Los factores de la violencia urbana. El caso de Acapulco, Guerrero

Escrito por  Raúl Sendic García Estrada / II Sep 08, 2017

En el ensayo los factores de la violencia urbana, en el caso de Acapulco, el doctor Gabino Solano Ramírez, analiza los orígenes de la violencia en el puerto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define la violencia como el uso intencional de la fuerza o el poder físico de hecho, o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastorno del desarrollo o privaciones.

La OMS reconoce la complejidad y multidimensionalidad de los factores que originan este fenómeno complejo, generado por factores macro estructurales, coyunturales, sociales (culturales e individuales) que ocurre entre individuos y grupos de contexto, espacios temporales específicos. Tani Adams (2002) afirma que la violencia es provocada y reproducida por un conjunto de factores profundamente arraigados, que van desde la socialización de género y la dinámica familiar hasta la formación del estado y la globalización. La OMS señala que la violencia es el resultado de factores individuales, relacionales, sociales, culturales y ambientales, mientras que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), la violencia es un ejercicio de poder que no es innata al ser humano como consecuencia de una serie de factores que desencadenan comportamientos violentos, por tanto, la violencia es evitable y puede ser combatida, atendiendo los factores que la favorecen.

Al pensar en la violencia nos remitimos al análisis de múltiples factores o procesos sociales que la originan, por lo que el doctor Solano Ramírez, propone reconstruir analíticamente el alcance de estos procesos en la generación de la violencia, desde una dimensión espacial, los factores pueden tener su origen en el nivel macro, como son la globalización, la pobreza o el tráfico de drogas, o ubicarse en un nivel micro, definidos a ciertos grupos y territorios concretos, con una perspectiva de proximidad del riesgo, puede citarse con la mayor o menor probabilidad de producir violencia.

La mayor parte de los estudios de la violencia, se enfocan a procesos sociales a nivel macro. Pero es probable que se pueda hacer una distinción para entender este fenómeno, por lo que se deben analizar los fenómenos macro y micro para llegar al diagnóstico integral de sus causas más profundas, al analizar los procesos macro y micro se da una clasificación que atiende la probabilidad de que ocurra la violencia, así distingue los factores de riesgo y detonadores, cuando más probabilidad se tiene de generar violencia, de los factores precursores, cuando la probabilidad de generar violencia es menor y los factores de contención, aquellas capacidades sociales, personales e institucionales que limitan la violencia.

Los factores de riesgo de la violencia, extreman la posibilidad de mortalidad por homicidio definida por la Unesco por la probabilidad de pérdida tanto de vidas humanas o en bienes, o en capacidad de producción, involucrando tres aspectos relacionados con la siguiente fórmula: riesgo es igual a vulnerabilidad por valor por peligro, entendiendo que el riesgo es una condición multicausal, derivada de situaciones familiares, ambientales, sociológicas, culturales, psicológicas y económicas.

Para Alvarado (2016), los principales factores de riesgo son el número de homicidios anuales, el número de jóvenes, la portación de armas, la pertenencia a una banda criminal, la familia, el barrio, el empleo, la escolaridad, las condiciones migratorias, las condiciones de salud, entre otros, mientras que Jusidman (2011), ubica como factores de riesgo de violencia el hacinamiento en las viviendas, incremento atípico del embarazo adolescente, la deserción escolar, el desempleo, la violencia en el noviazgo, suicidios, adicciones, conflictos laborales y caída de ingresos.

Tani Adams (2012) hace una tipología más completa de estos factores, integrando los efectos no intencionales de la globalización, la desigualdad social, la nueva pobreza y la exclusión crónica; comercio ilícito, la justicia que se percibe a menudo como injusta, arbitraria, inaceptable o inexistente; el poder de los medios, el capital social y violencia crónica y traumatización política extrema.

Morales y Espinoza hace la diferencia entre los factores de riesgo individuales, biológicos, historia personal o el contexto, en el que se desenvuelve el individuo y factores que no se pueden medir, como son el tráfico de drogas, el consumo de alcohol, los niveles altos de desempleo y el aislamiento social; factores sociales como normas políticas y normatividad, la violencia resolutiva de conflictos, las políticas públicas, el uso excesivo de la fuerza y factores culturales como la aceptación de la violencia, adaptabilidad del individuo, la utilización de armas de fuego y la pertenencia a pandillas. n