El petate del muerto

Escrito por  Ginés Sánchez Abr 17, 2018

El reciente libro titulado El pueblo soy yo, del historiador mexicano Enrique Krauze, casualmente publicado justo al inicio de las cmpañas electorales, promete, no sólo en la contraportada, sino aun en su mismo prólogo, un breve repaso de algunos casos de acumulación excesiva de poder en una sola persona; la compilacion de estos ensayos, asegura, es con el fin de demostrar la fragilidad de la democracia, con ejemplos de gobiernos dictatoriales y populistas, tanto de izquierda como de derecha, “desde hace 2 mil años, con la perversion de los demagogos de Atenas, hasta el triunfo del mismo Donald Trump en los USA”.

Sin embargo, al adentrarse en la lectura del mencionado libelo, advierte uno, en cierta medida, lo tramposo de lo escrito como promesa del tema. Descontando el primer capítulo, dedicado a la Anatomía del poder en América Latina", de poco más de 70 páginas, los dos últimos, dedicados a Atenas y a Trump, tan sólo suman en total 68.

El resto del libro, cien páginas, está consagrado a intentar confundir a algún lector todavía despistado o lleno de prejuicios o desinformado, tratando el drama cubano, y de su pueblo, que lleva más de medio siglo en medio de un encarnizado fuego cruzado de sinrazón, ideológico y de adicción al poder totalitario, sin dejar de mencionar los logros alcanzados en ciertas materias, como salud, educación, seguridad pública y nacional, medio ambiente, encadenándolo con la tragedia venezolana.

Pero, y aquí viene lo cuestionable, enlazando mañosamente esas dos dictaduras (no sin antes mencionar muy brevemente al impresentable Pablo Iglesias y su oportunista movimiento/partido Podemos) con los ensayos o subcapitulos dedicados (ni más, ni menos) que a Andrés Manuel López Obrador, llevando de titulos esos espacios nombres despectivos como El Mesías Tropical, y Mexico, en la Antesala del Populismo, donde, y una vez más, entre otras cosas, se esmera en buscar y tratar de encontrar, casi con lupa, las falencias en la gestión de AMLO como jefe de Gobierno de la CDMX, sin mencionar, ni por casualidad, sus indiscutibles logros al frente de la misma, ni sus bases legadas a sus sucesores y gobernados, que no por nada en dicha entidad López Obrador y su partido no tienen, aun hoy, quien les haga la más mínima sombra siquiera.

También trata de tachar como incongruentes la admiracion de dos personajes que son y han sido guía en la trayectoria de AMLO, como el general Lázaro Cárdenas y Benito Juárez, intentando, por todos los medios, encontrar diferencias entre él y su ideario, hechos y propuestas, y los mencionados prohombres.

No estaría de más recordarle a Enrique Krauze que esos dos señores vivieron en los siglos pasado y antepasado, respectivamente, y las realidades y entornos a los que se enfrentaron eran muy distintos como para que no puedan existir diferencias, pero al mismo tiempo ser más que valiosos ejemplos, que le sirvan como un faro en medio del arduo camino.

Subraya con especial enfasis Krauze, el hecho de que Andres Manuel no viajara al extranjero durante el tiempo que estuvo al frente del Distrito Federal; trata de exhibirlo como un aldeano por el gravisimo pecado de que por entonces no tenía un pasaporte. Por supuesto, no toca el hecho de los viajes que ha emprendido al extranjero después de ese periodo, sobre todo de trabajo, para establecer, por ejemplo, lazos con la comunidad migrante mexicana en los USA, y donde ha sido entusiastamente bienvenido por los connacionales.

Enrique Krauze tampoco esboza siquiera, en todo su libro, las diferencias en cuanto a la solidez de las instituciones en un país como Venezuela (antes del chavismo) y el México actual; nunca dice nada de un Congreso dividido, una Suprema Corte de Justicia y un banco central con una más que sólida autonomía. Krauze tampoco menciona nunca el drama mexicano, ni qué es a lo que él le tiene fe. ¿Al nulo crecimiento en tres decadas, a la barbarie desatada por un enfoque criminalmente erróneo a un problema como es el tráfico de drogas a Estados Unidos; en fin, al rotundo fracaso de 18 años del populismo mexicano de la falsa alternancia?

Nadie cuestiona la capacidad y el prestigio como hisotriador, promotor cultural, analista y empresario de Enrique Krauze, ni siquiera la calidad del nuevo libro ya a la venta, sino la aparente mala fe con la que está articulado y estructurado, acudiendo al ya caduco expediente de Dictaduras = Socialsimo = Chavez = Maduro = AMLO = desastre de Venezuela = peligro para Mexico.

Habria que recordarle que no estamos ya en 2006, sino en 2018, con un electorado mucho más despierto, conciente e informado, enterado de que fue engañado por un puñado de farsantes en ya dos procesos electorales consecutivos con el mismo cuento.

El mexicano está muy enojado esta vez, y ya no se asusta más con el petate del muerto. n