Rock and roll, resistencia y bloqueos

Escrito por  Sergio Ferrer Oct 01, 2018

Para este domingo, en el templete ubicado frente al ayuntamiento de Tlapa había alegrías diversas por el nuevo gobierno municipal. Hasta la noche anterior, las calles de la ciudad permanecieron bloqueadas durante dos días por transportistas de diversos sitios.

A manera de mostrar su capacidad operativa, colocando mantas que señalaron a la Upoeg de ser “narcos”, la exigencia primordial de los transportistas es que los policías ciudadanos dejen de hacer rondines y se limiten a estar acuartelados en la casa que les asignó el ex presidente de Tlapa.

Apenas el sábado hubo una reunión en la que al menos 26 delegados de colonias acordaron buscar la conformación de policías ciudadanas o comunitarias, un proceso que se ve complejo de realizar debido al desarrollo económico que presenta la ciudad.

Aunque los transportistas aseguran que no ven inconveniente en que se creen policías del pueblo, sus argumentos demuestran lo contrario y más bien se mostrarían como un grupo moldeable a intereses superiores que los del transporte.

Durante los bloqueos no se oyó ni se vio presencia o postura de los ex candidatos a la alcaldía, ellos que prometían trabajar incansablemente por el municipio, brillaron por su ausencia, quizá porque no se concretó su llegada al poder salvo el ganar algunas regidurías.

En redes sociales corren rumores de la pelea por la plaza, perfiles falsos con opiniones variadas; desde los que piden que se vaya la “narcocomunitaria” que según está siendo apoyada económicamente por un grupo delincuencial. La gente que pide que se queden al estar brindando paz, los que llamaban a quitar los bloqueos de los transportistas, los que llamaron a una “Tlapa unida” que saque a los extraños y un largo etcétera de suposiciones, verdades a medias y segmentos de información.

El proceso de Tlapa es un paradigma histórico de esta ciudad en la cual muchos ciudadanos –quisiera pensar que la mayoría– no queremos que pase como ocurrió en Chilapa o en otros municipios, donde el terror se apropió del cotidiano y la gente terminó sometida por la violencia de tal o cual grupo.

A pesar de esta situación, el sábado se realizó en las instalaciones de La Voz de la Montaña el festival musical del programa de radio Las Otras Bandas con motivo de su 30 aniversario. Tres décadas de transmitir a través del 800 de AM y desde hace unos años también por Internet: música alternativa, rebeldía y denuncia de problemáticas sociales de la región.

Hubo rock en sus diversas variantes. Asistieron varias generaciones de  rockerxs, bandita antifascista, punks y demás juventudes que pocos lugares de expresión tienen en Tlapa.

El cartel fue variado, desde el rap en lengua del na savi Gonzalo Candia, el rock de Generación Perdida, Vitruvio, Resistencia Total banda punk local, desde Ecatepec Migraña social con su punk consciente, Divagando Rock, Joron Blues con rolas de rock urbano, culminando con los viejos conocidos de Chilapa, Guerreros Jaguar.

Para las bandas de la Ciudad de México resultó una travesía el entrar a la ciudad; Migraña Social y Joron Blues, por ejemplo, tuvieron que encontrar un atajo para poder llegar hasta la radiodifusora. A Guerreros Jaguar les tocó caminar, y otros grupos usaron el servicio emergente de mototaxis.

El evento de Las Otras Bandas se realizó con la aportación de activistas, rifas, cooperachas y solidaridad de las y los integrantes del colectivo de Las Otras Bandas.

También hubo saludos a distancia con motivo del aniversario. Rubén Albarrán, de Café Tacuba; Rocko Pachukote, de La Maldita Vecindad; Armando Vega, de Botellita de Jerez, con el enlace de Begoña. Griseldin Ramírez, corresponsal de Banda Rockera, medio pionero en la escena; Rock Nacional, dirigido por el Roli Ramírez, se encargó de compilar los saludos que Tex-Tex, Cristal y Acero, Totec, la Banda Bostik, Rebel d’Punk; Ricardo Bravo, de la Fonoteca Nacional, enviaron a toda la banda de La Montaña de Guerrero que resiste día a día.

Les envío una sincera disculpa a los lectores por la ausencia del pasado domingo; he de confesarles que desarrollamos el segundo Encuentro de Artistas, Artesanos y Promotores Culturales de La Montaña, el cual tuvo en su desarrollo una mesa de trabajo con gestores culturales de La Montaña con la idea de generar un comité por los derechos culturales para demandar atención a las demandas en materia de arte y cultura, además de una mayor participación de dicho sector en las políticas culturales.

Hubo también un evento musical gratuito dedicado al género reggae. Espero que desde el Comité haya posicionamiento contra las irregularidades, abusos y discriminación cometidos por todas aquellas personas o funcionarios que con prácticas nefastas no abonan al desarrollo de la sociedad. n