivan, de una pensión equivalente al salario total que corresponde a los servidores públicos que ocupan el cargo de secretario de Estado, con cargo al erario.

Los presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados, Martí Batres y Porfirio Muñoz Ledo, respectivamente, descartaron que la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos pueda ser objeto de una controversia legal. Al respecto, coincidieron en que está clara la esencia de la ley.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que, aunque todavía no toma posesión, ya empezaron los cambios, como las reformas para eliminar las pensiones de los ex mandatarios mexicanos y para que ningún servidor gane más que el titular del Ejecutivo.

Dijo que, como ya tiene mayoría en el Congreso, ya empezaron los cambios; ya no habrá pensiones para los ex presidentes, ya se aprobó y se publicó esa ley. Ya nadie ganará más que lo que obtiene de salario el presidente de la República. En este sentido, mencionó que ganará 60 por ciento menos que lo que gana el presidente Enrique Peña Nieto.

Insistió en que se acabarán las compensaciones y las partidas especiales para protocolo, además de que no vivirá en la residencia oficial de Los Pinos.

Además del decreto por el que se expide la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, el presidente electo anunció que entre las primeras iniciativas que presentará al Congreso se encuentra la derogación de la reforma educativa.

En una reunión que tuvo con diputados y senadores de Morena, Partido Encuentro Social (PES) y Partido del Trabajo (PT), afirmó que presentará al Congreso la abrogación, derogación o cancelación de la mal llamada reforma educativa.

López Obrador prometió en su campaña dar marcha atrás a la evaluación de los maestros para el desempeño, promoción e ingreso. Hace unos días, reiteró la misma promesa a los líderes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en una reunión que tuvo con ellos.

En el encuentro con los legisladores, López Obrador expresó su deseo de que entre todos le den una cachetada con guante blanco a la política neoliberal.

El presidente electo afirmó que también se incluirán iniciativas para buscar que haya democracia sindical. n