Combate efectivo a la pobreza en CDMX

Escrito por  Esthela Damián Peralta Ago 22, 2018

Un honor y un privilegio fue para una servidora el que hace sólo unos días la jefa de Gobierno electa, Claudia Sheinbaum Pardo, me designara como próxima directora general del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de la Ciudad de México.

Agradezco esta distinción que me motiva y obliga a entregar buenos resultados en la nueva administración que empezará en diciembre próximo.

Entre los objetivos al frente del DIF capitalino estará el mejorar la operación de los centros de cuidado y atención infantil, además de que se analizarán los programas sociales que existen, para definir su permanencia.

Asimismo, crearemos mecanismos para evitar que dichos programas sean utilizados en el futuro como instrumento de clientelismo político.

Ya lo estableció la jefa de Gobierno electa: es un asunto de mirar que los programas sociales dejen de ser clientelares, que dejen de ser utilizados políticamente para favorecer, en este caso a partidos políticos.

El combate a la pobreza no puede estar supeditado de ninguna manera al uso de recursos públicos. Ese es uno de los temas, se tiene que acabar, no puede existir en la Ciudad de México de ninguna manera.

El segundo objetivo tiene que ver con crear un sistema para todos los centros de atención y desarrollo infantil, que pueden tener diferentes denominaciones, como Cendis.

Lo que se está buscando es que en la Ciudad de México tengamos el mejor modelo y sistema para que las madres y mujeres jefas de familia primero cuenten con un servicio gratuito, que sea un sistema en donde todos los niños se encuentran en la edad en donde puedan estar yendo a este tipo de espacios, porque tiene las condiciones y la estructura, para que estén bien atendidos.

Entonces, ese es uno de los retos más importantes que vamos a trabajar. Y todo lo que tenga que ver con el tema infantil es una de las grandes oportunidades que se tiene.

Se hizo una valoración de manera genérica, pero vamos a los estudios pormenorizados en reuniones de gabinete. El tema que tiene que ver con las despensas va a ser un tema con el que ya no se va a continuar porque es uno de los que más se utilizan para la clientela política en los partidos políticos.

Entonces, el DIF tiene mecanismos de apoyo alimentario sin que intermedie ningún clientelismo político, ni nadie. Ahí tenemos el ejemplo de los desayunos escolares o los comedores comunitarios.

El DIF tiene 15 programas sociales con varias denominaciones, con diferentes reglas de operación y demás.

En los próximos días sostendremos reuniones con los titulares que tienen a su cargo programas sociales.

La parte más importante es que no empecemos a duplicar temas, como las facultades dentro del mismo organigrama, al interior de cada una de las secretarías que en el DIF existen.

Revisando los programas nos encontramos con uno de cooperativas. A mí me parece muy noble el tema; sin embargo, me parece que no tiene lugar si hay una Secretaria de Desarrollo Económico, esos son de los  pormenores que vamos a revisar próximamente.

Vamos a estar a cargo de los programas sociales. Ahí se verá a 100 por ciento todo lo que existe en la ciudad y cómo le hacemos para no duplicar y para que quien lo tenga, sepa bien cuál es la población beneficio y las reglas de operación, y me parece que la invitación es a dar el mayor esfuerzo y la mayor capacidad, sin una administración en la que nadie es especialista en diferentes temas.

Se pretende que cada quien haga lo que le corresponde para que cada uno asuma la responsabilidad de manera íntegra.

Uno de los programas sociales identificados como el estandarte del clientelismo políticos son las despensas. Ahora no se tiene una definición de lo que se queda y de lo que se va. Vamos a hacer un análisis de lo que se tiene que mantener o no.

Lo más importante en estos momentos es que las condiciones y características es que las evaluaciones sean integrales. Cuando yo estuve estudiando lo relativo a los programas sociales, me encontraba con detalles que el Evalua, que te da detalles de saque que tú puedes analizar y que puedes revisar lo que fuera, y te puedes dar cuenta que el programa social no está cumpliendo con el objetivo.

No se trata solamente de que se entregue un número determinado de despensas, sino de saber si se está combatiendo la pobreza, o temas que tienen que ver con carácter alimenticio.

Alrededor de todo este ejercicio, observo con buenos ojos la Ley General de los Derechos de los Niños y de las Niñas, porque esta ley general que se aprobó en este sexenio, es el parteaguas de todo el trabajo del DIF. Entonces el compromiso que tenemos es dejar que los programas sociales dejen de ser asistenciales, y lo que se está buscando fundamentalmente es que combatan la pobreza y vulnerabilidad. n