Tatiana Clouthier

Escrito por  Ginés Sánchez Sep 04, 2018

Tatiana Clouthier se separó del gabinete del próximo gobierno. Esto no supone un escándalo mayor de no ser por la sabia decisión política de Andrés Manuel López Obrador, de haber colocado en las listas para legisladores de representación proporcional a varios de sus más cercanos colaboradores. Así, si sobreviene un imprevisto (como el de Tatiana), simplemente se ahorra de enroques, más renuncias y reacomodos indeseables en su gabinete. Es así con la próxima titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y con el de la otra vez flamante Secretaría de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, ambos senadores electos, por ejemplo.

Muchas elucubraciones se han tejido en torno a la renuncia de Tatiana Clouthier; lo cierto es que su permanencia en el gabinete se iba tornando cada día más compleja, a la luz de sus abiertas protestas contra el nombramiento de Manuel Bartlett como titular de la CFE (¿no sabía ella que Bartlett lleva tantos años en el mismo barco que AMLO?), y mucho peor aun, si no puede controlar a su propio hermano, Manuel, que todos los días, en entrevistas y en sus redes sociales, despotrica contra López Obrador y sus decisiones, y eso que aún no es presidente.

Los Clouthier tienen un ADN 100 por ciento panista. El de la Tía Tatis fue un personaje, una puesta en escena, que funcionó bien, porque Tatiana resultó buena para debatir, pero sobre todo una gran actriz. Rebeca, otra de sus hermanas, se mantiene en el partido blanquiazul participando abiertamente en la campaña por la presidencia de Ricardo Anaya Cortés y seguro se iba a sumar a golpetear al gobierno entrante también. La familia tiene varias veladoras prendidas, pues.

Y si nos atenemos al libro de memorias intitulado Ahora recuerdo, del ex ministro y diplomático Carlos Tello Macías, en el que revela cómo Manuel Clouthier padre le pidió dólares para comprar, ante la inminente devaluación del peso en la crisis de 1982, para hacer dinero fácil mediante la especulación cambiaria, podríamos inferir que el único sobrino de Tatiana es el dinero, y que una palabra en común define a los hermanos Clouthier: el oportunismo político.

Tatiana Clouthier tiene ahora la mira puesta en la gubernatura de Nuevo León, y dados sus dos últimos antecesores (Rodrigo Medina, PRI, y El Bronco, independiente), no tiene la vara nada alta, sólo que falta un detalle: ver si el partido Morena y sus bases deciden postularla como su candidata. n